La oreja caliente

Animal Chuki: el nuevo sonido de Perú

En Lima se está cocinando el plato musical más exquisito de los últimos años: el tropical bass.

Juan Camilo Chaves

03.06.2015

Andrea es publicista. Daniel es productor musical. Andrea es rubia y de pelo rizado; Daniel es moreno y de pelo liso. Andrea está enferma y se abotona hasta el último botón de su camisa de jean mientras trata de acomodarse su saco blanco tejido. Daniel, en cambio, está en camiseta, en una azul grisácea llena de puntitos de colores. Son las cuatro de la tarde, hay sol en Bogotá, pero hace frío. Andrea no tiene casi voz, entonces Daniel habla por ella. O más bien ella le dice que “mejor hable él”. Andrea y Daniel son un dúo. Andrea y Daniel son Animal Chuki.

¿Cómo definen qué es Animal Chuki?

Daniel: Bueno, Animal Chuki es un proyecto de Lima, Perú, compuesto por Andrea Campos y Daniel Valle-Riestra. Hacemos música fusión, usamos las herramientas digitales que tenemos a la mano, entonces es básicamente música electrónica combinado con todas las influencias que tenemos y con el bagaje cultural que tenemos en las raíces musicales de nuestro país y de Latinoamérica. Así que es un proyecto donde exploramos eso y tratamos de llevar un mensaje con nuestra música.

 

¿Y por qué surge Animal Chuki?

Andrea: pues yo nunca había experimentado con la música, pero una vez me junté con Daniel como que vimos que podíamos hacer algo y todo se fue dando por el camino. Igual el genio de la producción es él.

Daniel: mientras estaba estudiando conversamos con Andrea sobre armar un proyecto y las cosas se fueron dando. En Animal Chuki tú encuentras las influencias de ambos, no solo a nivel musical sino también en la parte visual. Andrea es la genia en la parte de diseño. Todo lo que ves reflejado en Animal Chuki sale de nuestras dos cabezas. Y crece bonito, compartir una visión y a la vez potenciarla entre nosotros.

 

¿Hay una apuesta por recuperar las músicas tradicionales, las músicas mestizas latinoamericanas?

Daniel: pues no es una apuesta, es lo que nos nace hacer. Tenemos las herramientas digitales para hacerlo y lo único que no está permitido en la música electrónica es dejar de explorar. Cualquier persona puede explorar por el lugar que se sienta más cómodo, en nuestro caso hay mucha influencia de la música latinoamericana porque es algo que nos toca una parte sensible de nosotros. Nos gusta, nos hace bailar, nos hace explorar una parte introspectiva de nuestra cabeza. Es por ese lado lo que nos nace ¿cierto?

Andrea: sí, el proyecto nace como algo súper natural que queríamos hacer. De hecho sí había como grupos o gente que estaba fusionando música de sus países con electrónica. Entonces era como hacer algo con la música peruana y latinoamericana, que es muy rica, que al final la raíz principal de toda la música, de todos los países de Latinoamérica es la misma. Alguna vez todo fue lo mismo. Y lo bonito es que en el camino nos hemos venido dando cuenta que la gente externa –de Europa o Estados Unidos– cuando escucha nuestra música sí ve reflejado todo esto. La cultura que tenemos nosotros a pesar que no es como la música tradicional en sí, es algo que da paso para que ellos exploren de dónde viene todo esto.

El público es quien va a las fiestas, es quien comparte tu música y si lo hacen es porque se conectan

¿Cómo ven la escena latinoamericana que está uniendo músicas tradicionales y electrónica? Bandas como Bomba Estéreo en Colombia, Kali Mutsa en Chile, Chancha Vía Circuito en Argentina, entre otras.

Daniel: está genial. Está creciendo muchísimo y cada una tiene un sonido característico y todos tienen algo nuevo que aportar, con mucho amor y respeto. Tienes que conocer lo que haces y acercarte de una manera muy respetuosa a lo que haces. Si esta escena está creciendo tanto y está tan unificada es porque así lo hacen.

