Las perlas antifeministas de la campaña presidencial

Ignorancia en temas de género, discriminación, homofobia y representaciones violentas de las mujeres: este año el patriarcado volvió a estar presente en la campaña electoral. Estas fueron algunas de las muchas salidas en falso contra el feminismo que más ruido hicieron.

por

Lina Vargas Fonseca y Manuela Saldarriaga Hernández


22.06.2022

Ilustra: Nefazta

Terminó la campaña presidencial en Colombia, la que por meses nos hizo testigxs de las artimañas políticas para alcanzar un techo electoral. Los candidatos  escalaron con noticias falsas, descendieron con videos filtrados, jugaron sus cartas con discursos sacados de contexto y, lo que sabíamos, emplearon el feminismo como un campo en disputa

Durante estas elecciones, como expresó la politóloga Sandra Borda, el discurso de género adquirió fuerza en comparación con el pasado, sin embargo, también se convirtió en el caballito de batalla. Francia Márquez atrajo desde la Consulta Presidencial a muchísimas votantes que estuvieron de acuerdo con su discurso antipatriarcal —que va entrelazado con el antirracismo y la lucha de clases—. Gustavo Petro, por su parte, tenía un historial distinto en este campo —lo demostró cuando retiró su apoyo a Ángela María Robledo y en cambio lo ratificó con Hollman Morris, quien tenía varias denuncias por violencia basada en género— pero entendió que debía repensar su postura si quería sumar los votos de Márquez y si quería, además, el reconocimiento de las mujeres a su liderazgo. 

El discurso por la agenda de mujeres tomó aún más fuerza después de la primera vuelta, el 29 de mayo, y se volvió un punto central en la estrategia de ataque de cada campaña: de repente, rodolfistas y cercanos trajeron a colación antiguas disputas entre algunos petristas y el movimiento feminista. Desde el lado petrista, por su parte, se divulgó al máximo la serie de declaraciones machistas del candidato Hernández. La frase “la votación está en manos de las mujeres” empezó a sonar como quizás nunca antes en una elección.  

Pese al avance en materia de género en la discusión pública en Colombia, y a una contienda electoral que es cada vez más explícita en incluir esta agenda, las mujeres seguimos instrumentalizadas en las pugnas políticas y la forma en que se nos representó en la contienda sigue siendo anacrónica y vergonzante. En Cerosetenta reunimos una serie de perlas antifeministas que lo demuestran.

➊ Así no es, Verónica Alcocer

La próxima primera dama, Verónica Alcócer, estuvo en el centro de las críticas tras un video filtrado de la campaña de su cónyuge, Gustavo Petro. En este insinuó que las mujeres que llegaban a cargos de poder en medios de comunicación no lo hacían por méritos: “A todas les va bien, todas entran de reporteras y terminan en el mismo canal casándose con los dueños, pa’ eso entran ahí, ¿pa’ qué crees?”. Su comentario está basado en prejuicios patriarcales que desconocen la capacidad de las mujeres para acceder a cargos de poder y que se apoyan en los estereotipos de género que históricamente les han mermado agencia. Además es un comentario que va en contravía de su discurso feminista.

➋ Las mujeres que Hernández usó de ornamento

A una semana de las elecciones, un usuario de TikTok publicó un video en el que se veía al ingeniero Rodolfo Hernández en traje de baño rodeado de un par de mujeres jóvenes que sonreían mientras caminaban junto a él. Más adelante, días antes de terminar la campaña, se filtró otro video de Hernández en una fiesta presuntamente patrocinada por Pfizer, en un yate en Miami, también con presencia de mujeres esta vez en traje de baño. Ese día la palabra #Viagra fue tendencia en América Latina y la expresión “mujerzuelas” fue, quizá, la más moderada. Las audiencias en redes sociales señalaron a las mujeres tras la pantalla y hablaron de ellas como “prostitutas” o “prepagos”. Habría que decir que eso no es un insulto, es un oficio, y que hay una forma dignificante de denominarlo: trabajadoras sexuales. De hecho, muchas mujeres que lo practican siguen reclamando sus derechos laborales en Colombia. ¿Debieron estar ellas en el foco de esta discusión?

➌ ¿Mujeres en la casa o en el espacio público?

Hernández aseguró en campaña que “El ideal sería que las mujeres se dedicaran a la crianza de los hijos”. Esa fue tal vez una de las afirmaciones más polémicas en la larga lista de apreciaciones violentas y discriminatorias del candidato. También fue la afirmación que más aprovechó la izquierda para hacer campaña en contra: “El cambio no puede consistir en tener a las mujeres en la casa, mientras los hombres gobiernan”, escribió Gustavo Petro. Adeptas y adeptos al Pacto Histórico también lo convirtieron en una frase manida y durante la campaña electoral se apoyaron en el desacierto de Hernández para decir que el petrismo, en cambio, promovería a las mujeres en la vida pública. Al final, el discurso aparentemente feminista del petrismo pareció más una estrategia discursiva —que aprovechó un “papayazo” de Hernández— que una convicción.

