Febrero: 20 mujeres asesinadas (casi una de cada tres era niña)

Se terminó febrero. Un mes en el que fueron asesinadas al menos 20 mujeres por ser mujeres. Seis eran niñas. A dos las mataron para vengarse de sus mamás.

Natalia Arenas

01.03.2020

A Tatiana la mató su papá y luego se suicidó. Tenía 4 años. 

Loren Daniela apareció degollada en la parte de atrás de su casa. Tenía 10. 

María Paula, de 14, murió envenenada junto con su hermana. Su mamá culpa a su expareja.

El cuerpo de Heidis apareció amarrado y con señales de tortura: 14 años. 

Yorjelis tenía 16. Fue degollada por su pareja.

Wirleydis apareció en una trocha desnuda, con señales de golpes y de tortura. La empalaron. Tenía 14 años. 

No todos estos crímenes llegaron a las páginas de los medios nacionales que ni siquiera las contaron en un ‘breve’. Todos, en cambio, publicaron y re-publicaron varias notas sobre el feminicidio de Fátima en México.

En febrero nos siguieron matando. Nos asfixiaron, nos degollaron, nos envenenaron, nos torturaron, nos violaron, nos dispararon, nos apuñalaron, nos prendieron fuego. Cuatro mujeres fueron desaparecidas antes de que sus cuerpos aparecieran sin vida. Una fue violada. Otras tres probablemente también. La mayoría, como siempre, fueron asesinadas por sus parejas o exparejas, dos con entrenamiento en el uso de armas. Y sólo en siete casos hay algún capturado.

Sabemos que las cifras sobre feminicidios cambian según las fuentes, y que en todos los casos hay un subregistro. Aún así, seguimos armando la lista de mujeres asesinadas por su condición de ser mujeres teniendo en cuenta no sólo el dictamen de la Fiscalía –que es la que tipifica este crimen– sino también las condiciones en las que las mataron: por la sevicia con las que las atacaron, porque la mayoría conocía a sus agresores, porque ellos las mataron porque sabían que podían, que tenían más fuerza que ellas, porque las mataron en zonas donde hasta los cuerpos de las mujeres están en disputa entre los grupos armados ilegales.

Este es el doloroso conteo de la mujeres que fueron asesinadas en el país en el mes de febrero y que esta revista construye, mes a mes, rescatando los casos registrados por la prensa, en su inmensa mayoría, regional y popular y por organizaciones que defienden los derechos de las mujeres. Sabemos que se trata de un subregistro, que además de estos hay muchos casos más, pero que el listado es también una postal de esta forma de violencia en Colombia.

I.

El 1 de febrero, Yeini Leonor Álvarez estaba celebrando una fiesta de 15 años de su hermana en la casa de su papá en Ciudad Bolívar, en Bogotá. Acababa de discutir con su pareja, un hombre de 35 años, y terminaron la relación. El hombre, sin embargo, se apareció en la fiesta, la atacó nueve veces con un cuchillo y luego huyó. Yeini tenía 20 años y trabajaba como mesera en una panadería. 

II.

La madrugada del 1 de febrero, Natalia Contreras Ríos estaba en la casa de su pareja, en Tunjuelito, cuando se desató una discusión entre ellos. Los vecinos, sin embargo, sólo oyeron los gritos de la Policía que intentaba entrar al apartamento. Encontraron a Natalia acostada sobre el piso, sin signos vitales. Su agresor estaba en la sala escupiendo espuma por la boca porque se había tomado un líquido limpiapisos después de asfixiarla con un saco. El agresor fue llevado al hospital donde la policía lo capturó. Natalia tenía 30 años. 

III.

Eliana Carrascal Ramos tomó la decisión de terminar la relación con su pareja de 44 años. El hombre, sin embargo, se negó a aceptarlo. En 2 de febrero, mientras Eliana estaba de visita en Canalete, Córdoba, tuvieron una discusión y él le dio dos puñaladas en el tórax. Eliana murió camino al Hospital. Tenía 25 años y trabajaba en Montería. La Policía no ha capturado a su agresor. 

IV.

Tatiana Tafur tenía 4 años. El 2 de febrero, mientras celebraba el cumpleaños de su abuelo en El Tambo, Cauca, Eivar Oliver Tafur Chacón, su papá, se la llevó con la promesa de comprarle unas papas fritas. Hacia las 4:30 de la tarde, un hombre encontró su cuerpo abandonado. La Policía halló luego el cuerpo de Eivar colgado de un árbol, sin vida. Una hermana de Tatiana contó que el padre de la niña había amenazado varias veces a su mamá, que lo dejó luego de someterla a violencia intrafamiliar: “Nos dijo que primero nos iba a hacer sufrir a nosotros y luego a la familia”. A ellas les tocó huir y refugiarse en una casa de paso. También pusieron una orden de restricción para que el padre no se pudiera acercar a Tatiana que, al final, no fue suficiente para protegerla.  

