Diario de la segunda vuelta de la campaña presidencial

“Yo lo que veo en Rodolfo es una gran originalidad”, dice Ospina. Tal vez lo dice porque antes que política, lo que más destaca en la página de internet de Hernández es que se trata, sobre todo, de una campaña inmobiliaria: el candidato Hernández promete que como presidente contratará al Ingeniero Hernández para que construya lo que solo la compañía constructora de Hernández sabe construir bajo las órdenes de Hernández.”

por

Lucas Ospina


05.06.2022

Domingo 29 de mayo

I.

“Señor(a) LUCAS OSPINA VILLALBA

Cordial saludo,

Usted ha sido designado jurado de votación para las ELECCIONES DE PRESIDENTE Y VICEPRESIDENTE DE LA REPÚBLICA 2022 a celebrarse el DOMINGO 29 DE MAYO DE 2022 […]  IMPORTANTE: Señor jurado en la eventualidad de que se lleve a cabo segunda vuelta Presidencial para el día 19 de junio de 2022, usted tendrá que desempeñar sus funciones, en el mismo lugar, puesto y mesa de votación.”

II.

Memoria del Palacio, collage de la serie Proyecto Bogotá (1996), Gustavo Zalamea

III.

Barrio La Macarena, centro de Bogotá, la Registraduría reservó nuestra mesa electoral para que hombres mayores de 50 años vinieran a votar. ¿Dónde están los jóvenes que se estrenaban como votantes y los que participaron en el Paro Nacional? ¿Estarán de puente festivo? ¿Vendrán el próximo 19 de junio a votar?

Desde las 8 de la mañana hasta las 4 de la tarde vi a los hombres votar: miembros díscolos de la bohemia intelectual de la zona, decanos universitarios, funcionarios de instituciones culturales, ovejas negras de familias hidalgas del Bozque Izquierdo al lado de mensajeros, tenderos y comerciantes de La Perseverancia; vi venir a uno que otro habitante de los cotizados penthouse de las Torres del Parque de Salmona al lado de los que tienen problema para pagar la cuota de administración y el próximo predial.

Total: 230 votos. 104 para Gustavo Petro, 48 para Federico Gutiérrez, 39 para Sergio Fajardo y 33 para Rodolfo Hernández.

La sede de la campaña de Federico Gutiérrez, el candidato del uribismo, se ve vacía, como si ya supieran de antemano del resultado y ningún peso pesado de la industria o del partido de gobierno hubiera ido a riesgo de salir en la foto de la derrota. El candidato testaferro del Centro Democrático esa misma noche anunció su voto por Rodolfo Hernández.

Ángel Becassino, el director de comunicaciones y “spin doctor” de Hernández, dice que mientras el acompañante de la campaña de Francia Márquez Mina a la vicepresidencia da su discurso en el Salón Rojo del Hotel Tequendama —un espacio reservado por la clase política tradicional para r su alternancia en el poder—, el candidato que lo contrató a él lo hace desde la cocina de su hogar. El publicista argentino Becassino sabe cómo contar el cuento, es poderosa la imagen austera del autócrata dominical: Hernández como “señor de la casa”.

IV.

Recordé que días antes de las elecciones, el 16 de mayo, vi al candidato Hernández en la fila del punto de seguridad a la entrada del muelle nacional del aeropuerto El Dorado. Alguien le cargaba su morral y el político caminaba en piloto automático con sus mocasines de hebilla dorada y con la mirada perdida en una conversación intensa que sostenía por celular: “como Contralor no se puede, tiene investigación…”, le oí decir. Pensé: este sueña con ser presidente.

El que va soñando soy yo. Más de 100 mil millones de neuronas que no paran de trinar y no se dieron cuenta de esto: un fallo en el sentir que dibuja los límites de mi pequeña burbuja existencial. En la escena del aeropuerto un guarda a lo lejos se atrevió a decirle al candidato Hernández: “el tapabocas, señor, el tapabocas”. Su cargamaletas le pasó un tapabocas y el político se lo puso sin apartar el celular de la boca mientras seguían sus tapados con el país por oficina.


