Palabras en el rincón

Recomiendo leer a Caparrós

Yo recomiendo a todo periodista o quien quiera ser periodista o quien quiera escribir: leer, intensivamente, a Martín Caparrós. Martín Caparrós escribe. Suele hacer crónicas, novelas, ensayos, diatribas, blogs, tuits, entrevistas, provocaciones, retratos, panfletos. Escribe. Escribe mucho y se le da muy bien. Y no escribe por escribir, escribe porque piensa con su propia cabeza, […]

1415

Omar Rincón

15.11.2011

Yo recomiendo a todo periodista o quien quiera ser periodista o quien quiera escribir: leer, intensivamente, a Martín Caparrós.

Martín Caparrós escribe. Suele hacer crónicas, novelas, ensayos, diatribas, blogs, tuits, entrevistas, provocaciones, retratos, panfletos. Escribe. Escribe mucho y se le da muy bien.

Y no escribe por escribir, escribe porque piensa con su propia cabeza, tiene qué decir y sabe narrar muy bien.

Si uno lee a Martín Caparrós le pasan varias cosas: una, lo admira por su vitalidad narrativa; dos, lo envidia porque dice lo que uno hubiese querido pensar; tres, siente que, todavía,  es posible el disenso con recursos.

Lo mejor con Caparrós es que siempre sorprende al lector, bien sea cuando lo lea o cuando lo oye o cuando twittea o cuando conversa con periodistas.

Hay muchas razones para leer a Caparrós, he aquí 4:

1] Le gusta el fútbol, ama el fútbol y enloquece por Boca. Casi siempre se presenta como ese troglodita que va a la cancha y se enferma en cada jugada. Esta irresponsabilidad intelectual lo ha convertido en un gran narrador del fútbol. Creo, me late que en Colombia es del Santa Fe, lo cual lo haría más grandes. Recomiendo leer: Boquita, Planeta, Buenos Aires, 2004

2] Ya no quiere ser cronista porque los nuevos narradores de indias han dejado de ser políticos, ahora escriben de flora y fauna, o sea de flores, vegetales y animales. Y él hacía crónicas porque  quería “generar tensión que produzca algún efecto y no que lo evite” y es que cree que “los cronistas están agrandados. A mí me gustaba ser cronista cuando eso era molesto, complicado, cuando la gente no sabía qué era, pero además de eso, que es mi capricho, lo que creo es que una crónica debe tener una intención política. Ahora se hace crónica de cualquier cosa, es como si fuera un amaneramiento de la crónica,  un manierismo del género. Tiene que haber dos o tres condiciones que la politizan, el hecho de mirar hacia otro lado de los objetos de la mirada periodística habitual, ese rompimiento con la primera persona, y desbaratar la pretensión de ser una máquina de verdades” (Ver: http://www.elespectador.com/impreso/cultura/cultura/articuloimpreso42958-los-diarios-desdenan-sus-lectores ).

Recomiendo leer: Una luna, Anagrama, Barcelona, 2009… un viaje personal por el mundo en lo que dura una luna, allí se podrá encontrar las reflexiones más profundas y cotidianas de lo que significa vivir en estos tiempos de globalización light llena de miserias locales y además retratos, historias, experiencias del lado oscuro que nos habita.

3] Acaba de ganar el premio Herralde de Novela 2011 con su novela “Los living”. No la he leído pero si es un imperdible por todo lo anterior que le he leído. 7 de noviembre escribe Caparrós en su blog: “Entonces un día te llaman de Anagrama y te dicen oye, ¿tú podrías estar en Barcelona el lunes 7? Y yo que qué lunes 7 y ellos que de noviembre por supuesto y yo que bueno, que por poder podría, pero que cómo, que por qué. Y del otro lado un silencio fugaz, y yo que recuerdo que el premio Herralde se anuncia el lunes 7 de noviembre y un relativo salto: –¿Es por lo del premio? –Bueno, sí, tiene que ver con eso”

