1034

Nuevo tarjetón, ¿mejores resultados?

26/10/2011

Una iniciativa nacida en un salón de clases intentó derrotar un fantasma que perseguía a las elecciones: el voto nulo. Los resultados muestran que quizás lo lograron.

1034

cerosetenta

26.10.2011

*(31/10/2011) Esta nota fue actualizada.

Las elecciones de este fin de semana cargan con una pesada cifra en sus hombros: un 10,6% de los votos de las elecciones parlamentarias del año pasado fueron anuladas por errores al marcar el tarjetón. La cifra (que no incluye los tarjetones no marcados) es alarmante si se piensa que en las elecciones de 2010 sumaron 1.403.913 votos anulados, muchos más de los votos que recibieron partidos como Cambio Radical y el PIN.

El año pasado, el voto nulo se graduó como la cuarta fuerza electoral del país. Desde que se implementó la reforma electoral, esa cifra ha crecido enormemente, pasando de una tasa de votos nulos del 2,7% en 1998, hasta el 10,6% actual. ¿Qué es lo que está fallando? ¿Qué efectos tiene esta cifra en la democracia colombiana? ¿Hay alguna forma de solucionarlo de manera urgente?

Una alianza interdisciplinariaentre el Departamento de Diseño y el de Ciencia Política de la Universidad de los Andes trabajó durante algo más de un año, en conjunto con la Registraduría Nacional, para responder esas preguntas y proponer una solución inmediata al problema. El resultado fue un nuevo tarjetón que circulará este fin de semana y que se espera que baje la tasa de votos nulos hasta un 3%.

Cerosetenta conversó con Monica Pachón, profesora asociada del Departamento de Ciencias Políticas y directora de Congreso Visible, y Ana Vélez, profesora del Departamento de Diseño, quienes conforman este equipo junto a Hernando Barragán, director del Departamento de Diseño.

 

070: ¿Cómo nació la idea de rediseñar el tarjetón?

Monica Pachón: En Congreso Visible, un proyecto del departamento de Ciencia Política de la Universidad de los Andes del que yo soy directora, nos pusimos en la tarea de analizar los resultados de las elecciones del 2010 y nos estrellamos con el hecho de que más de millón y medio de votos habían sido anulados.  En junio de 2010 fuimos a la Registraduría y les pedimos que nos dejaran hacer un diagnóstico para saber qué estaba pasando. El registrador reconoció que era un problema importante y que debía ser atacado. Así pues, revisamos una muestra de 22.000 votos (sufragados en el 2007) y nos dimos cuenta de que la razón que explicaba la nulidad del 70% de los votos era que la gente cometía errores, como no marcar partido. Se habían tejido muchas hipótesis sobre las razones de esa cantidad de votos anulados –como que la gente estaba votando mal a propósito para protestar– pero en ese momento quedaba claro que el problema era un sólo: el tarjetón no estaba funcionando. Lo votos se anulaban porque, por error, la gente terminaba votando doble y a veces triple. Es decir, un voto nulo.

070: ¿Cómo terminan uniéndose el Departamento de Ciencia Política y el Departamento de Diseño?

Ana Vélez: Todo empezó en una clase, un estudio de diseño que se dicta en los Andes donde el tema era Diseño para la democracia. En ese curso le propusimos a los estudiantes que hicieran proyectos que demostraran cómo el diseño podía desempeñar un papel importante en el mejoramiento de los procesos democráticos. Los estudiantes propusieron proyectos que iban desde sistemas de información que ayudaran a los invidentes en las elecciones, hasta plataformas para votos electrónicos; otros propusieron un rediseño del tarjetón. Decidimos invitar a Mónica como jurado de la entrega final, y aunque esos proyectos no alcanzaron a tener el desarrollo suficiente, sí fueron un abrebocas para ver el potencial que había en una unión de los dos departamentos.

070: ¿Cómo fue el proceso de rediseño?

AV:  Empezamos a hacer ejercicios en la Registraduría para tratar de entender de dónde venía el problema. Hicimos un simulacro de votación con un grupo de personas que ya habían respondido una encuesta socio-demográfica, para ver si era un problema de edad, de estrato o de nivel educativo. En el simulacro se le dio a cada participante, de manera aleatoria, una ficha con instrucciones donde se les explicaba por cual candidato debían votar. En algunas fichas les dábamos solo el logo del partido, en otras, solo el número, y en otras el número y el logo y con esa información debía encontrar a su candidato en dos versiones diferentes de los tarjetones: uno de control, con el tarjetón del 2007, y el otro con una primera propuesta de rediseño hecha por la Registraduría.

070: ¿Cuáles fueron los resultados de ese simulacro?

MP: En un principio vimos que con el tarjetón anterior hubo una tasa de votos nulos del 25%, mientras que con la versión rediseñada era del 13%. Es decir, hubo una reducción del 12%, lo que era significativo. Sin embargo, nos pasó algo particular: el voto es una cosa que mucha gente protege, y muchos no quisieron seguir las instrucciones y votar por el candidato que les habíamos pedido. Es decir, una persona de izquierda no votaría por una persona de derecha ni siquiera en un juego como el que les estábamos proponiendo. Dentro de nuestra muestra, mucha gente se reveló.

