Junio: 24 mujeres asesinadas

Junio cerró con al menos 24 mujeres asesinadas por ser mujeres. Cuatro eran mujeres trans. Dos eran lideresas. Tres habían denunciado formalmente a quienes al final las asesinaron.

Natalia Arenas

08.07.2020

El conteo de mujeres asesinadas en razón de su género. En Junio fueron 24. Dos eran menores de edad, dos eran lideresas, cuatro eran mujeres trans y a dos de ellas las mataron cuando se celebraba el día del orgullo LGBT. De todas ellas, trece tenían un historial de maltrato, tres habían denunciado formalmente a quien finalmente terminó asesinándolas.

Y los asesinos son los de siempre: a 13 mujeres las asesinó su pareja o expareja. A dos más las mataron sus propios familiares. Nueve de los crímenes siguen sin sospechosos o capturados. Como es usual, seis de los victimarios intentaron suicidarse. Cuatro de ellos no lo consiguieron.

¿Por qué se suicidan los feminicidas?

Las mataron a puñaladas, a tiros, a golpes, asfixiadas. A cuatro de ellas las violaron.

Sabemos que las cifras sobre feminicidios cambian según las fuentes, y que en todos los casos hay un subregistro. Aún así, seguimos armando la lista de esas mujeres y en ésta no sólo incluimos aquellos casos a los que la Fiscalía tipifica como Feminicidios. En este conteo también tenemos en cuenta otros factores —que en ocasiones no son relevantes para la institucionalidad— pero que dejan ver que a esas mujeres las mataron por el hecho de ser mujeres: por la sevicia con las que las atacaron, porque la mayoría conocía a sus agresores, porque ellos las mataron porque sabían que podían, que tenían más fuerza que ellas.

Este es el doloroso conteo de la mujeres que fueron asesinadas en el país en el mes que acaba de pasar, que se suman a los 42 feminicidios que contamos en los primeros 68 días de cuarentena y que esta revista construye rescatando los casos registrados por la prensa —en su inmensa mayoría regional y popular— y por organizaciones que defienden los derechos de las mujeres. Sabemos que se trata de un subregistro, que además de estos hay muchos casos más. Sabemos, además, que en estos tiempos de cuarentena y restricciones, en los que existen otras urgencias vitales y donde los procesos de denuncia pueden disminuir, el subregistro debe ser aún mayor.  Este listado, sin embargo, es también una postal de esta forma de violencia en Colombia. 

 

XXIV.

Luz Edith Henao Rodríguez fue a la casa de Leiner Ibargüen Córdoba, su expareja en Cali, porque supuestamente le iba a entregar un dinero para mantener a sus dos hijos de 6 y 9 años. La acompañaba una amiga. El hombre las retuvo a ambas en la casa en contra de su voluntad y, el 3 de junio, cuando llegó la Policía, le disparó a Luz Edith, hirió a su amiga con un cuchillo y luego se suicidó. Luz Edith murió camino al hospital. Tenía 29 años. 

XXII.

La noche del 6 de junio, Elida Amanda Pérez Irua, de 39 años, estaba con su pareja en su casa a las afueras de San Agustín, en el Huila. El agresor la cortó con un cuchillo en la cara y la golpeó hasta matarla. Los vecinos empezaron a oír gritos y llamaron a la policía. Elida Amanda murió camino al hospital. El agresor huyó.  

XXII. 

A María Alejandra Meriño Escalante su expareja la mató el 7 de junio con una puñalada en el pecho que le perforó el pulmón. Lo hizo delante de sus dos hijos de 13 y 4 años. Había ido a buscarla supuestamente para ver a sus hijos, aunque desde hacía tiempo la presionaba para que regresara con él pero María Alejandra siempre se negó. María Alejandra tenía 27 años y vivía en Santa Marta. Daniel Reales Gamero fue capturado y enviado a prisión por el delito de feminicidio. 

 

XXI.

Un día antes de ser asesinada Arly Johana Girón González le dijo a su pareja que quería terminar la relación. El 7 de junio, el hombre la apuñaló 22 veces dentro de su casa en Bucaramanga. Arly tenía 22 años, era mamá de un niño de 3 y era ama de casa. El agresor intentó suicidarse con dos puñaladas. Los médicos sí pudieron salvarle la vida a él. 

 

XX.

Nury Esperanza Gelvéz Lizarazo, de 30 años, fue asesinada con 15 puñaladas por su pareja, un escolta de 33 años, delante de los dos hijos de ella, de 10 y 11 años. Uno de ellos intentó defender a su mamá y también resultó herido en un brazo. Sucedió en la localidad de Kennedy, en Bogotá, el 7 de junio. El agresor, padrastro de los niños, fue capturado. La hermana de Nury contó en una entrevista que el hombre casi la mata a golpes el pasado 17 de mayo y ella interpuso una denuncia en su contra. Nury trabajaba como guarda de seguridad. 

