42 mujeres asesinadas en 68 días de cuarentena

Desde el 25 de marzo hasta el 1 de junio, hemos contado 42 asesinatos de mujeres por su condición de ser mujeres en todo el país. Las apuñalaron, degollaron, las mataron a machetazos, a golpes, a tiros, las asfixiaron, las violaron, las desmembraron.

Natalia Arenas

11.06.2020

Desde el 25 de marzo hasta el 1 de junio, hemos contado 42 asesinatos de mujeres por su condición de ser mujeres en todo el país. El período más mortal fue del 11 de mayo al 31 de mayo, cuando se empezaron a implementar medidas de liberación de la cuarentena. En esos 15 días murieron 14 mujeres, casi que una diaria. Es también, el período que siguió al día de la madre que, con o sin cuarentena, es un día fatal para las mujeres: cuatro mujeres murieron después de ser atacadas ese día, dos en Mocoa de una misma familia (una madre y su hija) y dos mujeres en Cali. 

La cuarentena por el coronavirus fue un período donde los homicidios, en general, se cayeron en el país. La cifra entre 20 de marzo y 20 de mayo llegó a niveles de 1974. Y sí, hubo menos feminicidios en comparación con el mismo período del año pasado sin cuarentena, pero las cifras siguen siendo altas: 9 mujeres asesinadas durante los últimos días de marzo, 12 mujeres asesinadas durante el mes de abril y 21 mujeres en mayo. 

Los perfiles de las mujeres son los mismos de siempre: menores de edad, venezolanas, madres, hijas, mujeres con identidades sexuales diversas, embarazadas, lideresas sociales, campesinas, víctimas de la violencia, mujeres que denunciaron a sus parejas y que, a pesar de todo, no recibieron protección. Las mataron como generalmente lo hacen: apuñaladas, degolladas, a machetazos, golpeadas, a tiros, asfixiadas, violadas, desmembradas. A dos intentaron desaparecerlas en huecos que sus agresores abrieron en el patio de sus casa. A cuatro las botaron a ríos o caños. También se repiten los perfiles de los asesinos: las parejas y ex parejas encabezan la lista, seguidos por familiares, conocidos y los que nunca faltan: grupos armados ilegales que ejercen controles no sólo sobre territorios sino sobre los cuerpos de las mujeres. 

Sabemos que las cifras sobre feminicidios cambian según las fuentes, y que en todos los casos hay un subregistro. Aún así, seguimos armando la lista de esas mujeres y en ésta no sólo incluimos aquellos casos a los que la Fiscalía tipifica como Feminicidios. En este conteo también tenemos en cuenta otros factores —que en ocasiones no son relevantes para la institucionalidad— pero que dejan ver que a esas mujeres las mataron por el hecho de ser mujeres: por la sevicia con las que las atacaron, porque la mayoría conocía a sus agresores, porque ellos las mataron porque sabían que podían, que tenían más fuerza que ellas.

Este es el doloroso conteo de la mujeres que fueron asesinadas en el país en los primeros 68 días de cuarentena nacional (hasta el 1 de junio cuando entraron a regir 43 excepciones a la medida de distanciamiento social) y que esta revista construye rescatando los casos registrados por la prensa —en su inmensa mayoría regional y popular— y por organizaciones que defienden los derechos de las mujeres. Sabemos que se trata de un subregistro, que además de estos hay muchos casos más. Sabemos, además, que en estos tiempos de cuarentena y restricciones, en los que existen otras urgencias vitales y donde los procesos de denuncia pueden disminuir, el subregistro debe ser aún mayor.  Este listado, sin embargo, es también una postal de esta forma de violencia en Colombia. 

DÍA 1

El 25 de marzo,  Ellyn Madero Guerrero fue a recoger unas cosas a casa de su pareja Oswaldo Castro, en Cartagena. Después de un año y medio de sostener una relación tormentosa, marcada por la violencia intrafamiliar, había tomado la decisión de dejarlo. La acompañaron su hermana Loliluz Madero y su mamá, Edenis Guerrero. El agresor les disparó a las tres hasta matarlas. Después huyó. La Policía capturó al agresor que ya tenía anotaciones por violencia intrafamiliar y homicidio. 

DÍA 3 

Marlly Fernanda Quina Campo era lideresa del cabildo indígena Paniquitá, del municipio de Totoró, Cauca. El 27 de marzo, su pareja la atacó con un cuchillo y la asfixió. Luego, se suicidó. 