V.

Loren Daniela Montaño Cortés tenía 10 años y estudiaba en la Institución Educativa de Chilví, una vereda a las afueras de Tumaco, en Nariño. La tarde del 3 de febrero, sus padres la perdieron de vista de un momento a otro. La buscaron con los vecinos, en las casas de sus amigas. Nada. La siguieron buscando cada vez más desesperados. En la noche la encontraron degollada en la parte de atrás de la casa, entre unos matorrales. Todavía no hay pistas sobre sus agresores. Se sabe que la zona de rural de Tumaco está siendo disputada por actores armados ilegales. 

VI. y VII.

Las hermanas María Paula Gallego Valencia y Laura Valentina Santa Valencia murieron en un hospital de La Virginia, Risaralda, el 3 de febrero. Según los médicos, la muerte fue por envenenamiento. La mamá de las niñas apareció en un video publicado en un medio local diciendo que las niñas no se habían suicidado, sino que su expareja, a quién ella dejó, las envenenó. “Me dijo que me tenía una sorpresa y la sorpresa fue que me las mató”, dijo. María Paula tenía 14 años y Laura Valentina, 18. 

VIII.

Carolina Martínez Vallejo tenía 30 años y era madre de dos niños de 6 y 13 años. Trabajaba como administradora de una tienda en Argelia, Cauca. El 5 de febrero, en la madrugada, Carolina tuvo una fuerte discusión con su pareja y el papá de sus hijos. El hombre le pegó y luego cogió un martillo y le dio un golpe en la cabeza que la mató. Los vecinos de la pareja contaron que las peleas y los maltratos eran constantes por ataques de celos de él. Todavía no hay pistas sobre su agresor. 

IX. y X.

El 7 de febrero, Angie Paola Cruz Ariza discutió con su pareja, Argemiro Alberto Urrego Carmona, en un bar de Bucaramanga. Los acompañaba la amiga de Angie, Manuela Betancour Vélez. Los tres se montaron en un taxi y fueron al apartamento que compartían las dos amigas, ambas estudiantes de la Universidad Industrial de Santander. La pelea continuó en el apartamento. Urrego atacó con un cuchillo a Angie Paola. Manuela oyó gritos y cuando fue a ver qué pasaba, recibió otra puñalada de Urrego. Las dos murieron en el hospital. El agresor fue capturado. La Fiscalía le imputó los delitos de feminicidio agravado pero la juez sólo aceptó este delito para Angie Paola. Por el asesinato de Manuela le imputó el delito de homicidio agravado. Las dos estudiantes tenían 21 años. 

XI. 

Heidis Moreno Paez tenía 14 años y era estudiante de bachillerato en Necoclí, Antioquia. El 8 de febrero, su cuerpo apareció en una cañada. Tenía señales de tortura y estaba amarrada. Su familia dijo que no tenían noticias de ella hacía un día y medio pero no reportaron su desaparición. El cuerpo de Heidis fue exhumado y trasladado a Medellín para hacer una necropsia más profunda y tratar de encontrar pistas sobre sus asesinos. No se descarta que pudo haber agresión sexual.

XII.

Yorjelis Del Carmen Escandón Pacheco terminó el bachillerato el año pasado. Tenía 16. El 8 de febrero, la Policía encontró su cuerpo degollado, y junto a una enorme piedra machada de sangre, dentro de la casa con la que vivía con su pareja en Mahates, Bolívar. Los vecinos dijeron que vieron salir el día anterior a su novio de 22 en un mototaxi y que antes los oyeron tener una pelea ‘escandalosa’. Aunque la Policía capturó al novio, la Fiscalía lo dejó libre porque la captura no había sido en flagrancia. Lo capturaron otra vez el 18 de febrero, y esta vez, la Fiscalía le imputó el delito de feminicidio agravado y lo envió a prisión.  

XIII. 

El cuerpo Wirleydis Dayanis Puerta apareció en una trocha de Arjona, Bolívar el 9 de febrero. Estaba desnuda y tenía señales de tortura, golpes, heridas de cuchillo y había sido empalada. Wirleydis tenía 14 años, vivía con su papá en Colombia porque su mamá está enferma en Venezuela. “Ella no merecía morir así. Era una niña y no tenían que acabar con la vida de ella de esa manera”, dijo una tía de Wirleydis. La policía capturó a Luis Eduardo Márquez Martínez de 37 años. Según el alcalde del municipio, el hombre fue delatado por un amigo de él, que lo acompañó a buscar una manilla que se le había quedado en una zona enmontada del municipio. El testigo dice que vio el cuerpo de Wirleydis y que Márquez le pidió que no le dijera nada a nadie. Cuando la Policía fue a buscarlo hasta su casa, el hombre intentó huir. Además, encontraron varias prendas de vestir con manchas de sangre. La Fiscalía le imputó el delito de feminicidio agravado, cargos que Márquez no aceptó. Un juez lo envió a prisión.  

