Mujeres que transforman el medio ambiente

Cerca de veinte mujeres universitarias se reunieron en el marco de Mujeres que transforman para hablar de medio ambiente y activismo.

2449

Juan Camilo Chaves

05.03.2018

“Quiero hacer que la ingeniería sirva de algo para el medio ambiente”, “Quiero que mi obra plástica hable más del medio ambiente”, “Me interesa seguir contando más historias sobre periodismo ambiental”, “Me voy a especializar en derecho ambiental”. Estos fueron algunos de los comentarios que 19 mujeres universitarias utilizaron para presentarse en el foro de medio ambiente de Mujeres que transforman. Todas, sin excepción, sin importar su disciplina, aseguraron que están ahí porque de alguna forma quieren generar un impacto en pro del medio ambiente.

Frente a ellas están Silvia Gómez, directora de Green Peace Colombia, y Natalia Parra, administradora pública, activista animalista y directora de Plataforma ALTO. Ellas dos fueron elegidas, como representantes de las mujeres menores de 50 años que están transformando el país en términos de medio ambiente, para hablar con las asistentes e inspirarlas para que puedan replicar y generar más cambios.

"Tristemente en el tema ambiental hay que ser radical, porque si hablamos de soluciones reales tendríamos que cambiar el modelo total"

¿Qué hacemos para vencer la apatía de las personas sobre los temas ambientales?

En palabras de Silvia Gómez y Natalia Parra:

Es un proceso

¿Podríamos haber tenido esta discusión hace 20 años? No. Esta agenda simplemente no existía. No se hablaba de animalismo, de vegetarianismo ni de ambientalismo. Somos parte de una generación que tuvo acceso a medios, a documentales y a espacios informativos en los que logramos generar empatía. Y es que esto es un proceso, la empatía con los temas ambientales es un proceso, a nuestros abuelos no les tocó, a nuestro padres mucho menos. Tuvimos que llegar muy lejos para darnos cuenta que hay que hacer algo ya. Nunca habíamos estado tan tecnificados ni desarrollados, pero al tiempo nunca habíamos estado tan solos, ni tan obesos, ni tan deprimidos. Nunca, el desarrollo, nos había autodestruido tanto. Por supuesto el desarrollo ha creado un montón de cosas fantásticas, pero nunca había tenido un costo tan alto en términos ambientales. Creo que vamos lento, pero vamos bien. El problema es saber si nos alcanzará el tiempo.

Los temas ambientales ya no son un tema aislado

Los temas ambientales son sistémicos e integrados, no es simplemente un tema de unos pocos ambientalistas, biólogos e ingenieros. Nuestro desarrollo tiene, sí o sí, que involucrar temas ambientales. Se necesitan, planes, reglas y políticas. Esto es un tema transdisciplinario, que afecta e involucra a todos. Es un cambio holístico.

Cambiar hábitos de consumo

Tenemos que cambiar nuestros hábitos de consumo. Tenemos que cambiar nuestra forma de vivir, de desear, de querer ser. Uno escucha todo el tiempo a la gente decir: “Yo quiero que mis hijos tengan una vida mejor”. Pero, ¿qué significa tener una vida mejor? ¿Tener más deudas, consumir más, viajar, carro nuevo, ropa nueva? ¿O significa más bien tener mejor calidad de vida, tiempo, experiencias transformadoras con la naturaleza?

Estamos viendo lejos y seguimos siendo apáticos. Tenemos que vernos al espejo, no es que porque tengamos una conciencia de los cambios que hay que hacer no entendamos los puntos de vista y las realidades de los otros. Se trata de entender a todos no es que “yo que ya soy verde me las sé todas y tú, pobre minero, no sabes ni entiendes nada”. No, esto sólo genera más polarización y división frente a los temas ambientales. Hay que vernos al espejo, el discurso ambientalista no puede ser un dios y hay que entender que esto no es obvio para todas las personas.

"La participación ciudadana es todo. Sus audiencias son todo. Esto es lo que hace la diferencia. Si sus audiencias están informadas y enteradas de lo que pasa serán su mejor aliado"

Siete recomendaciones para ser una activista ambiental

“No nos va a dar el tiempo”. Esa fue la frase que Gómez y Parra repitieron durante toda la conversación. Las afectaciones que nuestro desarrollo y estilo de vida le han generado al planeta, según ellas, necesitan cambios urgentes. “Tristemente en el tema ambiental hay que ser radical, porque si hablamos de soluciones reales tendríamos que cambiar el modelo total”, asegura Parra. Para Gómez las acciones radicales son la única salida, pero asegura que no nos deberíamos sentir que estamos haciendo algo radical cuando le pedimos al Gobierno que frene las acciones de multinacionales mineras en los páramos: “No me siento radical al decir que quiero tomarme la mejor agua de América Latina por encima de los intereses de una multinacional. El problema no es la minería ilegal, el problema es la minería. Esas empresas no deberían estar en ecosistemas claves que nos proveen servicios ecosistémicos”.

Según Gómez y Parra esta generación tiene que pasar como la generación que no dejó que se destruyan los páramos, los corales, el bosque seco y la amazonía. “Tenemos que exigir, tenemos que plantarnos y radicalizarnos para que estos impactos al medio ambiente no sigan ocurriendo”. Por eso acá está una lista con siete pasos que estas dos mujeres transformadoras han utilizado para que el activismo ambiental tenga incidencia en las políticas y la sociedad.

1.

Tenga en cuenta que lo que hacemos como activistas no es política pero sí incidimos en la política, en los actores y decisiones que afectan el medio ambiente.

2.

Revise esta primera consideración: nuestra última instancia es la vía jurídica porque es la instancia donde la participación ciudadana no puede presionar. Antes de llegar a un juez hay que agotar todas las otras vías posibles: diálogo, vías administrativas, participativas, de hecho y ejecutivas.

3.

Defina cuál es la ruta de acción que quiere tomar. Y esto parte de un concepto que llamamos la Teoría del cambio en la cual tiene que identificar qué quiere cambiar, cuál es la cadena de toma de decisiones para llegar a ese cambio y a quién tiene que incidir para poder generar un efecto dominó influenciado por sus audiencias.

4.

Defina quiénes son sus aliados, quién es su audiencia y quién incide en ese tema.

5.

Comience con un target chico. Con batallas ganables a nivel local e hiperlocal. Una suma de estas batallas es lo que genera cambios reales. Así cuando llegue a instancias superiores podrá demostrar sus batallas ganadas.

6.

La participación ciudadana es todo. Sus audiencias son todo. Esto es lo que hace la diferencia. Si sus audiencias están informadas y enteradas de lo que pasa serán su mejor aliado.

7.

Tenga un 100 % de independencia económica. No se puede hacer activismo ambiental con las manos untadas. No, no y no. No podemos defender el ártico y estar patrocinados por Shell. No podemos recibir financiación o consejo de empresas privadas o del Gobierno. Hay que buscar opciones de financiación como el Crowdfunding.

Esto me produce

  • Qué hueso
    0
  • Ojalá lo lean
    0
  • Para grabárselo
    0
  • AMO
    0
  • Uy, qué jevi
    0
  • Que la fuerza nos acompañe
    0
  • KK
    0

Relacionados