Columnas

Oaxaca, Oaxaca

Dos corazones palpitan en la ciudad de Oaxaca, en el sur de México. El primero, por supuesto, son los mestizos. Esos hechos de la mezcla, hijos de la violación de la conquista de América. “Nuestra madre es México”, afirma Juan Martínez, un hombre que supera los 40, de sangre blanca y zapoteca, y que luego […]

1913

Alejandro Gómez Dugand

08.11.2013

Dos corazones palpitan en la ciudad de Oaxaca, en el sur de México. El primero, por supuesto, son los mestizos. Esos hechos de la mezcla, hijos de la violación de la conquista de América. “Nuestra madre es México”, afirma Juan Martínez, un hombre que supera los 40, de sangre blanca y zapoteca, y que luego de tener que abandonar sus estudios universitarios en la capital a causa de los disturbios del 68, cuya culminación fue la matanza de Tlatelolco, se dedica hoy a ser guía turístico en el DF. “Nuestro padre”, remata Juan, “es Cortez”. La selección de géneros, por supuesto, no es arbitraria.

Los mestizos, engendrados de una madre vulnerada y un padre violento y ausente, ocupan toda la ciudad. Son los ricos, la clase media y los pobres. Los que preparan los moles negros y colorados y los que los comen en puestos del mercado 20 de de Noviembre o en restaurantes de autor como Casa Oaxaca. Son los que tocan las tubas y las trompetas de la música Oaxaqueña y del Istmo y los que pagan las carísimas boletas para ver la Guelaguetza, el evento oaxaqueño de danza anual por excelencia. Los que llegan del DF, de Monterey, de Puebla y Guanajuato y Guadalajara y Aguascalientes. Los jarochos y los jaliscos.

El otro corazón palpita a duras penas. Palpita en el corazón de cuerpos pequeños y de piel oscura. Es el corazón de los indígenas, los pocos que Cortez y sus mercenarios dejaron con vida. Oaxaca que uno de los estados con mayor presencia indígena y también uno de los más pobres. La relación entre ambos, por supuesto, no es arbitraria.

Esto me produce

  • Qué hueso
    0
  • Ojalá lo lean
    0
  • Para grabárselo
    0
  • AMO
    0
  • Uy, qué jevi
    0
  • Que la fuerza nos acompañe
    0
  • KK
    1