Lunes 30 de mayo

I.

Hace unas semanas la artista Doris Salcedo, antes de la consulta del Partido Centro Esperanza, hizo público su apoyo a la campaña de Sergio Fajardo. La toma de posición política de Salcedo es una epifanía más para entender el centro de su vida y obra. Su hazaña también abre preguntas: si las personas del arte y la cultura ven que su camino los lleva a participar activamente en el escenario de la figuración política, ¿habrá políticos que, por extensión, dirán que la política es un arte y ellos los artistas?

“La política es también un arte, quizá el arte más elevado y más vasto que exista y nosotros, que damos forma a la política alemana moderna, nos sentimos como artistas a los cuales les ha sido confiada la más elevada responsabilidad de formar, partiendo de la masa bruta, la imagen sólida y plena de un pueblo […] La política es el arte plástico del estado. […] Cada vez que oigo la palabra cultura, me dan ganas de sacar la pistola.”

—Joseph Goebbels

Cecilia Suárez (mamá de Rodolfo Hernández): “Soy feliz echando plomo…”

Vicky Dávila: “Mejor dicho, me tengo que portar bien en esta entrevista…”

Cecilia Suárez : “Yo cargo revolver…”

II.

El candidato Hernández es como un clon criollo de un Tío Rico conocido o por conocer: es papá, tío o abuelo al que estamos ligados por bastardismo, por genética, por arribismo o por la ilusión subliminal de que algo vamos a heredar al final de la telenovela electoral. La mamá de una amiga votó Hernández, sus amigas del WhatsApp , bioenergéticas, setenteras, gente nueva era que medita, lo mismo. Dicen que les salió por Facebook la entrevista en Semana (el algoritmo las tiene identificadas y geoposicionadas). Ellas dicen que quedaron matadas con la idea de que reducirá el Estado, donará su salario, no robará porque es rico y combatirá la corrupción. No les da miedo este senil bonachón al que le perdonan sus descaches patriarcales porque es viejo, pero no comunista ni expropiador.

III.

Hernández dice que como presidente convertirá el Palacio de Nariño en un Museo de Arte Contemporáneo (su hermano, con quien anda distanciado, es curador). Rodolfo vive en un apartamento de 4800 millones de pesos en Vitrum, el edificio diseñado por el arquitecto Richard Meier al norte de la capital del país. Su “choza en Bogotá”, como la llama, es un espacio a la moda mínimalista, tipo tienda Apple Store, donde destacan unas sillas de Phillipe Stark que llenan el vacío existente.

Este pobre hombre rico pretende ser un artista de la construcción, su uso del “Picasso Cubismo” es sublime, suspendido entre la vida y la muerte, como el audio que circula donde Hernández amenaza a otra persona: “Me hago desguevar hijueputa si usted sigue jodiendome. Hijueputa, le pego su tiro, malparido”. El candidato increpó así a un arquitecto casado con una pariente de él que le compró un apartamento en “Picasso Cubismo”, uno de sus cientos de proyectos inmobiliarios. El cliente reclamaba por una falla persistente en el sistema de aguas negras de un inodoro.

“Kant tiene mucho que ver con el arte, encontré unas herramientas valiosísimas para la campaña política.”, dijo el hermano de Hernández, Gabriel, cuando le preguntaron sobre cómo fue la campaña de Rodolfo con que ganaron la Alcaldía de Bucaramanga en 2015. Su hermano “fue el artífice […] de convencerlo de que había dos formas de llegar, una comprando la Alcaldía y otra moviendo emociones, que fue en últimas la que se escogió”, dice alguien en la entrevista.

