La nueva decisión del caso Dilan Cruz, explicada

La Corte Suprema ordenó que se vuelva a estudiar si el caso debe ser investigado por la justicia penal militar y se tengan en cuenta todas las pruebas. Lo que está en juego es la posibilidad de que el caso quede en la impunidad.

María Fernanda Fitzgerald

24.04.2020

Desde el 18 de diciembre del año pasado, el caso de Dilan Cruz estaba siendo investigado por la justicia penal militar. La decisión la tomó el Consejo Superior de la Judicatura, la alta corte que decide si un delito cometido por un agente del Estado debe ser estudiado por la Fiscalía (es decir, la justicia ordinaria) o por la justicia penal militar, (cuando considere que el delito se cometió como un acto del servicio). 

Ayer, sin embargo, la Corte Suprema de Justicia anuló la  decisión inicial del Consejo Superior de la Judicatura porque no tuvo en cuenta todas las pruebas que hay en el expediente sino solamente las que había presentado el agente del Esmad que le disparó a Dilan y cuatro de sus subalternos. Y es que al menos en la declaración del agente que le disparó a Dilan hay varios hechos que no cuadran, como contamos en esta historia

Por lo tanto, la Corte le ordenó al Consejo Superior de la Judicatura que volviera a estudiar el caso –esta vez, con todas las pruebas– y decida si se queda en la justicia penal militar o pasa a la justicia ordinaria. Entre las pruebas que tendrá que estudiar ahora están los testimonios de defensores de derechos humanos que fueron testigos ese día, los videos y reconstrucciones de los hechos que adjuntó la defensa de la familia de Dilan. 

“La Corte Suprema está dándonos la razón en el sentido en que se está reconociendo que se violentaron los derechos de las víctimas”, dice Fernando Rodríguez Kekhan, abogado representante de la familia de Dilan Cruz. 

Sin embargo, para él, esta victoria es agridulce. Primero porque lo que había pedido la defensa de la familia de Dilan era que la Corte Suprema tomara la decisión de si el caso se quedaría en la justicia penal militar o debía pasar a la ordinaria y “no simplemente que se declarara una nulidad”, como dice Rodríguez. 

Sin embargo, para él, esta victoria es agridulce

Y segundo, porque quienes tendrán que revisar nuevamente la decisión son los mismos que ya tomaron la primera: “hay que ver qué tan conveniente es que los magistrados, que fueron los que tomaron una decisión negativa en principio, sean los mismos que resuelvan ahora nuevamente el requerimiento de la Corte Suprema. En términos más concretos podríamos entrar a pedir que se declaren impedidos”, dice. 

La principal preocupación del abogado y de la familia de Dilan es que, al ser estudiado por la justicia penal militar, el caso quede en la impunidad porque, dice, “serían pares, personal militar, quienes estarían juzgando a un compañero de armas”. Por eso, según él, no habría la imparcialidad necesaria para el juicio. 

Aún así, que el caso sea investigado por la Fiscalía no es garantía de que no habrá impunidad.

Como contó La Liga Contra el Silencio, hasta diciembre del 2019, la justicia penal militar adelantaba cinco procesos contra nueve agentes del Esmad por el homicidio de cinco personas ocurridos en medio de alguna protesta entre 2009 y octubre de 2019. Todos los casos se relacionan con el uso indebido de la fuerza. Además, esa justicia estudia otros 34 casos contra 85 agentes (ya sindicados o judicializados) por lesiones personales contra 42 personas, y tres procesos de abuso de autoridad contra cuatro agentes del Esmad sindicados o judicializados contra 3 víctimas. 

070 recomienda...

El segundo a segundo del disparo que mató a Dilan Cruz.

Click aca para ver

Aún así, que el caso sea investigado por la Fiscalía no es garantía de que no habrá impunidad.

Un ejemplo es el caso de Nicolás Neira, estudiante de 15 años que murió tras ser impactado en la cabeza por un gas lacrimógeno que lanzó un agente del Esmad durante las manifestaciones del día del trabajo en 2005. Después de 14 años, el caso sigue impune y la investigación que adelanta la Fiscalía todavía está en etapa preparatoria, es decir, se siguen preparando las pruebas para el juicio. 

Neira y Dilan Cruz son dos de las 34 víctimas que han muerto por acciones del Esmad, una fuerza que en teoría no es letal, en sus 20 años de existencia.

Sus familias seguirán reclamando justicia y honrando su memoria

Esto me produce

  • Qué hueso
    0
  • Ojalá lo lean
    1
  • Para grabárselo
    1
  • AMO
    1
  • Uy, qué jevi
    0
  • Que la fuerza nos acompañe
    4
  • KK
    2

Relacionados