David Bowie: el héroe de cuatro generaciones

Murió el creador de Ziggy Stardust, el cantante, el artista, el escritor, el actor, el productor y uno de los personajes más influyentes de los últimos 50 años en la música. 070 recuerda a David Bowie.

1670

Juan Camilo Chaves

11.01.2016

1.

El 22 de enero de 1972, en una entrevista para la desaparecida revista Melody Maker, el periodista Michael Watts se atrevió a hacer la pregunta que, por varios años, muchos otros evitaron hacerle al cantante británico David Bowie:

– David, ¿eres gay?

– Soy gay. Siempre lo he sido, incluso cuando era David Jones.

“Mi esposo no se imaginó el impacto que esta declaración tendría en la opinión pública. Las estructuras sociales y éticas comenzaron a cambiar”, afirmó su primera esposa Angela Barnett. Y no se equivocó. El mundo del rock, el pop y la música mainstream nunca sería el mismo después que David Jones, más conocido como David Bowie, con el pelo alborotado, vestido de Ziggy Stardust con pantalones entubados y botas plásticas rojas, le confirmara al mundo que no tenía problema alguno con su sexualidad diversa. “Él simplemente fue honesto. Y a veces ser honesto en el mundo del pop paga”, aseguró Watts, 24 años después, para The Guardian.

Cinco meses después de esta entrevista, Bowie lanzaría su quinto disco The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars (1972). Un disco que lo catapultaría a nivel internacional y que llamaría la atención del mundo por Ziggy, un extraterrestre bisexual, andrógino, que llegó a la tierra en forma de rockstar para salvarlo, o hacer mejor la llegada del fin del planeta, que anunciaba a todo pulmón “tenemos cinco años”. Una metáfora a su crisis musical, que venía de varios discos en los que no podía encontrar ni su sonido, ni su público, ni su imagen. Pero este disco también llega como un llamado a revolucionar los estándares visuales y conceptuales en la música. Una revolución en sus narrativas, la moda y la puesta en escena. El Ziggy Stardust es una bocanada de aire fresco a la tensión global por la Guerra fría, los bombardeos de Nixon y sus aliados a la Vietnam comunista y a la crisis económica de la posguerra que aún vivía Inglaterra.

El Ziggy Stardust fue una amalgama de la cultura contestataria: un poco de rock ‘n roll de los 50, un poco de la tarima de Iggy Pop, un poco del sonido de Lou Reed y The Velvet Underground, un poco de los visuales y la liberación de The Factory de Andy Warhol y la liberación sexual de Nueva York a finales de los sesenta y principios de los setenta, un poco de la Naranja mecánica y un poco del teatro avant-garde de Lindsay Kemp. Bowie mismo describió a Ziggy como “mitad sci-fi rock y mitad teatro japonés. La ropa era, en ese momento, simplemente escandalosa. Nadie había visto algo así antes”.

"I was the ultimate rock star"

2.

David Bowie siempre estuvo adelantado a su generación, como pocos artistas en la historia. A la vanguardia en términos musicales, estéticos y proyectando su carrera en un mundo que no para de cambiar. Él decía cosas como estas:

— “My entire career, I’ve only really worked with the same subject matter… The trousers may change, but the actual words and subjects I’ve always chosen to write with are things to do with isolation, abandonment, fear and anxiety — all of the high points of one’s life”, en una entrevista para AP en 2002.

— “For me, the world that I inhabit in reality is probably very different world than the one people expect that I would be in”, en una entrevista para Rolling Stone en 2014.

— “The absolute transformation of everything that we ever thought about music will take place within 10 years, and nothing is going to be able to stop it. I see absolutely no point in pretending that it’s not going to happen. I’m fully confident that copyright, for instance, will no longer exist in 10 years, and authorship and intellectual property is in for such a bashing”, en una entrevista en 2002 para el New York Times.

— “You’d better be prepared for doing a lot of touring because that’s really the only unique situation that’s going to be left. It’s terribly exciting. But on the other hand it doesn’t matter if you think it’s exciting or not; it’s what’s going to happen”, para la misma  entrevista en el New York Times.

— “What I’m most proud of is that I can’t help but notice that I’ve affected the vocabulary of pop music. For me, frankly, as an artist, that’s the most satisfying thing for the ego”, para la misma  entrevista en AP.

3.

La primera vez que fui consciente de escuchar la música de Bowie fue con “I’m Afraid Of Americans”. Era 1998 y yo estaba descubriendo la música que me iba a gustar el resto de la vida. Por mi mejor amiga del colegio, y sobre todo por su hermana mayor, conocí a Nine Inch Nails y me obsesioné con “The Perfect Drug” uno de los sencillos más recientes de NIN en el momento, que hacía parte de la banda sonora de Lost Highway de David Lynch. Bowie hizo parte de esa misma banda sonora con “I’m Deranged” y al poco tiempo colaboró con Trent Reznor en “I’m Afraid Of Americans” una canción coescrita con Brian Eno. La canción además tenía un video que retrataba la paranoia de la sociedad estadounidense. Sí, llegué tarde a la música de Bowie, pero apenas tenía 12 años y esto fue una explosión en mi cabeza. Desde ahí comencé a escuchar y a escudriñar en diferentes momentos de su carrera. “Let’s Dance”, “Space Oddity”, “Modern Love”, “Fascination”, “Heroes”, “Life On Mars”, “Ch-ch-ch-ch-ch-changes” y la colaboración en “Whitout You I’m Nothing” con Placebo, por nombrar algunas. No puedo decir que estuviera obsesionado con su música ni con su imagen, pero siempre fue un referente para mi y puedo decir que para buena parte de mi generación.

El siguiente gran momento de Bowie en mi vida fue el Reality (2003) con “New Killer Star”, “Pablo Picasso”, “Looking For Water” y la increíble “Reality”. Pasó una década entera sin nueva música y el ocho de enero de 2013, en su cumpleaños 66, llegó “Where are we now?”. Una joya contemporánea, minimalista y cruda que anunciaba el regreso de Bowie con The Next Day (2013).

David Bowie murió ayer, 10 de enero de 2016, según confirmó su familia a través de la página de Facebook del artista. Tras 18 meses de lucha contra un cáncer y tan solo dos días después de celebrar su cumpleaños número 69 y el lanzamiento de su disco Blackstar (2016), el vigésimo octavo de su carrera. Sí, Bowie entre 1967 y 2016 lanzó 28 discos de estudio, 111 sencillos y más de 50 videos.

Su último lanzamiento fue la canción “Lazarus”, tercer corte del Blackstar. Que dice cosas como:

Look up here, man, I’m in danger

I’ve got nothing left to lose

I’m so high, it makes my brain whirl

Y agrega:

Oh, I’ll be free

Just like that bluebird

Hoy, más que nunca, “Lazarus” suena como una despedida.

Esto me produce

  • Qué hueso
    1
  • Ojalá lo lean
    5
  • Para grabárselo
    4
  • AMO
    0
  • Uy, qué jevi
    1
  • Que la fuerza nos acompañe
    5
  • KK
    2

Relacionados