Traer el otro lado del mundo: literatura coreana en español

En esta edición de la Feria del Libro de Bogotá el país invitado es Corea. Y por primera vez la editorial independiente Hwarang, fundada en Argentina, traerá a Colombia su catálogo con varios títulos exclusivos de la literatura coreana traducida al español. Esto fue lo que su editor, Nicolás Braessas, nos contó sobre este proyecto.

por

Laura Garzón


21.04.2022

Hwarang era el nombre que llevaban los poetas guerreros defensores de la cultura en el reino de Silla, un antiguo reino de la península de Corea. Hwarang es también el nombre de una editorial independiente, fundada en 2019 en Buenos Aires, Argentina. La editorial nace con la misma misión que movilizaba a los guerreros poetas: salvaguardar lo más importante de la cultura coreana. El interés de la editorial es “difundir la cultura coreana en el mundo de habla hispana” y, para ello, ha construído un catálogo con varios títulos exclusivos. 

Ahora que Corea es el país invitado para la Feria del libro de Bogotá, que se realizará del 21 de abril al 5 de mayo, los libros de Hwarang estarán disponibles por primera vez en Colombia. 

Hablamos con su editor, Nicolás Braessas, traductor de oficio y graduado de la Escuela Normal Superior en Lenguas Vivas “Sofía Spangenberg”. La primera aproximación que Nicolás Braessas tuvo a la cultura coreana fue en 2013, cuando, sin saber nada de este país, asistió a un ciclo de cine en la embajada coreana en Argentina. Desde ese momento se volvió un entusiasta y se dedicó a estudiar el idioma. 

En 2017 se fue a Corea, donde vivió un año y perfeccionó el coreano en la Universidad Nacional de Seúl. Durante el tiempo en el que estuvo en el país se vinculó con el Literature Translation Institute of Korea (KLTI) y, con toda esta preparación, regresó a Argentina a fundar Hwarang. Su interés en la literatura lo hizo percatarse de que no había muchas obras traducidas del coreano. “Cada tanto una editorial traducía un solo libro y pensé que se necesitaba una publicación sistemática, crear una tradición de literatura coreana en español”. Así inició su tarea.

¿Cómo escogen los títulos que van a publicar?

Existe un equilibrio entre lo que nos gustaría publicar por gusto literario y lo que pensamos que podría funcionar en nuestro mercado editorial. A veces nos podemos dar el gusto de que ese equilibrio llegue a buen puerto durante el año. Por ejemplo, el libro de poesía de Yi Sang no es un libro que se venda mucho ya que es poesía, pero a nosotros ese poeta nos fascina y pensamos que sí o sí debíamos tener una versión en español. En nuestra editorial también es muy común que los traductores ofrezcan obras.

¿Cómo es el proceso de traducción de un libro y el camino que debe cruzar para llegar desde Corea hasta las manos de un lector hispanohablante?

El primer paso es la selección de la obra y las negociaciones con las editoriales coreanas. Todos los libros coreanos cuentan con el apoyo del LTI que es una institución del gobierno de Corea que apoya la traducción y publicación de obras literarias en el extranjero. Luego hay un largo camino de edición y corrección entre el traductor y el editor. La mayoría de nuestros traductores son de España, pero publicamos en América Latina, por lo tanto, también hay un proceso de localización.

¿Cuál es el mayor reto de tener una editorial especializada en literatura coreana?

Tenemos dos retos fundamentales. El primero es que la ola coreana termine siendo una moda pasajera. Por eso la idea es crear un corpus de obras interesantes y una tradición literaria coreana en español que trascienda la popularidad actual de Corea. La literatura japonesa pudo dar ese salto, ojalá suceda lo mismo con la literatura coreana. El segundo desafío es que sigue siendo literatura de nicho, la gran mayoría de los clientes adquieren nuestros libros porque les encanta la cultura coreana en general, el objetivo es que se compren libros por el valor literario de una obra, no solamente por estar interesado en una cultura. Si bien la literatura de nicho funciona porque tenemos un piso fijo, el techo debería ser más alto.


¿Cuál es un libro que les encantaría publicar pero no han podido hacerlo?

Esa es una pregunta difícil ya que estamos en plenas negociaciones y a veces decirlo de antemano puede complicarlas.  Nos hubiese encantado publicar Estación Ueno de Yu Miri, una gran escritora zainichi (zainichi es la denominación de los coreanos que tienen residencia en Japón o se han convertido en ciudadanos japoneses, o son descendientes de estos migrantes).  Si bien ella escribe en japonés es parte de la diáspora coreana en Japón. La literatura diaspórica es impresionante, la obra más famosa por supuesto es Pachinko de Min Jin Lee.

Y una última: ¿cómo llegaron a Colombia?

Llegamos a Colombia gracias a la  Librería Lerner. Se comunicaron con nosotros porque el país invitado de la feria del libro de Bogotá es Corea del sur y querían adquirir nuestro catálogo. Nos da mucha alegría por fin tener nuestros libros en Colombia ya que es un país muy querido para nosotros.

COMPARTIR ARTÍCULO
Compartir en Facebook Compartir en LinkedIn Tweet Enviar por WhatsApp Enviar por WhatsApp Enviar por email

Laura Garzón


Laura Garzón


  • Ojalá lo lean
    (5)
  • Maravilloso
    (2)
  • KK
    (0)
  • Revelador
    (1)
  • Ni fú ni fá
    (0)
  • Merece MEME
    (0)

Relacionados

#ElNiusléterDe070 📬