Palabras en disputa

¿Es mejor prevenir?

¿Qué responsabilidades tiene frente a la prevención y persecución de la violencia sexual? ¿qué tipos de servicios debe habilitar la Universidad? ¿cuál ha sido la experiencia de otras universidades en este tema? ¿qué podemos hacer como comunidad universitaria para evitar que sucedan este tipo de situaciones?

981

No es Normal

17.05.2017

Nora Picasso[1]

@norapicasso

 

Desde hace algunos meses, el acoso y la violencia sexual en contextos universitarios ha ido ganando lugar en la discusión (ver cubrimiento 1, 2, 3, 4, 5, 6). Aunque desde No Es Normal hemos trabajado por exponer y visibilizar situaciones de acoso y discriminación que forman parte de la cotidianidad de muchas personas en la Universidad, hoy nos enfrentamos con nuevos retos: la violencia sexual en viviendas universitarias.

Este semestre la Universidad de los Andes inauguró “Séneca”, un servicio de viviendas universitarias. A pesar de que la Universidad ya tenía servicio de alojamiento en Chapinero, Séneca da la sensación de ser algo más parecido a los dormitorios que típicamente identificamos con las universidades gringas. ¿Por qué esto es un nuevo reto? No es un secreto que los dormitorios universitarios son lugares en los que la violencia sexual es un problema potencial[2]. Existen muchas historias de mujeres que fueron víctimas de abuso por parte de otros estudiantes[3] y, también se sabe, que este tipo de situaciones son poco denunciadas. Y digo que representa nuevos retos porque plantea preguntas que la Universidad necesariamente tendrá que resolver: ¿Séneca forma parte del campus de la Universidad? (nuestra posición es que sí, dado que forma parte de las áreas controladas y aseguradas por la Universidad, entre otras razones) Si esto es así, ¿qué responsabilidades tiene frente a la prevención y persecución de la violencia sexual? ¿qué tipos de servicios debe habilitar la Universidad? ¿cuál ha sido la experiencia de otras universidades en este tema? ¿qué podemos hacer como comunidad universitaria para evitar que sucedan este tipo de situaciones?

En 2012 tuve oportunidad de quedarme unos días en los dormitorios de American University. Los baños, que eran para todo el piso, estaban llenos de letreros que decían “No es no” y teléfonos de emergencia para casos de abuso sexual. Los pasillos, pizarrones y cuartos también tenían mensajes para la prevención del abuso. Incluso, quienes se quedaron todo el verano en los dormitorios asistieron a una charla sobre la importancia del consentimiento al momento de tener relaciones sexuales y cómo el alcohol influenciaba en el consentimiento o la falta de este. Pero, ¿por qué valía la pena apostarle a la prevención? El “chisme” era que un año antes habían abusado de una estudiante en los dormitorios. Como consecuencia de eso, la universidad había emprendido una campaña para “prevenir” el abuso. Prevenir. Después de que ya había sucedido.

 

Cartografía de espacios seguros y no seguros. Foto: Nora Picasso
Cartografía de espacios seguros y no seguros en la universidad. Foto: Nora Picasso

 

¿Por qué siempre esperamos a que ocurran estas situaciones para emprender campañas de sensibilización? ¿por qué tenemos que esperar a que a una mujer la violen, la golpeen, la maten, para comenzar a hablar del tema abiertamente? (porque no nos enteramos, pero estas son cosas que le pasan a personas que forman parte de la Universidad) Si hay algo que ciertos feminismos han criticado es, precisamente, la poca inversión que se hace en la prevención. El sistema está diseñado para actuar después, es decir, una vez que el hecho ya sucedió. Con esto no quiero insinuar que los reglamentos, procedimientos y sanciones no son importantes, sino que, si se tiene en cuenta el bajo índice de denuncia ¿cuál es su verdadera utilidad?

En estos últimos años, algunas universidades gringas se han visto implicadas en escándalos mediáticos los que mujeres víctimas de violencia u acoso sexual, han salido a denunciar públicamente. Como consecuencia de ello, si visitamos las páginas de universidades como Harvard, Yale, Columbia, Berkeley, encontramos secciones enteras sobre el acoso y el abuso sexual: información sobre qué es, a quién acudir en caso de encontrarse en una situación de ese tipo, qué clase de apoyo presta la Universidad, etcétera. Es importante que las universidades, de la mano de los colectivos estudiantiles y profesores/as interesadas en el tema, se involucren en la prevención y generación de información para quienes viven situaciones de violencia u acoso sexual. Es importante también, que este interés surja antes de que estas cosas pasen.

 

Cartografía de espacios seguros y no seguros en la universidad
Cartografía de espacios seguros y no seguros en la universidad. Foto: Angélica Cocomá

 

 

Es muy importante que la Universidad de los Andes inicie pronto campañas focalizadas en la prevención de la violencia y el acoso sexual. Sobre todo, que brinde información sobre qué son y cuáles son las rutas a seguir en caso de ser víctima. ¿Por qué esperar a que ocurra un incidente? ¿Por qué no aprender de la experiencia y comenzar a invertir en la prevención? Es una deuda que está pendiente.

 

[1] Gracias a Angélica Cocomá, María Ximena Dávila y Juan Carlos Rincón por los comentarios.

[2] Ver también: ¿Por qué una de cada cinco universitarias de EEUU es víctima de abusos sexuales?  El Mundo, 2 de febrero de 2016, disponible en línea: http://www.elmundo.es/f5/campus/2016/02/02/56b106d822601de86c8b45ed.html; Sexual violence widespread at Quebec universities, study finds. CBC, 16 de enero de 2017, disponible en línea: http://www.cbc.ca/news/canada/montreal/sexual-assault-campus-quebec-victimization-1.3937527; Sexual harassment at ‘epidemic levels’ in UK universities. The guardian, 5 de marzo de 2017, disponible en línea: https://www.theguardian.com/education/2017/mar/05/students-staff-uk-universities-sexual-harassment-epidemic.

[3] In a Mattress, a Lever for Art and Political Protest. The New York Times, 21 de septiembre de 2014, disponible en línea: https://www.nytimes.com/2014/09/22/arts/design/in-a-mattress-a-fulcrum-of-art-and-political-protest.html?_r=0; Here’s the prowerful letter the Stanford victim read aloud to her attacker. Buzzfeed News, 3 de junio de 2016, disponible en línea: https://www.buzzfeed.com/katiejmbaker/heres-the-powerful-letter-the-stanford-victim-read-to-her-ra?utm_term=.vhpxZWRBaN#.yfkXGblEA8; Así es el acoso sexual en universidades de América Latina: omisiones y opacidad. Vice, 28 de noviembre de 2016, disponible en línea: https://news.vice.com/es/article/asi-acoso-sexual-universidades-america-latina-omisiones-opacidad; La Fiscalía no avanza en el caso de Juanita Díaz. Vice Colombia, 28 de marzo de 2017, disponible en línea: https://www.vice.com/es_co/article/la-fiscalia-no-avanza-en-el-caso-de-juanita-diaz.

Esto me produce

  • Qué hueso
    0
  • Mmmm
    0
  • Ojalá lo lean
    2
  • Para grabárselo
    0
  • Qué viaje
    0
  • Uy, qué jevi
    1
  • Que la fuerza nos acompañe
    0
  • KK
    0