Hernández en su apartamento “blanco white” se muestra como un “hombre de gusto”. Tal vez gusta del arte por astucia: pretende atribuirse la misma libertad de un creador. En política el reverso de este decorado se llama autoritarismo, la materia ya no es plástica, es gente, y él, como autócrata, es un ingeniero social que nos pretende modelar. Cuando se lanzó para la alcaldía de Bucaramanga el movimiento que apalancó con su hermano se llamaba Lógica, ética, estética y prometieron casas a cambio de votos: llegaron los votos, fue el triunfó de la voluntad; las casas nunca llegaron.

Hernández promete gobernar por decreto, una de las órdenes ejecutivas que pretende ejecutar en su primer día de gobierno es la de “optimizar la aplicación de los recursos públicos, se define la austeridad como política pública”, se ordenan créditos y contracréditos en el presupuesto general y se crea el Museo Fernando Botero en la Casa de Nariño”.

El político Hernández define el arte por venir y propone convertir la casa presidencial en un museo para todo “ese patrimonio de artistas que tenemos y que estos politiqueros los tienen abandonados, arruinados, no les ayudan en nada, entonces, en vez de tener seis consejerías, usted tiene un museo”. La medida de austeridad omite que a cuatro cuadras del Palacio Nariño ya hay un Museo Botero andando por siempre y para siempre producto de la “autodonación” Botero y, a la redonda, en el centro de la ciudad, hay numerosos museos más de arte que suman décadas de estar ahí.

IV.

Trump = Lenguaje elemental al nivel de comprensión de un lector de cuarto grado de educación primaria.

Trump = Frases cortas, simples, de construcción gramatical básica, que cierran en palabras de pocas sílabas, de fácil entonación, recordación y asociación.

Trump = “Make America Great Again”

Hernández = “Hay que parar la robadera”, “No mentir, no robar, no traicionar!”


Martes 31 de mayo

¿Cuántas personas necesita Hernández para lucir natural y como loro repetir que “la única solución es acabar con este gobierno y para eso votar el domingo 29 por un cambio de verdad”? Hernández no es capaz de memorizar este libreto y necesita que su ángel guardián, Becassino, le repita y hagan de apuntador. Este es uno de los cientos de videos fabricados para vender la espontánidad del candidato Hernández por redes sociales, el autodenominado “Rey nacional del tik tok” nunca se presentó en una plaza pública y evadió los debates.

Así valora Hernández a sus clientes en el negocio inmobiliario: “Financio los edificitos que hago y cojo las hipotecas, esa es la vaca de leche. Imagínese, 15 años un hombrecito pagándome intereses. Eso es una delicia”, dice en una filtración.

Así valoraba Becassino al votante en una entrevista de 2017: “la búsqueda del voto es primitiva, fofa, perezosa, reiterando palabras y estéticas, no aportando innovación”.


Miércoles 1 de junio

I.

Becassino en medios perfuma de VERDAD los bollos de Hernández: “Lo único que tiene de parentesco con Donald Trump es que habla sencillo, claro y que el común de la gente entiende. Trump a diferencia de Rodolfo Hernández se basó en la mentira…” Becassino hace su trabajo, le pagan por mentir, y publicita silogismos donde, inadvertidamente y sin salirse del guion presupuestado, define al gobernante como autocrata: “Rodolfo Hernández se basa en la VERDAD, LA VERDAD DE ÉL. ÉL no se disfraza de nada y la VERDAD de lo que propone porque es lo que ÉL piensa que se DEBE hacer”.

II.

¿Por qué el candidato Hernández propone la fusión del Ministerio de Cultura con el Ministerio de Ambiente? Por astucia: usa dos entidades con pocos dolientes para enviar un mensaje grandilocuente de “austeridad”. ¿Por qué no hacen anuncios y decretos de cómo van a recortar al Ministerio de Defensa o a la Policía que recibe 42 veces el presupuesto del Ministerio de Cultura? Por cobardía, eso pondría a Hernández y a Becassino, y a su otro asesor, el escritor William Ospina, a dar explicaciones, sobre todo a las fuerzas armadas y a su amplia red de contratistas y vasos comunicantes con el poder del Centro Democrático.

