Arroz con mango

El valor de hablar

En estos tiempos, poder hablar de lo que nos pasa parece una hazaña. Esta reflexión, y la invitación a expresarnos mejor, nació luego de leer “Lo que no tiene nombre” de Piedad Bonnett.

Silvia Juliana Suárez

25.07.2018

Esta semana leí “Lo que no tiene nombre” de Piedad Bonnett. El libro, publicado en 2013, cuenta cómo la propia autora se enfrentó a la enfermedad y suicidio de su hijo. Lo compré porque ando en la búsqueda de lecturas muy personales, narradas desde una experiencia propia (si me quieren recomendar, estoy atenta). Le había temido a este libro porque sabía que iba a ser triste, que me iba a hacer llorar, y bueno, ¿quién no le tiene miedo a eso?

Este post no tiene como objetivo recomendarles el libro, porque salió hace tres años y supongo que yo estoy atrasadísima y ustedes ya lo leyeron, y si no lo han leído pues háganlo. El objetivo es invitarlos a una reflexión: no tengamos miedo a hablar.

A medida que leía la historia, además de estar conmovida no podía dejar de pensar “¿cómo hizo esta señora para sacar el valor de hablar de algo tan doloroso?” y lo más importante: ¿por qué no soy capaz de hacerlo yo?.

Contar, escribir, hablarle a alguien de lo que nos pasa, de lo que realmente sentimos, se ha convertido en una hazaña. Andamos con miedo de ser vulnerables, de contar nuestra historia, de abrirnos a otro. He leído por ahí que para escribir bien tienes que escribir desde adentro, desde lo que realmente sientes, pienso que para vivir bien tienes que contar desde adentro, no quedarse con nada.

El otro día alguien me preguntaba que si hacía parte de lo que estudiaba que yo contara “todo” en mis redes sociales. JAJAJA. No, estudiar Humanidades Digitales no te obliga a publicar lo que te pasa en todo medio digital que tengas a la mano, simplemente, soy una persona que está tratando de abrirse fácil, que quiere gritarle a todos que está mal, que está bien, que está feliz. Si tengo una plataforma donde la gente está dispuesta a leer, ¿por qué no lo haría?.

Twitter, Instagram, este blog, hacen parte de mi red de apoyo, el lugar donde puedo botar lo que estoy sintiendo, y aunque parezca que soy muy vocal con mis asuntos personales, como lo dijo esa persona, la realidad es que pienso más de una vez si lo que voy a publicar no me va a dejar en ridículo, le va a disgustar a alguien o va a hacer que alguien cambie su percepción de mi.

Y así nos quedamos sin decir, sin hacer, sin contar, sin sin sin… sin que es pecado en inglés, como es un pecado con nosotros mismos no sacar toda la mierda que traemos dentro.

Para leer más entradas pueden visitarnos en Arrozconmango.blog

Esto me produce

  • Qué hueso
    1
  • Ojalá lo lean
    0
  • Para grabárselo
    0
  • AMO
    2
  • Uy, qué jevi
    0
  • Que la fuerza nos acompañe
    0
  • KK
    1

Otras entradas de_
Arroz con mango