1584

Germán Téllez: el arquitecto de la luz

25/01/2012

Marc Jané, curador de la exposición fotográfica “Escribir con luz”, del arquitecto, historiador y fotógrafo, Germán Téllez, cuenta la historia detrás de un clic.

1584

Alejandro Gómez Dugand

25.01.2012

Lugar: Sala de exposiciones edificio Julio Mario Santo Domingo. Calle 21 No. 1-20. Universidad de los Andes

Fechas: La exposición estará abierta hasta el 31 de enero

Horarios: De lunes a sábado de 8:00 AM a 5:00 PM

Entrada: Gratuita

Germán Téllez nunca ha usado una cámara digital. “No las entiende”, dice Marc Jané, profesor de arquitectura y curador de la exposición Escribir con luz, en la que se hace un recorrido por la obra fotográfica de Téllez. En vez de acomodarse a una moderna Canon digital, Téllez se ha armado de maquinas Leica, lentes Summaron, rollos Panatomic-X de Kodak y papeles de alto contraste Ilford o Agfa para imprimir sus fotos. Y sin duda, esta suerte de nostalgia que acompaña hoy a la fotografía análoga impregna su obra fotográfica.

Pero por supuesto no es lo único: la mirada de Téllez no es la mirada de cualquier fotógrafo porque él, antes que nada, es arquitecto. Es, de hecho, el primer graduado de arquitectura de la universidad de los Andes, departamento en el que además ha trabajado durante muchos años y en el que ha sido una suerte de piedra angular. El aporte de su trabajo como profesor, historiador, restaurador y, en esencia, apasionado por el oficio arquitectónico es incalculable. Este embelesamiento por las formas, por la líneas y por las estructuras es sin duda un leitmotif en su obra fotográfica. Pero hay también una visión crítica, una cuestionamiento, quizás, a los efectos arbitrarios y fallidos de la modernidad. Téllez, nacido en 1933, ha sido un testigo privilegiado de ese proceso de modernización de la sociedad colombiana y de sus ciudades, ya sea desde su mirada de arquitecto o desde el visor de una cámara Leica de 35mm.

Pero una vez más, esto no es lo único que puede reconocerse en Escribir con luz: Germán Téllez logra sobrepasar el mote de “arquitecto  que toma fotos” y deambula a veces por paisajes absurdos, por escenas cargadas de humor e ironía y por momentos que hablan más de poesía que de estructuras. Téllez acompaña la gran mayoría de sus fotos con un corto texto escrito directamente sobre la foto. Los textos son a veces extractos de poemas y aveces anotaciones personales que obligan al espectador a encontrar una segunda mirada, a repensar su primera intuición. Sin que uno se de cuenta, Téllez logra hacer de cada foto (incluso de aquellas, como las de edificios, que podrían ser potencialmente tan distantes para alguien que no sepa de arquitectura) una experiencia íntima. Uno, sin darse cuenta, pasa de foto en foto tratando de adivinar cómo funciona la mirada de una de las mentes más influyentes en la arquitectura colombiana.

Esto me produce

  • Qué hueso
    0
  • Ojalá lo lean
    1
  • Para grabárselo
    5
  • AMO
    1
  • Uy, qué jevi
    0
  • Que la fuerza nos acompañe
    0
  • KK
    3

Relacionados