En su programa de Políticas Culturales la campaña Hernández Presidente propone “intervenir arquitectónicamente, con curaduría de arte (estética), los escenarios culturales ya existentes.” ¿Quién habrá redactado eso? ¿William “Shakespeare” Ospina, Becassino, el candidato inmobiliario, su hermano el curador kantiano?


Jueves 2 de junio

William Ospina dice que la propuesta de Hernández “es compleja y un sector muy humilde de la sociedad colombiana también lo acompaña en esta propuesta por eso se necesitan debates más complejos.” ¿Compleja?

“Yo lo que veo en Rodolfo es una gran originalidad”, dice Ospina. Tal vez lo dice porque antes que política, lo que más destaca en la página de internet de Hernández es que se trata, sobre todo, de una campaña inmobiliaria: el candidato Hernández promete que como presidente contratará al Ingeniero Hernández para que construya lo que solo la compañía constructora de Hernández sabe construir bajo las órdenes de Hernández. La campaña inmobiliaria de Hernández sueña con edificar a escala nacional unidades, decenas, cientos y miles de “casa mi fortuna”, “ciudad justicia”, “ópera mi campo”.


Viernes 3 de junio

I.

“Las mentiras suelen ser mucho más plausibles, más atractivas para la razón que la realidad, ya que el mentiroso tiene la gran ventaja de saber de antemano lo que el público desea o espera oír”. —Hannah Arendt

II.

Becassino: “Ante la prensa Sergio dirá lo del “tema de mujeres”, decilo Sergio, “el tema de mujeres”. Rodolfo la embarró y dijo que “el ideal sería que las mujeres se dedicaran a la crianza de los hijos” y toca darle la vuelta a esa jodedera feminista de las pibas”

Fajardo: “#sepuede


Sábado 4 de junio

En las Leyes Fundamentales de la estupidez humana, Carlo Maria Cipolla propone un modelo de medición para el beneficio social. El economista italiano traza dos ejes, el beneficio propio y el beneficio ajeno, y hace una matriz que caracteriza a cuatro tipos de personas:

INCAUTAS: beneficio ajeno en detrimento del propio.

INTELIGENTES: beneficio propio y ajeno.

ESTÚPIDAS: desgracia propia y ajena.

MALVADAS: beneficio propio y perjuicio ajeno.

“Declarar probados y no desvirtuados los cargos que le fueron imputados al señor Rodolfo Hernández […] en su condición de Concejal principal de Piedecuesta [..] una sanción disciplinaria acorde con la gravedad de la falta, que no puede ser otra que la solicitud de destitución.”


Domingo 5 de junio

I.

“Los estafadores hicieron como que le ayudaban a ponerse la inexistente prenda y el emperador salió con ella en un desfile sin admitir que era demasiado inepto o estúpido como para poder verla. Toda la gente del pueblo alabó enfáticamente el traje con temor de que sus vecinos se dieran cuenta de que no podían verlo, hasta que un niño dijo: «¡Pero si va desnudo!».

La gente empezó a cuchichear la frase hasta que toda la multitud gritó que el emperador iba desnudo. El emperador lo escuchó y supo que tenían razón, pero levantó la cabeza y terminó el desfile.”

—El nuevo traje del emperador

Hans Christian Andersen

II.

Álvaro Uribe no ha trinado nada en seis días a sus cinco millones de seguidores.

COMPARTIR ARTÍCULO
Compartir en Facebook Compartir en LinkedIn Tweet Enviar por WhatsApp Enviar por WhatsApp Enviar por email

Lucas Ospina


Lucas Ospina


  • Ojalá lo lean
    (5)
  • Maravilloso
    (9)
  • KK
    (0)
  • Revelador
    (0)
  • Ni fú ni fá
    (0)
  • Merece MEME
    (0)

Relacionados

#ElNiusléterDe070 📬