 

¿Y en Lima? ¿Cómo ven ustedes esa nueva escena musical en lima que llaman Tropical bass o Cumbia digital?

Andrea: bueno en verdad la escena de Lima es grande, hay fiestas cada fin de semana. Lo que vemos es que cada productor –a pesar que todos somos del mismo lugar– tiene como una esencia, una particularidad. Por ejemplo están los chicos de Dengue Dengue Dengue, Elegante y la imperial, Chakruna, Terror Negro, es complicado recapitular a todos. La escena está creciendo y es súper importante eso, porque cuando uno de ellos sale fuera, es como una conexión. Crecen ellos y crecemos todos como circuito. Y lo mismo aplica no solo para Lima sino para toda Latinoamérica, porque el estilo musical se empieza a escuchar, se hacen fiestas y a la gente le empieza a gustar. La gente va entrenando el oído para estar abierto y escuchar cosas nuevas.

 

Pero es que finalmente si no hay un púbico no hay una escena. Estas músicas que vienen de lo marginado y de las minorías, de pronto salen del underground porque hay una esfera de aceptación por parte del púbico. ¿Quién está escuchando esto en Lima?

Daniel: el público es una parte fundamental en esto. Una cosa súper bonita que pasó cuando estábamos empezando es que la gente estaba queriendo escuchar cosa nuevas, quería escuchar cosas nuevas. Esto nos dio un abanico para compartir nuestra música de la forma que queríamos hacerlo. Teníamos esa carta abierta a poder experimentar como queramos, y qué bien que lo hayan recibido de una buena forma. El público es quien va a las fiestas, es quien comparte tu música y si lo hacen es porque se conectan. Era bonito en las primeras fiestas sentir que el público quería escuchar algo nuevo y a la vez se sentía identificado con lo que escuchaba. Lo nuevo y el “esto me remite a algo” es una dualidad muy bonita que se sentía en el público. El público de Lima es genial en ese sentido.

¿Cómo es el proceso de creación en Animal Chuki?

Daniel: cada canción tiene un tema por así decirlo. Es parte de una idea, de una sensación, de un mood, de algo inteligible, parte de sensaciones. Esas sensaciones y esa idea tienes que desarrollarlas un poco para que te lleven por un viaje, para que sea un viaje de sensaciones a través de la música. ¿Y cómo hacer eso? A través de pequeños detalles y distintos momentos que hagan que ayudan a las personas se conecten. Entonces hay canciones que tienen la voz de Andrea y esas letras son cosas que en su momento la inspiraron para cantar de esa manera y contar una historia a través de esas letras. de hecho hay una parte técnica de hacer temas, que es la parte más aburrida, pero lo más divertido es la inspiración, cuando algo te conecta y quieres compartirlo.

 

¿Cómo se sienten con las clasificaciones de los géneros? ¿Sienten que sí hacen parte de lo que llaman Cumbia digital, Tropical bass o Nü cumbia?

Andrea: pues yo creo que los tags son para encontrar cosas. Como para buscar música que tenga alguito de similar pero no es lo mismo. Al fin y al cabo son títulos para eso, para buscar y que la gente conecte más artistas parecidos y los englobe en esas mezclas electrónicas con percusión y estas mezclas naturales. Esto está pasando en todos los géneros, rock, la salsa, la electrónica, etcétera, la música está evolucionando.

 

¿Y ustedes se sienten más cómodos en alguna categoría?

Daniel: los nombres los pone la prensa y sirve para englobar. Al final sí es llamativo llamarse “cumbia sicodélica” o lo que sea. Pero al final la sal no dice que es salada, no nos interesa decir que es “esto”. Tropical bass es una referencia, que son como géneros donde predominan las frecuencias graves, quizá esa cosa onda introspectiva un poco. Y lo de tropical es porque es tropical, no hay más. Es música latinoamericana, de esta región y está dentro de esa categoría. No nos importa tanto qué nombre nos pongan o que nombre decir. No tratamos de encasillarnos… cumbia digital por ejemplo no es solo cumbia, pero esto es bueno para la memoria colectiva y conectar con un hashtag o con algo. En la era en la que vivimos todo está interconectado.