DÍA 4

El papá de Mery Eslein Ulabares encontró su cuerpo en su apartamento de Cali. Era 28 de marzo. Tenía rastros de golpes en la cara y marcas de haber sido ahorcada con un cable.  Vecinos dijeron que vieron salir a dos hombres del apartamento y que uno de ellos era la expareja de Mery Eslein, con quien convivió por  tres años. Su mamá dijo que la expareja la había amenazado de muerte. Mery Eslein tenía 19 años. Todavía no hay pistas de su agresor.

Nayibe Geraldine Ramírez, una niña de 16 años, fue asesinada con tres puñaladas en el tórax,  hombro y pierna izquierda, dentro de una vivienda de Pasto, Nariño el 28 de marzo. Una vecina llamó a la Policía cuando oyó gritos. El agresor, su pareja de 19 años, fue capturado. 

DÍA 7

María Piedad Klinger tenía 83 años, era pensionada vivía en Cali con su pareja Jaime Dávalos, y un hijo. La mañana del 31 de marzo su hijo oyó un disparo y encontró a su mamá y a su pareja muertos en una habitación de la casa. La Policía cree que el hombre se suicidó. 

Las peleas entre Katy Johana Ariza y su pareja eran frecuentes, casi siempre por celos de él, desde que empezaron a vivir juntos hace dos años. La madrugada del 31 de marzo el hombre la atacó con un cuchillo, primero en el pecho y luego en la espalda, hasta matarla. El agresor se entregó. Katy Johana tenía 32 años. 

El 31 de marzo, Cindy Vanessa Piña salió temprano de su casa en un barrio de invasión en Neiva para conseguir provisiones para su familia: su pareja de 29 años, sus tres niños de 7, 4 y 2 años, ella y el bebé de cuatro meses que estaba esperando. allá le contó a su prima que su pareja “estaba raro” y que abría un hueco en el patio de la casa. También alertó a una vecina, le dijo que si no la veía, llamara a la Policía. El jueves encontraron el cuerpo de Cindy Vanessa con un golpe de piedra en la cabeza. Su pareja confesó que tiró el cuerpo al hueco para intentar desaparecerla. Cindy Vanessa tenía 23 años, y aunque ganaba poco, era la que sostenía a su familia porque su agresor desde hace años no tenía trabajo. Él fue enviado a la cárcel.

DÍA 10 

María Bertha Cruz fue atacada con tres tiros el 3 de abril. Quien le disparó fue su pareja, quien luego tomó la misma arma y se suicidó. Sucedió en Cunday, al oriente del Tolima. 

DÍA 12 

Eran las 9 de la noche del 5 de abril cuando la ex pareja de Alba Lucía Caro llegó a buscarla en su casa en zona rural del municipio de Ebéjico, Antioquia. Allí, delante de sus hijos, el agresor la mató con un puñal. Algunos medios locales dijeron que el cadáver del agresor apareció horas más tarde. 

DÍA 17

Anyela Capote Barbosa la apuñalaron, la violaron y la mataron el 10 de abril. Las autoridades encontraron su cuerpo, envuelto en una sábana, tres días después. Tenía 28 años, era venezolana, madre de cuatro niños y vivía en Yopal, la capital del Casanare. Su prima contó que ella estaba separada del papá de sus hijos y que un hombre mayor que vive cerca del sitio donde apareció su cuerpo le daba dinero a cambio de favores sexuales en un acuerdo de “si tu me ayudas, yo te ayudo”. Ahora, la prima de Anyela busca ayuda de sus vecinos para poder llevar a los cuatro hijos de Anyela de 6, 4, 3 y 2 años con su abuela que está en Venezuela. Todavía no hay ningún capturado. 

DÍA 20

El cuerpo de Luz Dary Murillo Gómez, de 51 años, apareció envuelto en una sábana y con señales de estrangulamiento en una orilla del río Medellín el lunes 13 de abril. Estaba, además, atada de pies y manos. Su familia la buscaba desde el sábado anterior. Luz Dary era víctima de desplazamiento forzado desde el 2015 y vivía en Itagüí. No hay pistas sobre sus asesinos. 

DÍA 22

Melba Cecilia González López tenía 71 años y vivía en el municipio de Buesaco, Nariño. La noche del 15 de abril, la Policía sorprendió a su nieto de 31 años y a un amigo de 22, cavando un hueco en la parte de atrás de su casa. Adentro, la Policía encontró el cuerpo decapitado y desmembrado de Melba. Sus vecinos dijeron que no la veían desde el día anterior. Los dos hombres fueron capturados y enviados a la cárcel. La Fiscalía les imputó el delito de homicidio agravado. 

