La libertad de expresión: entre derecho y necesidad

Cada vez que matan a un periodista nos quitan condiciones para subsistir ¿Es la libertad de expresión un derecho o una necesidad?

1211

Catalina Uribe

21.09.2015

Uno de los pasajes más famosos de la Historia sobre la Guerra del Peloponeso habla de cómo la población de Melos se resistió a unirse a la liga de Atenas argumentando su derecho a la neutralidad en un conflicto externo. Este texto es célebre por su análisis sobre la justicia pues los atenienses, quienes eran los más poderosos, sostienen ante los melios que discutir sobre lo justo sólo tiene sentido cuando se habla con alguien en igualdad de condiciones. A falta de igualdad opera la fuerza, o dicho al revés: la igualdad de fuerzas permite la realidad de la justicia.

"Cada vez que nos matan a un periodista nos matan una condición para nuestra subsistencia"

Lo que sucede entre pueblos sucede también a su interior. Al final del día la razón por la que el Estado tiene el monopolio de la fuerza es para obligar una igualdad entre ciudadanos. Unos podrán ser más fuertes que otros, pero nadie más poderoso que el estado. Sin embargo, si esa igualdad se rompe, si hay quienes hacen las veces de estado y arrebatan vidas y propiedades, la posibilidad misma de hablar de justicia se deshace. De ahí la importancia de las instituciones que mantienen los asuntos públicos ajustados a la ley, de la división de poderes y del cuarto poder: los medios de comunicación.

El reciente asesinato de la periodista Flor Alba Nuñez en el Huila, sumado al de Édgar Quintero en el Cauca y al de Luis Peralta en Caquetá, son graves y deberían asustarnos. Todas las vidas valen lo mismo, pero no todas las profesiones. Hay unas de las que depende el contrato social.  Los periodistas no velan tanto por la justicia sino por la condición que la hace posible: los límites al poder. El gran problema de los últimos años es que la libertad de expresión y la justicia han entrado al debate público como temas abstractos relacionados con derechos humanos.

Y como nos fascina hablar de derechos —de primera, segunda y hasta tercera categoría— perdemos el norte de lo que realmente está sucediendo. Pero la libertad no es tanto un derecho sino una necesidad del todo social. Cada vez que nos matan a un periodista nos matan una condición para nuestra subsistencia. No podemos olvidar que la libertad de expresión es equivalente al derecho a comer pues mantiene el todo social del cual nos alimentamos.

Esto me produce

  • Qué hueso
    0
  • Ojalá lo lean
    3
  • Para grabárselo
    1
  • AMO
    0
  • Uy, qué jevi
    1
  • Que la fuerza nos acompañe
    0
  • KK
    1

Relacionados