[Con la mano en la crispeta] Apocalipsis de película

Este blog le salvará el plan de domingos lluviosos a más de uno. ¿Nada en la tele? ¿pereza de salir a la calle? Mejor leer estas recomendaciones fotográficas, buscar una buena película y meter la mano en la crispeta.

501

José Luis Sanchez

08.10.2013

[8.10.13] Apocalipsis de película 

Ya que sobrevivimos al Apocalipsis Maya es hora de pensar qué nos espera. Antes eran los mitos los que daban las posibilidades. Un juicio final. Un paraíso. Un volver a vivir. Luego esas opciones llegaron con la literatura e incluso la ciencia logró meter su cucharada ahí con todo eso del calentamiento global y los robots. Pero es en el cine y en las series donde los pobres mortales vemos qué nos puede pasar después del fin.

La respuesta está en las películas post-apocalípticas. Este tipo de cine pertenece a un género mayor que me gusta llamar de Futuro Podrido. Son escenarios que no permiten el mayor confort aunque siempre entregan cierto halo de esperanza. Desde el que nos presenta Volver al Futuro en el que la mamá de Marty Mcfly es la esposa del peor enemigo de la familia hasta Death Race, donde las cárceles son privadas y para ganar dinero sus dueños hacen un reality de carreras de carros donde los internos se matan entre si. Incluso el de Minority Report y Demolition Man. No hay evento destructor, pero el futuro, a pesar de parecer bonito en el exterior, está podrido, completamente putrefacto.

Pero dentro de este gran género hay unos futuros que existen luego de un evento apocalíptico. Ese giro hace que lo que sigue no suene muy prometedor. Puede ser algo devastador, como pasa en las películas del estilo de Resident Evil o 28 Días Después. Ese es un futuro en el que hay que vivir el día a día, en que ya no hay otra esperanza más que el ver la luz del amanecer.

Al menos en esa nos explican qué pasó. En Mad Max sucede algo que cambia la faz del planeta pero no es claro qué es, lo único que se sabe es que Australia no ofrece mucho y que un Mel Gibson bien pollo intenta todo lo posible por seguir vivo.

Así como podemos ser inundados y acabados por la forma en que tratamos la tierra también puede llegar un virus que termine con todos. Eso pasa en películas tan disímiles como 12 monos o Aeon Flux. Siempre por un virus creado por nosotros mismos. También existe el futuro tomado por las máquinas, que es el que nos pronostica Terminator y la trilogía de Matrix.

Son muchas las historias del cine que nos cuentan sobre las diversas posibilidades. Como el Planeta de los simios, o Soy leyenda. Y ni hablar de todas, absolutamente todas las de zombies, un género que George Romero nos regaló para empezar a planear un futuro con muertos vivientes. Hasta en los dibujos animados encontramos otras posibilidades, como en Wall-E. También Puede ser un dramononón bonito como en Perfect Sense o un completo Blockbuster como Hunger Games. Incluso hay opciones en las experimentales como, La Jetée. El caso es que todas nos permiten imaginarnos hacia donde vamos.

El objetivo de muchas de estas producciones parecería querer ser el nuevo Esopo, que con nuevas fábulas nos muestran qué puede pasar si seguimos igual. Ya sea porque las corporaciones nos toman, porque no supimos manejar la inteligencia artificial, o porque nos creímos Dios y un virus nos destruyó, o incluso que el mismo Dios o la naturaleza nos está dando una lección de humildad destruyendo a todos.

Puede ser que vengan cuatro jinetes zombies a inundar el planeta luego de mandar una lluvia de fuego sobre los pecadores. Acepto todo menos que este mundo después del fin Maya nos traiga un futuro donde las películas postapocalípticas sean hechas por Kevin Costner. Ir a cine a ver Waterworld y The Postman es indicación que ya vivimos en un futuro podrido.

Esto me produce

  • Qué hueso
    0
  • Ojalá lo lean
    0
  • Para grabárselo
    0
  • AMO
    0
  • Uy, qué jevi
    0
  • Que la fuerza nos acompañe
    0
  • KK
    0