• Springer y el muro de la delicadeza