➍ Son memes homofóbicos

Fueron varios los videos de Hernández en traje de baño durante su campaña, uno de ellos, publicado por el candidato, lo mostraba en su casa esperando los resultados de la primera vuelta. Las imágenes fueron insumo de varios memes, incluyendo uno que se compartió desmesuradamente en redes sociales en el que un montaje mostraba a Miguel Polo Polo, representante del Centro Democrático, esparciendo bronceador a Hernández. No es la primera vez que Polo Polo es objeto de burlas y de críticas que pretenden ridiculizarle en razón de una orientación sexual. Una de las luchas del feminismo ha sido, precisamente, erradicar la homofobia, transfobia y bifobia impulsadas por el patriarcado, violencias que a menudo se aparentan inofensivas cuando se visten de humor.​​

➎ No es un insulto, es trabajo

El desacertado y extendido uso del término “prostituta” durante esta campaña solo contribuyó a reforzar la discriminación contra las trabajadoras sexuales que a diario luchan por la garantía de sus derechos: desde la estigmatizante frase de Rodolfo Hernández “Más manoseado que prostituta de Puerto Wilches” y la ambigua “Yo recibo a la Virgen Santísima y a todas las prostitutas que vivan en el mismo barrio con ella” —también del excandidato—, hasta los cientos de comentarios en redes que calificaron a las mujeres del video del yate como “mujerzuelas”. Esta campaña fue una muestra más de cómo algunos lugares y oficios asociados a las mujeres se siguen usando —mayormente entre hombres— con intenciones de burla, insulto y degradación.

➏ Un poco demasiado petrista

El trabajo de las 36 organizaciones de mujeres, feministas y LGBTIQ+ que unieron esfuerzos para realizar el Debate Feminista el pasado 2 de junio fue enorme. Sin embargo, quizás porque solo asistió —tarde— el entonces candidato Gustavo Petro, el debate tomó un cariz de acto partidista, demasiado elogioso —aun teniendo en cuenta las disputas y quiebres que en el pasado el movimiento feminista ha tenido con ciertos referentes del petrismo— y poco atento a su propio espíritu: un encuentro para informarse de manera crítica y sembrar las bases para una veeduría en asuntos de género en los próximos cuatro años. 

➐ ¿Enamorados?

El 1 de abril, Gustavo Petro y Francia Márquez anunciaron el inicio de la Ruta del amor, una gira exprés que los llevó a recorrer 6.500 kilómetros y cuatro puntos cardinales en tres días. Viajaron de Nazareth, en La Guajira, a Leticia y de Puerto Carreño a Tumaco. De esa gira quedó una serie fotográfica oficial en la que el aún candidato a la presidencia y la candidata a la vicepresidencia asumen gestos y actitudes que podrían asociarse con una narrativa del amor romántico: la mirada perdida en el otrx, las manos casi rozándose, la sonrisa enternecida bajo la luz rosa y el mar guajiro al fondo del muelle por el que caminan. Por supuesto que entre ellxs hay compañerismo, admiración, un proyecto político común y también amor, pero, por favor, no todo tiene que ser una telenovela.

➑ Más ignorancia de Hernández

Por sus declaraciones contra las trabajadoras sexuales y las mujeres migrantes, por mandar a las mujeres a la casa, por haberse referido al feminicidio como un “delito inventado” y por su inasistencia al Debate Feminista, el excandidato Rodolfo Hernández es, él mismo, una perla antifeminista. Pero también porque, más allá de proponer y continuar con algunas medidas en materia de género —reforzar programas educativos para mujeres rurales, incrementar el acceso al mercado laboral, prevenir la violencia intrafamiliar o aumentar la participación política femenina— su programa carecía de una agenda robusta al respecto y eso es algo que hoy una parte del electorado ya no pasa por alto.

➒ “Aborto cero”

Cuando el 21 de febrero la Corte Constitucional despenalizó el aborto en Colombia hasta la semana 24, el hoy presidente Petro felicitó a las mujeres. Unos meses atrás, en entrevista con la Radio Nacional, el entonces senador ratificó su postura contra la criminalización, pero habló de alcanzar un “aborto cero” con “educación sexual y medidas tecnológicas”, aun desconociendo que erradicar el aborto de cualquier sociedad es imposible, lo que demuestra que todavía le queda un amplio camino por recorrer en asuntos de género. En ese aspecto, por fortuna, la vicepresidenta Francia Márquez tiene una visión decididamente feminista.

COMPARTIR ARTÍCULO
Compartir en Facebook Compartir en LinkedIn Tweet Enviar por WhatsApp Enviar por WhatsApp Enviar por email

Lina Vargas Fonseca y Manuela Saldarriaga Hernández


Lina Vargas Fonseca y Manuela Saldarriaga Hernández


  • Ojalá lo lean
    (5)
  • Maravilloso
    (3)
  • KK
    (1)
  • Revelador
    (0)
  • Ni fú ni fá
    (1)
  • Merece MEME
    (0)

Relacionados

#ElNiusléterDe070 📬