 

XIX.

El 9 de junio, a Leidy Viviana Trompeta la ahorcaron y luego botaron su cuerpo en un tanque con agua dentro de su casa en Orito, Putumayo. Tenía 24 años, era mamá de dos niños menores de 5 años, era guardia indígena de su cabildo Nasa Kuesh Kiwe y hacía parte del Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos Ilícitos – PNIS. La Alianza Tejedoras de Vida del Putumayo denunció el caso como un feminicidio y señaló que algunas versiones involucran a la expareja de Leidy, a quien ella había denunciado por violencia intrafamiliar. Así investigan el crimen las autoridades según el personero de Orito.  

XVIII.

Sugey del Carmen Guerra Blanco tenía 45 años y vivía en Barranquilla. El martes 9 de junio fue asesinada por dos hombres en moto que le dispararon tres veces. Ella era lesbiana y manejaba rutas de pagadiarios. Aunque la Policía investiga si su crimen tuvo que ver con préstamo de dinero, Wilson Castañeda, director del colectivo Caribe Afirmativo, pidió que en la investigación se considere su orientación como un posible móvil. 

 

XVII.

Lady Julieth Marín estaba viviendo en Suba escondiéndose de su expareja, un hombre contra el que ella había puesto tres demandas por violencia intrafamiliar y que ya la había amenazado con matarla o matar a su hija si no volvía con él. El 10 de junio, un hombre en una moto le disparó una vez en la cara y otra en el pecho. Lady tenía 30 años, estaba estudiando enfermería, y ya tenía planes de casarse con otra persona.

XVI.

Clared Morales Romero fue asesinada a tiros por su esposo en su casa en Armenia, Quindío, el 10 de junio. Sucedió luego de una discusión en la que él negaba que la tercera hija de la pareja, una bebé de meses, fuera suya. La hija mayor de Clared intervino para defender a su mamá y entonces el hombre le disparó, primero a su hijastra y luego dos veces a Clared, quien llevaba a sus bebé en brazos. Clared, de 45 años, murió delante de sus otros hijos de 10 y 13 años. El hombre luego intentó suicidarse con la misma arma pero a él los médicos sí pudieron salvarle la vida. Él ya la había amenazado de muerte. El agresor fue capturado y la Fiscalía le imputó el delito de feminicidio. 

XV.

Lili Johana Meneses Jiménez fue asesinada a tiros la noche del 11 de  junio, cuando trabajaba en una pizzería de su familia en Cali. Tenía 27 años y estaba estudiando administración pública y según una amiga, había iniciado una relación con un hombre que la perseguía y la acosaba. Al día siguiente, la policía reportó el suicidio de su exnovio. 

XIV.

El 12 de junio, María Elena López Arboleda, 26 años, llegó corriendo a su casa en Buenaventura, Valle. Detrás de ella, también corriendo, venía Salvador Granja Hurtado, un hombre de 65 años que al parecer la acosaba para que tuviera una relación con él y ella siempre se negó. El hombre la atacó varias veces con un cuchillo hasta matarla. La policía lo capturó y la Fiscalía le imputó el delito de feminicidio agravado. María Elena era mamá de dos niños.

 

XIII.

Benilda Marmolejo Colón fue asesinada por su hijo, “el mono”, a quién sorprendió robándole y por eso lo echó de la casa. La madrugada del 12 de junio, el joven que agredía a su mamá constantemente, se metió en la casa y la asesinó a golpes en su habitación. Benilda tenía 62 años, vivía en Cartagena y aunque tenía 10 hijos, solo vivía con “el mono” y un nieto. Trabajaba vendiendo comida. El agresor fue capturado antes de que lo lincharan los vecinos del barrio. 

XII.

Yudi Fernanda Pérez Uribe fue secuestrada, violada, torturada y asesinada a golpes por su pareja en Neiva. Tenía 19 años. Aunque la Policía logró rescatarla, el 13 de junio, 11 días después, murió en el hospital por la gravedad de sus heridas. El agresor, Marío Alberto Trujillo Bernal, fue capturado y enviado a la cárcel. 

XI.

Heidy Johana Soriano, de 30 años, y su hija María Celeste, de 4, fueron asesinadas la noche del 14 de junio en una casa en la localidad de Kennedy, en Bogotá. El principal sospechoso es Marco Fidel Díaz Rubio, pareja de Heidy desde hace dos años y que se había mudado a vivir con ellas hacía cuatro meses. Según familiares de Heidy era un hombre posesivo, que le revisaba el celular, no la dejaba trabajar y con el que Heidy discutía constantemente. Los cuerpos de Heidy y su hija estaban en el baño con heridas de cuchillo y el agresor, que fue capturado, también se auto infligió heridas y fue trasladado y capturado en un hospital. 