Paloma era una mujer trans que tenía mucha visibilidad en el sector de La Chinita, en Barranquilla y era hostigada por actores armados que controlan esa zona de la ciudad. La madrugada del 15 de abril, la Policía encontró su cuerpo con 20 puñaladas: una en la escápula, dos en el oído izquierdo, dos en el tórax y una más profunda en la garganta. Fue un crimen de odio, dijo Wilson Castañeda, el director de Caribe Afirmativo. Los medios insistieron en publicar la noticia con el nombre masculino que aparecía en su documento de identidad, a pesar de que ella no se identificara con el mismo. Paloma estaba desempleada y vivía con su pareja. 

DÍA 28

El cuerpo de Frany Juribi Silva Arciniegas apareció el 21 de abril en una trocha a unos 300 metros del puente Internacional Francisco de Paula Santander, entre Cúcuta y el municipio venezolano de Pedro María Ureña. Como estaba en territorio venezolano, una funeraria tuvo que hacer el levantamiento de su cadáver. Frany tenía 24 años, era venezolana, y vivía en la parroquia El Palotal, ubicada entre Tienditas y San Antonio del Táchira. Estaba desaparecida desde hacía dos días y su familia la buscaba desesperadamente. No hay pistas sobre sus agresores.  

DÍA 29

Yudi Magali González Villa tenía 34 años y era maltratada por su pareja. El 22 de abril, la pareja tuvo una fuerte discusión mientras caminaban juntos cerca a un canal de aguas lluvia en Cali. Los dos cayeron al canal pero él pudo salir y ella murió ahogada. Aunque el agresor dijo que ambos cayeron porque huían de un ladrón, la Fiscalía le imputó cargos por presunto feminicidio agravado porque al parecer fue él quién los empujó al caño. El hombre fue capturado en el hospital donde se recupera de las heridas. 

Ana Mercedes Rivas Ramos de 38 años fue asesinada por su pareja con una puñalada en cuello, cuatro en el abdomen y una el brazo izquierdo. El agresor luego se autolesionó con el cuchillo y se lanzó desde un tercer piso para intentar acabar con su vida. No lo logró y fue capturado. Ocurrió el 22 de abril, en Medellín. 

DÍA 34

Luz Esmilda Bernal Benavidez convivió por 30 años con su pareja, Alfredo León. Durante años, Luz Esmilda sufrió maltratos, vejaciones y golpizas pero el año pasado se separó de su agresor, se mudó a la casa de su hermana y lo denunció ante la Policía. El pasado 27 de abril, Alfredo esperó a Luz Esmilda afuera de su casa en San Francisco, Cundinamarca, escondido entre unos matorrales. Cuando la vio llegar, sacó una escopeta y le pegó un tiro en el pecho. Luego huyó. La Policía lo capturó días después en un municipio vecino y la Fiscalía le imputó el delito de feminicidio agravado. Luz Esmilda tenía 48 años, era madre de 4 hijos era campesina, recolectora de café.

Edith del Socorro Acosta tenía 17 años, estaba validando el bachillerato y vivía en Sitionuevo, Magdalena. Su agresor, un joven de 15 años, decía que eran novios aunque ella lo veía como un amigo. El 27 de abril, celebrando el cumpleaños del joven, un hombre mayor le prestó una pistola con una bala para que jugaran a la ruleta rusa. Allí estaba Edith, que tras el segundo intento, recibió un tiro en la cabeza. Luego, supuestamente bajo amenazas, el hombre mayor hizo que el agresor de Edith tirara su cuerpo a un caño. Al día siguiente se presentó ante la Policía y confesó el crimen. 

DÍA 37

La madrugada del 30 de abril, Luz Elena Montoya Ortíz fue asesinada con 36 heridas de puñal por su expareja en Concordia, Antioquia. El agresor, luego, se infligió heridas en el cuello y en el tórax y tuvo que ser enviado al hospital. Los médicos le salvaron la vida, la Policía lo capturó y lo envió a prisión acusado por feminicidio agravado. No pudieron hacer nada por Luz Elena, que murió a sus 43 años. 

