687

El capitán del auto fantástico

12/05/2014

Cada fin de semana, un “yate” de cuatro ruedas y conductor de guantes blancos se toma Bogotá. La ciudad pinchada, la de clase, la que aparenta ser de clase y —en general— todo el que pueda pagarlo, son el objetivo de este capitán de tierra firme.

687

Alejandra Caicedo

12.05.2014

Diez personas, nueve metros de silla, tres pantallas de video, un equipo de sonido estéreo, cristalería para todo tipo de licor, mini bar, aire acondicionado y luces de neón. Servicio 1A“.

Ese es el portafolio que Juan Pablo Niño -alto, trigueño, delgado- ofrece los fines de semana, cuando saca a pasear por las calles de la capital a “su yate blanco”, una limosina marca Chrysler del año 2006 cargada de lujo.

Él tiene que mantener una apariencia sobria y seria, como edecán de baile, porque sus pasajeros esperan sentirse como la crème de la crème en la Bogotá Pinchada. Con guantes, corbata y chaleco blanco, Niño ofrece más que un viaje: una experiencia.

Lo suyo es conducir, pero desde que se montó por primera vez a estos alargados vehículos, ya no quiere bajarse del bus. Pero entre semana le toca, porque debe llegar a su otro trabajo: un billar en el centro de la ciudad.

 

Alejandra Caicedo es comunicadora social y estudiante de la maestría en periodismo del CEPER. Esta nota se hizo en el marco de la edición Bogotá Pinchada, de la clase Narrativa multimedia.

Esto me produce

  • Qué hueso
    1
  • Mmmm
    0
  • Ojalá lo lean
    0
  • Para grabárselo
    0
  • Qué viaje
    0
  • Uy, qué jevi
    0
  • Que la fuerza nos acompañe
    0
  • KK
    0

Relacionados