Titulares en el microscopio

¿Ciencia para la guerra? #Incongruente

Hay un corto circuito entre el periodismo y la ciencia que produce reportajes disparatados, titulares sensacionalistas y una epidemia de desinformación. Este blog se encargará de poner esos disparates bajo el microscopio.

576

Lina Pinto

08.04.2014

 

 

En marzo de este año empezó a circular la revista sobre ciencia, tecnología e innovación Suma+mente, una apuesta de Publicaciones Semana en colaboración con Colciencias. Por primera vez la investigación realizada en el país tiene una vitrina para difundir los proyectos de índole científica nacionales y un espacio idóneo para desarrollar el periodismo científico e iniciativas de apropiación social del conocimiento. Vale la pena destacar la decisión de Publicaciones Semana de ahondar en los temas de ciencia y tecnología que, hasta ahora, habían ocupado puestos secundarios o “de relleno” en los medios escritos nacionales. Sin embargo, en relación al último número publicado por Suma+mente, quisiera plantear unas reflexiones.

El número 5 de la revista (julio-agosto) lleva por título “La Industria de la Defensa”. Si bien el artículo central comienza diciendo que no pretende hacer “una apología a la dura historia de los últimos 50 años” (p. 17), la revista publica seis artículos sobre este tema. De estos, cuatro son del contexto colombiano, y terminan reivindicando la producción de un conocimiento que, en su mayoría, tiene por objeto último aniquilarnos más eficientemente los unos a los otros.

Para ponerle una cara menos cruda al asunto, la revista repite en varias ocasiones que, a pesar de que ese conocimiento y sus aplicaciones han surgido bajo las motivaciones de la guerra, su uso ha traído beneficios al contexto civil; el internet, la aviación comercial y el microondas se citan como ejemplos a destacar. Sin embargo, esta es más una “feliz coincidencia” y no necesariamente la vía deseable a través de la cual debería hacerse ciencia. Más aún, es bastante cuestionable que sea Colciencias, una institución a la que su presupuesto no le alcanza ni para cubrir la actualización tecnológica de sus propios sistemas de información (me entenderán aquellos que hayan tratado de completar su hoja de vida en CvLac, o quienes hayan intentado aplicar a las convocatorias de esa entidad), quien haya co-financiado muchos de los de los proyectos de ciencia, tecnología e innovación (CTI) que dependen del Ministerio de Defensa, cuyo presupuesto, en rotundo contraste, es de los más voluminosos. Si el congreso aprueba el presupuesto de la Nación para 2015 –recientemente presentado por el Ministerio de Hacienda–,  28,28 billones de pesos se invertirán en defensa y policía, mientras que el 1,34% de este valor, es decir 379.000 millones de pesos, serán destinados a Colciencias. Incluso, Suma+mente también deja en claro que los recursos de regalías, que solo hasta hace un par de años se empezaron a destinar a CTI en un 10%, ya han sido empleados para desarrollar actividades de investigación con propósitos bélicos.

En un contexto en el que se pretende, de un lado, hacer la paz y, de otro, hacer de la ciencia la punta de lanza del desarrollo económico y social, resulta incongruente que la locomotora de la innovación esté jalonando la guerra y no escenarios pacíficos o de postconflicto. La ciencia de relevancia social, aquella que se hace de cara a los problemas que están a la base de la violencia en Colombia, ha contado con muy escaso apoyo estatal y políticas poco acertadas y cortoplacistas. Si esa ciencia, además, está dejando de recibir apoyo financiero porque los recursos están siendo encauzados hacia una ciencia bélica, surge un asunto que merece una discusión más amplia y totalmente relevante en este momento histórico. Desafortunadamente, Versus, la sección que Suma+mente usualmente dedica a presentar dos posiciones encontradas en relación a temas controversiales, no estuvo dedicado a ese tema en esta oportunidad. Valdría la pena abrirle el espacio.

 

 

Esto me produce

  • Qué hueso
    0
  • Ojalá lo lean
    0
  • Para grabárselo
    0
  • AMO
    0
  • Uy, qué jevi
    0
  • Que la fuerza nos acompañe
    0
  • KK
    0