DÍA 39

Michel Lara, una niña de 12 años, desapareció el 30 de abril. Había salido con su vecino, un exsoldado de 24 años muy allegado a su familia, que tenía fama de violento y siempre estaba armado. Los vecinos la vieron por última vez con él, montada en su moto. No regresó a su casa. La familia se preocupó, llamó a la Policía que interrogó al hombre y él confesó que la violó, la mató y escondió su cuerpo cerca a una carretera. Encontraron el cuerpo el 2 de mayo semidesnudo con las manos atadas y señales de golpes y asfixia. Los vecinos, enfurecidos, le prendieron fuego a la casa donde vivía la niña en Chiriguaná, Cesar. El agresor fue capturado. 

La madrugada del 2 de mayo, Sandra Patricia Martínez fue asesinada a puñaladas por su expareja al interior de su casa en el barrio Lleras de Buenaventura, Valle. El agresor huyó, pero la Policía lo capturó en zona rural del municipio. La Fiscalía le imputó el delito de feminicidio agravado. Sandra tenía 29 años y era madre de un bebé. 

DÍA 45 

El 8 de mayo, el cuerpo de Liceth Tatiana Plaza apareció en una mecedora que usaba para descansar a orillas del mar en Turbo, Antioquia. Tenía cuatro heridas de machete: dos en la cara y dos en el pecho. Su hijo de cuatro años estaba a su lado, por lo que las autoridades investigan si el pequeño fue testigo del asesinato de su mamá. Liceth, de 28 años, era docente de pintura y estudiaba sociología infantil. 

DÍA 47, Día de la madre

El 10 de mayo, día de la madre, Kelly Yuliana Cataño Castañeda estaba en su casa en Cali cuando empezó un enfrentamiento muy fuerte con su pareja. El hombre, al parecer, sacó un arma y le disparó en la cabeza. También hay otra versión que dice que supuestamente Kelly se disparó a sí misma. Ella, en todo caso, murió camino al hospital. Tenía 21 años. El agresor fue capturado por la Policía.

La noche del 10 de mayo, Luiza Valentina Rincón, su mamá, Mónica Lida Rincón y la pareja de Mónica estaban celebrando el día de la madre en su casa en Mocoa, Putumayo.  La pareja empezó a discutir y el agresor quiso atacar a Mónica con un arma de fuego. Entre ellos, sin embargo, se interpuso Luiza que recibió un tiro en el cuello y murió. Mónica quedó gravemente herida pero alcanzó a ser llevada al hospital donde murió tres días después. Luiza tenía 25 años y era una mujer trans. Su mamá tenía 48. El agresor se suicidó esa misma noche. 

DÍA 49

Mayerlys Builes Montoya, de 18 años, estuvo desaparecida durante tres días. El 12 de mayo, encontraron su cuerpo flotando en una quebrada de Bello, Antioquia. Tenía tres heridas de cuchillo en el cuello. La Fiscalía investiga el caso como “una situación pasional”, y aún no hay capturados. 

DÍA 54

La mamá de Inés Acuña Rodríguez escuchó por el teléfono el disparo con el que la expareja de su hija acabó con su vida. Era la noche del 17 de mayo en Vista Hermosa, Meta. Las autoridades capturaron al hombre que estaba siendo buscado por otro feminicidio cometido en el 2014. El agresor tenía amenazada a Inés y su hijo, y a ella ya había intentado ahogarla. Ella lo dejó por los constantes maltratos a los que él la sometía.

El 17 de mayo, Geraldine Yulieth Ruiz fue asesinada con una puñalada en el cuello dentro de su casa en Manizales por una mujer que era su pareja. Tenía 27 años. La mujer se entregó pero no aceptó los cargos. 

Luisa Fernanda Salazar se mudó a Morales, Cauca, huyendo de grupos armados que la tenían amenazada en su natal Caquetá. Tenía 17 años, estaba en embarazo y era víctima de violencia sexual por parte estos mismos grupos. El 17 de mayo su cuerpo apareció con nueve impactos de bala y un panfleto firmado por las disidencias de las Farc que la acusaban de ser informante de otro grupo armado. No hay capturados. 

DÍA 55

Luz Dary Meneses tenía 36 años y era operaria de servicios generales en el hospital Eduardo Santos del municipio de La Unión, Nariño. La noche del 18 de mayo, su pareja llegó a buscarla a la casa de sus padres donde Luz cuidaba a su hermano discapacitado. La pareja discutió y el hombre la atacó con un machete delante de la familia hasta matarla. Luego escapó. Todavía no ha sido capturado.  