070: ¿Y cómo descubrieron eso?

AV: Porque los tarjetones estaban pegados a la ficha de instrucciones y a la encuesta socio-demográfica.

MP: …cuando descubrimos eso, y los sacamos de la muestra, la nulidad se nos bajó, con el tarjetón real al 15% (que es el promedio real nacional) y con el rediseño al 3%.

070: ¿Quiénes son las personas más propensas a cometer errores?

MP: Con la encuesta evaluamos tres cosas: edad, sexo y nivel de educación. Haciendo regresiones de probabilidad, descubrimos, por ejemplo, que a mayor edad, mayor confusión. No encontramos ninguna relación con el género. Es decir, hombres y mujeres votan igual. La gente con mayor nivel educativo, comete menos errores. Descubrimos también que a menor estrato, mayor tasa de nulidad. El otro sector que comete más errores es la gente que no tiene experiencia. Los ‘primivotantes’.

070: Y con respecto al tarjetón, ¿Qué pistas les dio el simulacro para la propuesta del rediseño?

AV: Vimos que la gente no leía las instrucciones, por ejemplo. O sea, que todo apuntaba a que entre más digeridas y más visuales fueran, pues mejor. Y una de las conclusiones a las que llegamos era que si la gente no iba a leer las instrucciones, pues por lo menos que tuveiran elementos gráficos que ayudaran a ententer. Entonces diseñamos unas instrucciones en las que aparece una mano que indica dónde y cómo se debe marcar el tarjetón.

AV: …Hicimos también algunas propuestas, que son muy sutiles, pero que terminan siendo importantes para hacer más amable y claro el tarjetón para el votante. Por ejemplo, propusimos que los números no fueran en negro al 100% sino en gris y que los bordes de las cajas fueran redondeados. Propusimos también poner los nombres de los partidos en una franja superior y no solo dentro del logo.  Muchas veces los logos son tan complejos que la gente no podía identificar el nombre del partido y a veces ni siquiera pueden reconocer el logo. Otra de las propuestas que hicimos fue poner los números de los candidatos de menor a mayor, incluyendo todos los números. Antes estaban en desorden y se saltaban algunos (415, 12, 170).

070: ¿Y cómo recibió la propuesta la Registraduría?

MP: Ellos adaptaron algunas de las propuestas y dejaron de lado otras. A las instrucciones visuales, por ejemplo, les pusieron un texto un poco más largo y con una letra más pequeña. Además le pusieron color a la mano.

AV: Nosotros, además, propusimos un tipo de letra más legible y ligera que ellos no implementaron. Pasa también que la Registraduría tiene una identidad visual establecida, con ciertos colores y tipos de letras.

070: ¿Quedaron contentos con la versión final?

AV: Sí, claro. En términos de diseño la Registraduría no aplicó todos los cambios que propusimos, pero lo importante es que en el momento de las elecciones se disminuyan los votos nulos. Creo que además de los cambios evidentes en el tarjetón, hicimos un aporte conceptual que dejó claro qué está fallando y por qué. Otra cosa importante es que implementaron los números sucesivos, y que las listas cerradas, que eran las más afectadas con los votos nulos porque la gente marcaba dos veces, quedaron sin números. Así la gente no tiene la posibilidad de cometer ese error, que era muy frecuente.

MP: Lo más importante es que le pusieron una instrucción clara al votante. Nosotros sabemos que la gente no lee instrucciones, entonces las instrucciones visuales son importantes. El objetivo es bajar las votaciones nulas y apoyar técnicamente a la Registraduría a que tome decisiones informadas.

070: ¿Creen que van a lograr reducir los votos nulos al 3%, cómo ocurrió en las pruebas piloto que hicieron?

MP: Yo estoy completamente segura de que se va a lograr. Los votos que se anulen en las elecciones de este fin de semana van a ser votos nulos de verdad; votos que la gente anuló a propósito como protesta. Y eso pasa también: gente que no marca sino que escribe cosas como ‘a mi no me gusta ninguno de estos candidatos’. El voto es una oportunidad para ese tipo de cosas y para retar al sistema.

Además del rediseño del tarjetón, el grupo de Los Andes creó también una campaña educativa audiovisual con el lema ‘Votar ahora es más facil’, para explicar a los ciudadanos las ventajas del nuevo tarjetón. La campaña se hizo con videos animados creados por Carlo Guillot.


(31/10/2011) Nota del editor: después de hecha la entrevista estos son los resultados entregados por la Registraduría Nacional que muestran un descenso significativo de votos nulos entre las elecciones de 2007 y 2011

 

Esto me produce

  • Qué hueso
    0
  • Ojalá lo lean
    0
  • Para grabárselo
    0
  • AMO
    0
  • Uy, qué jevi
    0
  • Que la fuerza nos acompañe
    0
  • KK
    0

Relacionados