Los creyentes de Kopp

Susurrándole al oído, llevándole flores o polichando su cuerpo, suplican sus pedidos. Diariamente, decenas de personas visitan la estátua de un alemán que –dicen– hace milagros a quien lo visita.

por

Manuela Muñoz y Mónica Méndez

Es biólogo, maestro en arte y magister en periodismo de la Universidad de los Andes. Actualmente es periodista independiente y profesor de periodismo. Sus historias han sido publicadas en medios como RFI en español, Radio Ambulante, Arcadia, La Silla Vacía y Soundtruck. Es adicto a los conciertos. @cheivs


30.07.2014

Foto: Manuela Muñoz y Mónica Méndez

¿Cree usted que los muertos pueden cambiar su vida? Este reportaje contiene los testimonios de algunos creyentes que confían en que al susurrar sus plegarias a la estatua de Leo Kopp, su suerte mejorará.

“Un lunes, frente a su mausoleo, hay  una fila de unas 15 personas. Hay una señora bajita de unos 60 años, pelo corto y teñido de negro. Mira al frente y susurra alguna oración. Detrás hay una persona que no parece mujer, lleva jeans y el pelo largo y café claro, recogido. Se para sostenida en un pie y cruza los brazos. Detrás de ella, hay un anciano de pantalones y zapatos cafés y una chaqueta azul oscura. Avanza con dificultad, y mantiene la mirada altiva. Al rato llega una joven de piernas gruesas y chaqueta abullonada, con gafas oscuras y el pelo apretado en una moña. Lleva cinco rosas rojas y parece más inquieta que los demás. Después llega una pareja con su hija de unos 6 años. Ella lleva jeans oscuros, botas altas negras y chaqueta de cuero del mismo color. Tendrá unos 35 años. Su pareja parece más joven, y lleva un abrigo de terciopelo veteado de blanco y marrón. Mientras uno de ellos está en su turno hablándole al oído a la estatua, todos ellos miran al suelo, cruzan los brazos, esperan en silencio. Cada uno va poniéndole ramos de flores: astroemelias amarillas y rojas, rosas rosadas y blancas. Se las ponen en las manos, en el cuello, en las piernas.”

Fragmento de la crónica Los milagrosos muertos del cementerio central de Carolina Jiménez.

 

* Manuela Muñoz y Mónica Méndez realizaron esta nota en el marco de la clase Laboratorio de medios de la opción en periodismo del CEPER.

COMPARTIR ARTÍCULO
Compartir en Facebook Compartir en LinkedIn Tweet Enviar por WhatsApp Enviar por WhatsApp Enviar por email

Manuela Muñoz y Mónica Méndez

Es biólogo, maestro en arte y magister en periodismo de la Universidad de los Andes. Actualmente es periodista independiente y profesor de periodismo. Sus historias han sido publicadas en medios como RFI en español, Radio Ambulante, Arcadia, La Silla Vacía y Soundtruck. Es adicto a los conciertos. @cheivs


BIO

Manuela Muñoz y Mónica Méndez

Es biólogo, maestro en arte y magister en periodismo de la Universidad de los Andes. Actualmente es periodista independiente y profesor de periodismo. Sus historias han sido publicadas en medios como RFI en español, Radio Ambulante, Arcadia, La Silla Vacía y Soundtruck. Es adicto a los conciertos. @cheivs


  • Ojalá lo lean
    (1)
  • Maravilloso
    (0)
  • KK
    (3)
  • Revelador
    (0)
  • Ni fú ni fá
    (0)
  • Merece MEME
    (0)

Relacionados

#ElNiusléterDe070 📬