DÍA 56

Naylin del Carmen Valera Rangel, 16 años, venezolana, fue asesinada por su pareja con una puñalada en el cuello el 19 de mayo en Barranquilla. El hombre se entregó a las autoridades y confesó el crimen. La mamá de Naylin contó que el hombre la sometía a maltratos desde hacía dos meses. Naylin tenía cuatro años de vivir en Barranquilla, estaba validando el bachillerato y era la mayor de cinco hermanos.El agresor fue capturado y le imputaron el delito de feminicidio agravado. 

DÍA 58

El 21 de mayo Olga Lucía Hernández fue asesinada a tiros por un hombre que fue a buscarla a su casa para matarla. Era lideresa social, fue presidenta presidenta de la Junta de Acción Comunal de Puerto Nariño y excandidata al concejo de en Cumaribo, Vichada, el municipio más grande del país donde hay presencia de actores armados ilegales. 

DÍA 60

Maira Liseth Giraldo Gómez, de 25 años, fue asesinada el 23 de mayo a machetazos por un hombre que la atacó mientras ella limpiaba una pesebrera en su casa de San Pedro de los Milagros, en Antioquia. Maira y su pareja habían denunciado amenazas por un grupo armado que delinque en el municipio. La Policía investiga este crimen como una represalia. 

DÍA 62

Trinidad del Carmen Mejía Vega fue degollada dentro de su casa en Socha, Boyacá el 25 de mayo. Tenía 82 años, vivía sola, y las autoridades pudieron comprobar que no se trató de un robo. 

DÍA 64

Después de 15 días de agonía, Ana Elsy Panesso murió el 27 de mayo en una clínica de Cali. Había recibido un tiro en la cabeza el día de la madre, disparado por su pareja que ya la había atacado antes clavándole un destornillador en la pierna. Tenía 39 años, era madre de dos hijos mayores de edad, y desde hacía 9 meses convivía con su agresor, que aún no ha sido capturado. 

El cuerpo de Janeth Adriana Aponte apareció desmembrado en bolsas para la basura cerca a su casa en San Cristóbal, al sur de Bogotá el 27 de mayo. Tenía 45 años y era empleada al servicio de una caja de compensación familiar. Ella salió esa mañana a trabajar pero nunca llegó a la oficina y tenía apagado el celular. Estaba casada y era madre de una niña. Un hombre fue capturado gracias al seguimiento a través de cámaras de seguridad en la zona. 

DÍA 65

El 28 de mayo, María Nelly Guetia Dagua fue sacada de su casa, en Corinto, Cauca, a la fuerza por hombres armados que la subieron a una camioneta de lujo junto con su esposo. Luego los torturaron y los asesinaron. Ambos eran médicos tradicionales de la comunidad indígena Nasa. 

DÍA 67

Angie Paulina Escobar denunció maltratos, insultos y abuso sexual por parte de su pareja, un tatuador, a través de un escrache anónimo en redes sociales. Al cabo de unos días, le pidió a la persona que publicó la denuncia que la bajara, que estaba recibiendo más agresiones de su expareja. El 30 de mayo, su cuerpo apareció con una puñalada en el corazón en una habitación de un hotel de Medellín. Las autoridades lo buscan como principal sospechoso. 

DÍA 68

Luz Amparo García, La Negrita, fue asesinada con puñaladas el 31 de mayo en Ibagué, Tolima. Organizaciones defensoras de los derechos de las mujeres han dicho que el agresor es su expareja, un hombre que salió de prisión hace tres meses y que, al parecer, la asesinó porque ella no quería regresar con él. Una fuente le dijo a un medio local que testigos vieron salir al hombre de la casa de Luz Amparo con un cuchillo. Todavía no hay capturados.  Ella tenía 56 años. 

El cuerpo de Paula Esmeralda Gonzáles Valencia apareció en el Parque el Oso de Pereira, un lugar donde han sido violadas tres mujeres en lo corrido de este año y se presentó otro caso de feminicidio en enero de este año. Aunque su muerte aún no ha sido catalogada por la Fiscalía como feminicidio, organizaciones de mujeres sí lo nombran así y agregan: “El foco de atención debe ser ¿qué están haciendo las instituciones encargadas para proteger una zona como es el Parque el Oso?”. Paula tenía 21 años y era estudiante de la Universidad Tecnológica de Pereira.

Esto me produce

  • Qué hueso
    0
  • Ojalá lo lean
    15
  • Para grabárselo
    6
  • AMO
    6
  • Uy, qué jevi
    11
  • Que la fuerza nos acompañe
    15
  • KK
    8

Relacionados