Reflexiones sobre algunas películas poéticas, trascendentales o espirituales

En el espejo se unen 2 dimensiones, la tuya y la mía, la de A y B, todos incognitos en este “continuo espacio-tiempo”. Las narraciones, los sentimientos y el pasar del tiempo son subjetivos. Aleksei no reconoce la persona que a través del espejo narra su madre, son dos subjetividades, dimensiones y memorias distintas. Blanco, […]

Varios

23.09.2020

En el espejo se unen 2 dimensiones, la tuya y la mía, la de A y B, todos incognitos en este “continuo espacio-tiempo”. Las narraciones, los sentimientos y el pasar del tiempo son subjetivos. Aleksei no reconoce la persona que a través del espejo narra su madre, son dos subjetividades, dimensiones y memorias distintas. Blanco, Negro, Sepia el tiempo no es un color, un sentimiento menos.

Alguien necesita ayuda ya,
su corazón cambia con el
desvanecer de la niebla,
¿qué fue lo que sucedió?
Nadie entiende no despierta
En la sombra está el rastro
¿Dónde está el primer tu?
Justo como un niño busca
Ya no quiere soñar por ti
Pero tampoco quiere olvidar.
El tiempo, la vida
Las memorias que no son
Compartidas, pierden su
Existencia al estar sin ti.
En este lado del espejo, las vivencias van cambiando, nadie quiere olvidar, aunque con el pasar del tiempo, subjetivamente, las memorias se van borrando. Atesorar algunos hechos, buenos, traumáticos o que simplemente marcaron un después. Pautan el tiempo de la vida, y dan sustento a la comparación del ayer y del hoy.
Claro, mi ayer no es el suyo así lo pasemos juntos, la niñez de Aleksei no es la misma juventud de su madre así la hayan compartido. Ni la juventud de su madre es idéntica a la de Lisa, así escribieran juntas. Los recuerdos, y el tiempo son subjetivos y al mirarlos a través del espejo de los demás entendemos que no todos vivimos en el mismo lado del espejo.
– Ricardo Cubides
La yuxtaposición del mundo espiritual con el terrenal se presenta memorablemente en la producción alemana Wings of Desire (1987) de Wim Wenders. Esta sigue la historia de los ángeles Damiel y Cassiel, y las personas con las que se encuentran en el Berlín fragmentado de los años 80. Llena de escenas poéticamente hermosas, una de mis favoritas tiene que ser la de la biblioteca, una escena que no solo es clave para comprender como la vida de los ángeles y de los humanos se entrelazan, pero también representa en ella el anhelo del ángel Damiel por ser parte del mundo de los vivos.
El uso selectivo de cortes y transiciones, acompañado de una banda sonora que marca el ritmo de la narración, crea en la audiencia la sensación de que toda la escena está ocurriendo en una sola toma, teniendo la fluidez que solo tiene la naturaleza inagotable del pensamiento humano. A medida que los murmullos aumentan, y la música se vuelve inversivamente angustiosa, los espectadores somos capaces de comprender que este caos sonoro es aquel que vive Damiel, el cual, a diferencia de los demás ángeles, se le nota inconforme deambulando por la biblioteca; curioso de lo que hacen las personas allí presentes, sobre todo los niños, símbolos recurrentes del carácter soñador y la inocencia de la humanidad. Es así como esta escena, casi como un presagio, prevé lo que va a ocurrir más adelante en la película, compartiéndonos la urgencia que siente el protagonista por encontrar algo que no tienen los ángeles: el acceso al mundo sensorial de los vivos. Esta escena, y en general la película, me dejo preguntándome ¿Qué significa realmente ser humano?, ¿Es solamente el estar viva?, ¿El poder sentir? ¿Porque un personaje como Damiel, un ángel libre de la amenaza del pasar del tiempo y demás sufrimientos terrenales, desea ser parte de la humanidad?  En últimas, Wings of Desire es una película hermosamente creada, cuyo carácter contemplativo y espiritual causa en la audiencia un verdadero ejercicio de reflexión acerca de la vida misma.
– Laura Garzón

Esto me produce

  • Qué hueso
    0
  • Ojalá lo lean
    0
  • Para grabárselo
    0
  • AMO
    0
  • Uy, qué jevi
    0
  • Que la fuerza nos acompañe
    0
  • KK
    0

Relacionados