Palabras en el rincón

Humanidades Digitales: el diálogo entre Jurassic Park y The Walking Dead

Lo digital es la palabra mágica que nos define pues significa transmedia, interactivo, participación, co-producción, conexión, red, hipertexto, navegación, programación. Una nueva experiencia de sociedad. El milagro del siglo XXI.

679

Omar Rincón

30.10.2017

 

zombieEs más, nuestro exministro TIC, el doctor Molano, afirmó que “Vive Digital ha hecho que seamos un país moderno y próspero. De ahora en adelante la forma de arreglar los problemas de educación, justicia, agricultura, salud pública, pobreza y corrupción será con las TIC”. Luego, dame una tableta y transformaré el mundo.   

Y este discurso se tomó las universidades. Y la academia compra aparatos y todo lo diseña digital. Ahora todas tienen su laboratorio de tecnologías para la enseñanza (eso de los Moocs, los blended, los aprendizajes interactivos y demás). Los más fascinados dicen que el aula de clase y los modos clásicos de enseñar están en vía de extinción, que las tecnologías de la información y la comunicación salvaron el mundo. Pero la academia no se deja, compra e integra lo digital pero para seguir haciendo lo de siempre: clases por objetivos y competencias, contenidos que no tienen en cuenta a los sujetos de este tiempo, evaluaciones iguales a las viejas pero con juguetes digitales. Todo nuevo para hacer lo mismo.

El reto de las humanidades digitales a las universidades

En esta fiesta transmedial en la que el sujeto se construye como mutante digital existe una noticia que dice que hay algo que se llama Humanidades Digitales y consiste básicamente en un campo de prácticas de intersección interdisciplinar que usa “lo digital” para producir, socializar y crear conocimiento en las humanidades (artes, literatura, historia) y que involucra a disciplinas como el diseño, la comunicación, los medios y la programación. Pero esto implica nuevos criterios de acción educativa que harían que la universidad fuese otra cosa. Veamos:

    1. Investigar-crear-comunicar  en igualdad de condiciones: todo mixturado, revuelto y sabroso.
    2. La interdisciplinariedad no como el juntarse sin untarse, donde cada disciplina hace lo suyo, sino el infectarse de los otros saberes y prácticas en un proceso intuitivo y experimental que va del no-saber a algo que será conocimiento; experiencias acerca de no buscar el conocimiento sino la práctica de llegar a ser… conocimiento
    3. Trabajar por proyectos que guían el devenir de las infecciones entre disciplinas; así, el proyecto es el que decide el sentido, las articulaciones y los flujos del investigar-crear-comunicar.
    4. Ambientes orgánicos de prácticas colaborativas que desarrollan el pensar-link y remix para crear mapas interactivos e hiper-textuales bajo el concepto de red.  
    5. Experiencias de diálogos entre los saberes de profesores y estudiantes, en el cual aprendamos de todos sin perder el lugar de enunciación y práctica de cada uno.
    6. Prácticas pedagógicas más de procesos que productos, más de laboratorio que de seminarios, más de flujos y conexiones que de conocimientos predeterminados, mas de juego y error que de solemnidades y certezas
    7. La narración y los formatos son las claves que juntan en un laboratorio cultural para contar de otras maneras, en otros tiempos, en otros espacios, otras estéticas, otros sujetos y otras agencias.
    8. Cultura de practicar lo arcaico y ancestral donde se crea desde el trueque, la amistad, los activismos, los afectos.
    9. La calidad está en la experiencia, la conversación y la conexión que se produzca.
    10. Pensamiento crítico que propicie una reflexión ética y política sobre lo digital y no como cuento a los mercatech de big datas, plataformas, herramientas.
"La universidad está llena de profesores y directivos que pertenecemos al parque jurásico, el profesor graduado de doctor a los 27 años y experto en una minúscula parte de la realidad y nosotros los viejos llenos de mañas autoritarias… somos el dinosaurio de nuestro tiempo."

 

Esto significa habitar la cultura digital como una experiencia que da cuenta de nuevas estructuras del sentir y el sentido. Una experiencia expandida que produce nuevos modos de estar-juntos. Una experiencia narrativa bastarda donde triunfa el remix, el hacker, el traficante, y todo en lógica DJ.

DE DINOSAURIOS Y ZOMBIES

El asunto es más que de aparatos, de diálogo de saberes entre Jurassic Park y The Walking Dead. La universidad está llena de profesores y directivos que pertenecemos al parque jurásico, el profesor graduado de doctor a los 27 años y experto en una minúscula parte de la realidad y nosotros los viejos llenos de mañas autoritarias… somos el dinosaurio de nuestro tiempo. Pero algo sabemos: de las ciencias, la modernidad, la política, el pensamiento crítico… de esas cosas que aburren a los zombies jóvenes. Los estudiantes son vivos muertos que siguen sus pantallas y se creen absolutamente contraculturales y críticos de la sociedad en el consumo; son millonarios en saberes pop, techno y actitudes cool pero inocentes e ingenuos en política y sociedad. Entonces,  la propuesta es poner a dialogar los saberes jurásicos con los saberes zombies para construir entre todos una sociedad distinta, una en la que lo que sabemos, lo sabemos entre todos. Pero para eso se necesita y requiere otra academia, otra universidad, otras pasiones.

 

[Una versión de esta nota se publicó originalmente en el sitio de la red colombiana de humanidades digitales rehdi.co]

 

Esto me produce

  • Qué hueso
    0
  • Ojalá lo lean
    1
  • Para grabárselo
    0
  • AMO
    0
  • Uy, qué jevi
    0
  • Que la fuerza nos acompañe
    0
  • KK
    0