Detrás de la viñeta

El inquietante encanto de lo cursi

La dibujante española Ana Galvañ visitó Bogotá para inaugurar una exposición de cómic, dentro del marco del Festival Entreviñetas. Le pedimos que hablara sobre cada uno de sus dibujos y esto sirvió para conocer un poco más su estética, sus influencias, la importancia de los fanzines y sus opiniones sobre el machismo.

Gloria Susana Esquivel

28.09.2015

Boo

Esta es un historia de una página que realicé para una antología estadounidense que se llama Boo, cómics de terror para niños. Me pidieron que hiciera una historia aterradora en una página y yo hice todo lo pude por dar mucho miedo…y me consta que me pasé. Creo que a los niños les atrae muchísimo el miedo. Yo recuerdo la primera vez que vi El resplandor, muy pequeña, escondida detrás de la puerta del salón y me dio muchísimo terror. Me tapaba los ojos, pero al mismo tiempo entreabría los dedos para seguir viendo pues lo que pasaba en la pantalla me atraía muchísimo. A veces creo que subestimamos demasiado a los niños, ellos son capaces de entender muchísimas cosas y si no las entienden igual se sienten atraídos por el misterio. Además la infancia puede ser una etapa muy tétrica. La recordamos mucho más feliz de lo que fue. Pero es aterrador tener 7 años y darse cuenta qué es la muerte, pensar en la gente que se muere y tener muchas preguntas sin contestar y que nadie te explique nada porque a los adultos les da miedo hablar de ese tipo de cosas.

***

CarneDePotro2

Estas páginas pertenecen a una historia corta que se llama Más allá del arcoiris, que formaba parte de una antología publicada en un web cómic llamado Tik Tok y que luego alargué para convertir en un fanzine. Me interesa mucho la dualidad entre lo cursi, lo institutero, lo adolescente y lo oscuro, lo fantástico, lo macabro. Sentí nostalgia de mi infancia cuando tenía esos juguetes de pequeños ponies: eran tan cursis, tan brillantes, tan bonitos con sus pelos…Me inspiré en los dibujos de Mi pequeño pony que son personajes animados muy cabezones, con ojos muy grandes y quería lograr esa estética de dibujo animado. Tomar todos esos elementos y sacarlos de contexto. Llevarlo a una historia mucho más loca. Acá estas dos chicas se fuman sus porros y comienzan a pensar en esas cuestiones filosóficas pero a nivel adolescente. Yo me identifico mucho con estos personajes cuando era joven y la verdad me interesa mucho esta etapa del ser humano porque es muy delirante. Todo lo sentimos dramático, muy exagerado. Sufrimos muchos desamores en esa etapa pero también somos súper felices y es cuando también te empiezas a plantear por qué existes en el mundo.

***

LaIsla

Esta es la ilustración de un relato que apareció en la antología Fantasías extraordinarias. Hacerla fue duro porque me pilló en medio de un accidente muy grave que pasó en mi familia y que me dejó hecha polvo. Además se me amontonó el trabajo de ilustración, se me agotaba el plazo y yo no estaba lo suficientemente bien para ponerme a hacer algo alegre. Me costó muchísimo dibujarla. Estaba muy triste y al final salió algo que me gustó mucho. No estoy muy de acuerdo con el romanticismo del mito del autor maldito, de solo poder trabajar cuando se está pasando mal. A veces las mejores cosas salen cuando estás concentrado y trabajando. Pero, cuando estoy muy mal, dibujar me sirve de terapia para soltar un poco; para transformarlo y sacarlo fuera de mí, que se quede en el papel. Esta ilustración es importante para mí . Es oscura y tétrica. La historia era súper alegre y yo la llevé a un lugar de oscuridad. La interpreté como algo muy erótico y tiene esos componentes muy oscuros. Mezcla oscuridad con sexo y creo que sale algo muy raro pero que me gusta.

***

Folloneras

 Esta es la portadilla de un libro que se llama Folloneras que editaron en Madrid y que compilaba el trabajo de dibujantas, escritoras, poetas. Había una sección de poesía que se llamaba El club de las poetas violentas y me encargaron a mí la portadilla del libro. Yo creo que estas mujeres están rabiosas porque todo el tiempo les preguntan ¿cómo es para una mujer ser poeta?, al igual que a mí siempre me preguntan ¿cómo una mujer llega al cómic? Soy muy feminista y tengo un conflicto con la discriminación positiva. He entendido que es necesaria para la difusión pero me logra molestar un poco porque a veces pienso que no sé si me están llamado solamente porque soy mujer o porque mi trabajo lo merece, y a mí me gustaría que fuera por lo segundo. En algunos casos me lo dicen directamente: te hemos llamado a ti porque queremos cumplir la cuota y entonces me enfado de la misma manera en la que estas poetas violentas están enfadadas. El mundo del cómic es un mundo muy masculino en donde hay mucho micro machismo, ese que no se ve y que está normalizado. La mayoría de editores, por ejemplo, tienen la tendencia de publicar a hombres y sin darse cuenta han invisibilizado un poco el trabajo de la mujer. Por eso digo que la discriminación positiva es necesaria: es que si no cumplimos la cuota no salimos. Pero tengo la esperanza de que dentro de poco tiempo no se necesite este tipo de acciones y creo que vamos por un buen camino. Las generaciones más jóvenes de dibujantes de cómic son muy distintas y entienden el mundo de una manera más igualitaria.