Acerca de la novela: Su protagonista, Nito, nace en Buenos Aires en 1974, el mismo día en que muere Juan Domingo Perón. Su infancia es una cualquiera hasta que muere su abuelo y su padre, y él empieza a obsesionarse con el tránsito entre la vida y la muerte y a preguntarse cosas como si siguen entre nosotros y si se puede mantener el contacto con ellos.El tono de Los Living es de farsa trágica, “fuertemente argentina, porque empieza de un modo y parece una cosa, pero acaba siendo otra”, avisó Caparrós. No en balde, una revista italiana bautizó a Caparrós como el “perturbador sistemático, el sembrador de dudas”, recordó el editor de Anagrama, Jorge Herralde.

4] Tiene blog. Se llama pamplinas. http://blogs.elpais.com/pamplinas/ Y se publica en El País de España. “Pamplinas es un intento –insistentemente fracasado– de mirar el mundo desde la Argentina, o la Argentina desde algún otro mundo. Con esa premisa, el autor pensó llamarlo Cháchara, pero le pareció demasiado pretencioso. Desde las pampas argentinas, pues: Pamplinas”. Y aquí escribe con desenfado, con ganas de decir, con posibilidades de pensar o joder. Y escribe largoooo. Tal vez muy largo para mi gusto y tiempo. Pero es que Caparrós escribe, le gusta escribir, por eso lo que hace es escribir. He aquí un ejemplo de su blog: “Llevo unos días en Barcelona y, más allá de las felices circunstancias, estoy feliz: he descubierto que soy portador –más o menos sano– de un supuesto saber. No por mí mismo sino por argentino: soy un espécimen de esa fauna que debería saber cómo vivir en una crisis, qué hacer para sobrevivirla. Y eso nos da un lugar, en estos días, en esta España aterrada ante un derrumbe que, aunque resulte –en términos sudacas– lento, casi amable, no parece parar”. Y hay muchos más entradas lúcidas para pensar y aprender a escribir, aprender a escribir pensando. Todo un agasajo para la vida leer el blog de Caparrós.

Bonus Track 1: 10 artículos de Martín Caparrós en SOHOhttp://www.soho.com.co/web/articulo/10-articulos-martin-caparros-soho/25043

Un adelanto de EL PUEBLO MÁS DENSO DE COLOMBIA (publicado 10/9/2006): “En el Islote no vive ningún muerto. Solo vivos: el Islote es el único lugar del mundo donde no hay más que vivos. Desde que se hicieron hombres, los hombres y mujeres convivieron con sus muertos: metieron a sus muertos en cavernas, tinajas, cajas de madera, hoyos en la tierra y los guardaron dentro de su espacio. En el Islote no hay espacio: los vivos viven apiñados, los muertos viven fuera —en un cementerio chiquito muy atacado de maleza en otra isla. Dicen que cada vez que un islotero se muere lo ponen en su cajón, le rezan, lo encomiendan a la virgen del Carmen y, por fin, lo cargan en la lancha; entonces buena parte de sus vecinos lo acompaña hasta la isla de Tintipán, lo deja ahí, y se vuelve.”

Bonus Track 2: texto sobre Caparrós en El Tiempo, noviembre 12, 2011: El argentino Martín Caparrós es tan polifacético como polémico Por: MARÍA PAULINA ORTIZ 

http://www.eltiempo.com/entretenimiento/libros/ARTICULO-WEB-NEW_NOTA_INTERIOR-10755029.html

“No soy neutral; nunca lo fui, no quiero serlo. Tengo ideas, solo que trato de desconfiar de ellas: de ponerlas a prueba”, dijo en este reportaje.

Esto me produce

  • Qué hueso
    0
  • Ojalá lo lean
    2
  • Para grabárselo
    0
  • AMO
    2
  • Uy, qué jevi
    0
  • Que la fuerza nos acompañe
    1
  • KK
    0