 

Escuchando sus canciones y los live sets siento que no solo hay una preocupación por retomar o rescatar sonidos tradicionales como la Chicha peruana, sino que siento que hay algo más allá. Algo más de conectarse con el mundo, algo más ritual. ¿Hay deliberadamente algo más en la música de Animal Chuki?

Daniel: como te digo es como un viaje de sensaciones. De hecho si lo sientes como un ritual o algo así, es porque es distinto conectarte con una canción que esté a 120bpm que te pone a bailar. Es distinto a temas con una cadencia más relajada, eso te conecta primero la cabeza y luego el cuerpo, te hace mover primero el cerebro y luego físicamente. Esa es la forma en la que queremos que la gente se conecte y disfrute. Nuestra música tiene eso, trata de explorar distintas partes de tu cabeza, pero también que te transmita algo más sensitivo, más introspectivo. Al final no es que hagamos algo cronometrado y pensado para ser así, creo que es un poco la esencia de nuestra música. Que puedan pasar por distintas sensaciones y pensar distintas cosas, que la música no es solo para bailar sino para conectarte a un nivel más profundo también.

 

¿Cuáles son sus influencias?

Andrea: yo escucho de todo. Y el ‘de todo’, no es como el ‘de todo’ de todo el mundo. Me gusta mucho como la música que se hacía en Lima, porque mi abuela era súper fan de la música y tenía un montón de vinilos. Varios grupos los descubrí por ella y por unas chicas que trabajaban en mi casa y todo el día escuchaban música y me hacían bailar con ellas. Pero lo bueno de Lima es que por ser como el centro de Perú, la capital, allá escuchas música de todo lado. Escucho salsa, rock, indie, trova, metal, es muy variado, depende del mood del día.

Daniel: el Perú tiene tres regiones: la selva, la sierra y la costa, y cada una tiene distintos géneros y formas de expresión en cuanto a la música. Unas son más alegres, otras más melancólicas; unas son más cadenciosas, otras más emocionales. Hay aristas por todos lados y nosotros nos influenciamos de un bagaje que tenemos desde pequeños hasta ahora. En sí lo rico de la música peruana es que tiene mucha variedad y muchas formas de expresión.

 

Tres bandas que nos recomienden

Daniel: por Perú tienen que escuchar Elegante y la imperial que está muy bueno y ha cambiado de DJ set a banda. Del mundo me gusta Clap Clap.

Andrea: ¡Nooooo!, yo había pensado en Clap Clap.

Daniel: Clap Clap lo recomiendo y también a Digi G’alessio.

Andrea: cuando me preguntan esto es súper complicado porque me gustan muchas cosas. En verdad es muy complicado, no se me ocurre uno ya.

 

¿Y de Colombia qué les gusta?

Daniel: me gusta 039.

Andrea: ¡Los Meridian Brothers!

Daniel: La MiniTK del miedo, es súper oscura está bueno.

 

 

¿Y qué viene para Animal Chuki?

Andrea: vamos a San José este fin de semana y luego volveremos a Lima a tocar y ya veremos estamos abiertos a todo. Ya que hemos sacado el disco a comienzo del año estamos empezando a armar nuevas producciones a ver cuándo lanzamos un nuevo EP o un LP… quién sabe.

Daniel: me parece que para octubre de repente sacamos un nuevo EP. Ahora nos vamos a enfocar en trabajar en la parte visual de Animal Chuki y que se complete la experiencia.

 

 

Esto me produce

  • Qué hueso
    0
  • Ojalá lo lean
    0
  • Para grabárselo
    0
  • AMO
    0
  • Uy, qué jevi
    0
  • Que la fuerza nos acompañe
    2
  • KK
    0