***

Boogie_Woogie

Ésta es una colaboración para un fanzine que se llama Woogie Boogie y es un colectivo de historias cortas donde teníamos que ilustrar el boogie woogie. Siempre estoy pensando en historias con un guión complejo y acá se me ocurrió simplificar el concepto y solo pintar a una pareja bailando. En este dibujo hay un componente de mujer diferente, de morfología grande, y al hombre lo he pintado muy pequeño. Quería hablar, de manera sutil, de lo necesario que es cambiar el tipo de roles: en estos bailes el hombre siempre es el dominante y esta fue la oportunidad de darle la vuelta. Comencé a publicar mis primeras historias en internet. Mi primer trabajo que salió en 2012, llevo muy pocos años dibujando cómic, y me he dado cuenta que el formato del fanzine me da toda la libertad expresiva por la cantidad de páginas que tiene y la forma en la que se distribuye. Todavía no he hecho algo tan largo como la novela gráfica y sigo en proceso de experimentación. El fanzine es perfecto para dar a conocer mi trabajo.

 

***

Inseparables

 

Éste es un relato de Hernán Migoya y hace parte de una antología en donde él quería que dibujantes hispanoamericanas lleváramos al cómic los relatos de su libro Todas putas. Acá participaron dibujantes que admiro muchísimo como Carla Berrocal y María Herreros y la historia que yo dibujé se llama “Inseparables”. Va de unos hermanos siameses que son amantes y me encanta por lo incorrecta y lo incestuosa. Una de mis grandes influencias es el cómic underground de los años 90, pero también en mi trabajo se ve mucho de cine de terror y literatura de ciencia ficción. Lo que yo hago no necesariamente hace parte de estos géneros, pero si me interesa tomar elementos de éstos para hacer algo inquietante.

***

Desnuda

Esta es una historia antigua que dibujé para un fanzine madrileño que se llama Que suerte en el que empieza mucha gente joven a dibujar. Me pidieron que fuera muda porque se distribuye de forma internacional y así cualquiera puede entenderlo. Quería trabajar la idea de la sorpresa; en esta época mi meta era darle una vuelta de tuerca a cada página y sorprender. Está inspirado en el Factor X británico, en donde salió una señora que no era muy agraciada físicamente pero que tenía una voz bellísima. Esa historia me impactó porque estamos en una sociedad en la que se valora muchísimo el físico y nos cuesta entender que eso que es considerado feo puede producir algo bello. Veamos por ejemplo el momento en el que estamos ahora. Hay muchos dibujantes de cómic que se han vuelto casi personajes, rock stars o showmen. En redes sociales, por ejemplo, le prestan mucha atención cuando pones un selfie, tal vez por ese morbo de ver quien eres tú, cómo es tu casa, qué haces día a día y eso a mí no me interesa. La verdad no entiendo por qué mi imagen tiene que ser tan importante si es el trabajo el que tiene que hablar por sí mismo.

***

HoheLuft

Ésta es una ilustración de encargo libre para una revista de filosofía alemana que se llama Hohe Luft y me pidieron que ilustrara con mi faceta cómic, cosa que no me suelen pedir. Creo que últimamente me está influyendo un poco esta ola de vanguardia loca en donde se juega con los límites del cómic y se tiende a romper todo. Es algo muy joven e iconoclasta querer romper el cómic por todas partes pero hay que ver porque si nos vamos un poco más allá, nos vamos del cómic. Me interesa mucho rozar esos límites pero quedarme en el cómic y creo al usar este tipo de viñeta estoy jugando con eso.

***

SoloPerras

Ésta es una historia que hice para un fanzine muy potente que se llama Solo perras, que hace parte de un pequeño proyecto de autoedición que se llama Bosta. Acá hicieron una selección de historias cortas de autoras y nos pedían que los personajes fueran perritas. Compartí este número con dibujantes que me encantan como Inés Estrada, entre otras. Yo enfoqué la historia hacia una entrevista de trabajo un poco fatal en donde la protagonista se siente un poco insegura hacia la persona que la está entrevistando. Me interesaba explorar las relaciones de poder y de superioridad entre mujeres, porque parece que solo se habla entre hombres o hombre mujer pero también pasa muchas veces que mujeres en puestos de poder intimidan a mujeres que están empezando. Además me gustaba la idea detrás de las “perras”. A veces cuando una palabra es ofensiva, debes llevarla a tu terreno para que deje de serlo.

 


 

La exposición Trampantojo de Ana Galvañ podrá verse en Nada (Cine Tonalá Carrera 6 No. 35-37) hasta el 3 de octubre.

 

Esto me produce

  • Qué hueso
    2
  • Ojalá lo lean
    3
  • Para grabárselo
    2
  • AMO
    0
  • Uy, qué jevi
    0
  • Que la fuerza nos acompañe
    1
  • KK
    0