 

X.

Ariadna era una mujer trans que fue asesinada en Santa Marta, Magdalena, el 13 de junio.  Al parecer, una persona entró a su casa y la apuñaló hasta matarla. 

 

IX.

El 14 de junio, Daniela Alexandra Quiñones Pimienta fue asesinada por Santiago García Zamora, , a quien conoció el día anterior en Marmato, Caldas, por negarse a tener relaciones sexuales con él. El agresor la golpeó y la apuñaló en la cabeza y botó su cuerpo semidesnudo al río Cauca. Daniela tenía 23 años y vivía en Medellín, donde cursaba octavo semestre de Administración de Empresas en la Universidad Eafit. Testigos la vieron por última vez con él, montada en su moto. La policía capturó al agresor y le imputó el delito de feminicidio agravado. Él no aceptó los cargos. 

 

VIII.

Brandy Carolina era una mujer trans que fue asesinada en Barranquilla el 14 de junio. Su cuerpo tenía varias heridas de cuchillo, incluída una en el cuello, y estaba en barrio La Chinita, donde ya habían sido asesinadas una mujer trans y una mujer lesbiana durante la cuarentena. Según Caribe Afirmativo, “Brandy Carolina había estado en dos ocasiones en centros de reclusión y en ambos casos denunció prácticas crueles, inhumanas y degradantes por su identidad de género, incluso, puntualmente en el caso de Barranquilla, se le pedía que asumiera una identidad de género masculina”.

 

VII.

A Lenis Arias Zarza la asfixiaron, la apuñalaron y la violaron el 19 de junio en Montería. Era habitante de calle y vivía en un cambuche donde las autoridades encontraron su cuerpo semidesnudo.  No hay pistas sobre sus agresores. 

 

VI.

Ana María Correa García dejó a su pareja, Germán Darío Ciro luego de innumerables maltratos y agresiones. Tres semanas después, el 20 de junio, el hombre la apuñaló 20 veces hasta matarla en la casa donde vivía Ana María, en Medellín. Ella tenía 28 años. El agresor se hirió con el mismo cuchillo, intentando suicidarse, pero a él los médicos lograron salvarle la vida. Lo capturaron y la Fiscalía le imputó el delito de feminicidio agravado. No aceptó los cargos.

 

V.

La lideresa social Luz Miriam Vargas Castaño tenía 39 años,  hacía parte del resguardo indígena Avirama y del proyecto “PazAdentro”, que promueve iniciativas de paz en Páez, Cauca. Fue asesinada a golpes y con arma blanca por su pareja y luego arrojada al río Páez donde los vecinos encontraron su cuerpo. Según la Fiscalía, su cuerpo tenía “signos de violencia extrema”. Su pareja se entregó y le imputaron delito de feminicidio agravado. 

IV.

El 25 de junio, Evelyn Yuliana Ávila Díaz, de 29 años, fue atacada a tiros en Yumbo, Valle. Algunas versiones apuntan a que el agresor sería su pareja. No hay capturados. 

III.

El 28 de junio, día del orgullo, Eilyn Catalina fue asesinada a puñaladas cuando llegaba a su casa en el barrio Santo Domingo, en Medellín. Era una mujer trans, tenía 21 años y era trabajadora sexual.  Sus compañeras intentaron salvarle la vida pero fue inútil. Es la tercera mujer trans asesinada en junio. No hay pistas sobre sus agresores. 

II.

Sandra Milena Porras Sánchez fue violada, asfixiada con una cuerda, y apuñalada y golpeada por un hombre que prometió acompañarla hasta su casa después de una fiesta. Sucedió el 28 de junio en Rionegro, Antioquia. “Un crimen atroz”, dijo la Policía que capturó al agresor, alias “Homero”, después de un seguimiento y encontrar en su ropa rastros de Sandra Milena. Fue enviado a prisión e imputado con el delito de feminicidio agravado. El hombre aceptó los cargos. Sandra tenía 18 años. 

I.

Mariana Rivas, mujer trans, fue asesinada el 28 de junio, día del orgullo, en el barrio Siloé, de Cali, según organizaciones defensoras de los derechos de las personas trans. No hay capturados.

Esto me produce

  • Qué hueso
    0
  • Ojalá lo lean
    0
  • Para grabárselo
    1
  • AMO
    0
  • Uy, qué jevi
    5
  • Que la fuerza nos acompañe
    2
  • KK
    3

Relacionados