XIV.

Luz Irina Solis Sierra tenía 30 años, era madre de un niño de 3 y tenía 8 meses de embarazo. El 10 de febrero, unos vecinos encontraron su cuerpo con dos heridas de cuchillo en la cabeza en una zona alejada del barrio El Bajito, en Tumaco. Sus familiares dijeron que no tenía amenazas. Todavía no hay pistas sobre sus agresores. 

XV.

Los vecinos de Hilda Abaunza Mateus la oyeron discutir con su pareja desde temprano, el pasado 12 de febrero. Hubo gritos y dicen, un sonido muy fuerte, como un golpe. Justo después, la pareja de Hilda salió de la casa, en una vereda a 15 minutos de Güepsa, Santander. Ellos llamaron a la Policía. Encontraron a Hilda muerta por un golpe de un palo en la cabeza. El agresor fue capturado cuando intentaba huir. Hilda tenía 59 años. 

XVI. 

Bibiana Liseth Guzmán Ordóñez terminó la relación con su expareja. El 13 de febrero, estaba con su novio en un sector cercano a su casa en Cartago, Valle, cuando su expareja llegó a buscarla. Discutieron. Él le pidió que volvieran y ella se negó. El hombre se fue, pero al rato regresó y les disparó a ambos. Ella murió. El papá de Bibiana Liseth y su hermano menor fueron testigos del hecho y dicen que no terminaron muertos porque el hombre se quedó sin balas. Bibiana tenía 31 años y era madre de una niña de cinco años. Sus familiares contaron que el agresor ya la había amenazado el 9 de febrero. Dos días después la llamó a pedirle disculpas y luego regresó para matarla. La familia de ella dice que la Fiscalía expidió una orden de captura contra el agresor tres días después del crimen, a pesar de que ellos fueron testigos. Él había sido investigador de la Sijin y ahora trabaja como funcionario de la Fiscalía en La Unión, Valle. No ha sido capturado. 

XVII. 

El 16 de febrero, Luz Mary Loaiza Pérez estaba en su casa en el barrio La Avanzada de Medellín, cuando su expareja llegó a buscarla. Discutieron y él la atacó con un cuchillo hasta matarla. Al parecer luego se auto infligió heridas con el mismo cuchillo en un intento por suicidarse. Un hijo de Luz Mary los encontró y dio aviso a la Policía que capturó al agresor. Luz Mary tenía 49 años y era ama de casa. Hacía dos años que no vivía con su agresor de 46 años. 

XVIII.

July Valentina Gil Barrera tenía 22 años. El 17 de febrero un vendedor ambulante encontró su cuerpo semidesnudo y con señales de violencia en un caño que divide las localidades de Puente Aranda y Kennedy, en Bogotá. Según los vecinos, July era conocida en el sector y la vieron por última vez un día antes de encontrar su cuerpo. No hay pistas sobre sus agresores. 

XIX.

Dianis Esther Beleño Mero tenía 27 años y vivía en un barrio de invasión en el suroccidente de Barranquilla, era madre de un bebé de un año y otro de 24 días de nacido. El pasado 22 de febrero Dianis le reclamó a su pareja, Marlon Enrique Jiménez Ortiz, porque no tenían nada para comer y él se bebió toda la plata. El hombre entonces le roció gasolina y le prendió fuego. Cuando llegó a la Clínica, Dianis tenía quemaduras en el 70 % de su cuerpo. Los médicos la indujeron a coma y la conectaron a un respirador artificial que solo la mantuvo con vida seis días. Murió el 28 de febrero. La familia de Dianis contó que Marlon la sometía a constantes maltratos verbales y psicológicos: “ella callaba mucho lo que ese hombre le hacía y le decía. Ella se quedaba callada o esquivaba la conversación”, dijo su hermano. La Policía capturó al agresor que permanece hospitalizado por quemaduras en la mano. Dicen que cuando se recupere será judicializado por feminicidio. 

XX.

El cuerpo de Cindy Yulieth Morales Salguero estaba amarrado a la cama con señales de tortura y de violación. Así lo encontró la Policía en su casa en Florencia, Caquetá el 29 de febrero. El día anterior Cindy se había graduado de una especialización en gerencia de talento humano y llegó a su casa en la madrugada después de celebrar con sus familiares y amigos. Ellos denunciaron a su expareja, un miembro activo de la Sijin de la Policía, que desde noviembre, cuando Cindy acabó la relación, la perseguía y la acosaba. Cindy era administradora de empresas y trabajaba como gerente de zona de Avon. Tenía 28 años. 

Esto me produce

  • Qué hueso
    0
  • Ojalá lo lean
    6
  • Para grabárselo
    5
  • AMO
    1
  • Uy, qué jevi
    6
  • Que la fuerza nos acompañe
    9
  • KK
    6

Relacionados