La esquizofrenia de José Antonio Ocampo

El ex ministro José Antonio Ocampo habla sobre la solidaridad en la economía y de su intento fallido de llegar a la cabeza del Banco Mundial.

734

Camilo Umaña

24.10.2012

La Economía está en deuda. No sólo las economías de los países están en deuda con sus ciudadanos sino también la teoría económica con los estudiantes, valga la redundancia. Temas como la distribución de ingreso o la sostenibilidad ambiental rara vez son incluidos dentro de los contenidos de las clases. ¿Qué piensa de eso? ¿Siente que la economía está en deuda?

Estoy totalmente de acuerdo, la economía sí está en deuda. Hay dos tendencias que a mí me preocupan de la enseñanza de la economía hoy.  La primera tiene que ver con la solidaridad. Yo cada vez estoy más convencido de que no hay sistema de organización económica que funcione sin solidaridad. Y lo explico de la siguiente manera: yo estudié economía y sociología. En mi primera clase de economía me dijeron que la unidad de análisis es el individuo que maximiza sus intereses. En cambio en mi primera clase de sociología me dijeron que la unidad de análisis era la sociedad que intenta maximizar sus intereses. A raíz de eso desarrollé una esquizofrenia que no he podido superar. Aunque sinceramente creo que la forma de superarla está del lado de la sociología. En la economía nada funciona sin el elemento de la solidaridad.  Yo quisiera ver algunos modelos microeconómicos que partan del hecho de que la gente es solidaria.

La segunda tendencia tiene que ver con el uso extremo de la matemática. Las clases de economía se volvieron clases de matemáticas. Por eso, yo le repito permanentemente a mis estudiantes: si no me lo puede explicar con palabras es porque no lo entendió. Yo he visto a mucha gente que puede resolver el problema matemático pero que no logra entender el problema económico.

Pero igual ese estudiante que logra resolver el problema matemático sin entender la lógica económica puede ser el que saque las mejores notas.

Por eso, es un error. Yo creo que la matematización de la economía no necesariamente ha sido una gran virtud. Más aún, ha tendido a esconder un problema inherente a la economía: que está asociada a formas ideológicas.

Es importante entender que los desencuentros que tenemos los economistas no son desencuentros de matemáticas, sino son desencuentros de ideologías.

¿Otro de los problemas en la enseñanza de la economía podría ser que se aleja demasiado al estudiante de los problemas concretos del mundo real?

Yo pienso que los estudiantes deberían tener acceso a problemas más prácticos. Por ejemplo, la enseñanza de la macroeconomía o la microeconomía es más útil si gira entorno a problemas más concretos. Incluso es más valioso fijarse en la evidencia empírica que obsesionarse con la mera teoría.

¿Para un candidato al Banco Mundial, cuál es el camino para sacar a más gente de la pobreza?

Yo diría que hay dos temas esenciales en esta materia: por un lado el empleo y cómo hacerlo más dinámico, y, por el otro, cómo tener un sistema de políticas sociales que le den a la gente capacidades y protección.

El Banco Mundial ha sido partidario de unas políticas que no necesariamente son las más adecuadas. Por ejemplo, en materia de empleo se recomienda hacer más libre la contratación de mano de obra con el propósito de mejorar los niveles de empleo. Pero yo no estoy seguro que la evidencia diga que esa sea la mejor forma de hacerlo. Por otro lado, en materia de políticas sociales hay una amplia evidencia que muestra que los sistemas universales son más redistributivos que los sistemas focalizados.

¿Existen en Colombia más problemas de voluntad política que de escasez de recursos para sacar a la gente de la pobreza?

Estrictamente hablando, todos estos países latinoamericanos podrían sacar a su gente de la pobreza extrema, pero existe un elemento que dificulta mucho que los gobiernos logren hacerlo: la desigualdad. Se lo pongo de la siguiente manera: curiosamente me pidieron en el PNUD (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo) que hiciera un trabajo sobre Europa Central y Oriental. Una de las cosas que más me impactó fueron los indicadores de desarrollo humano ajustado por desigualdad. Esos indicadores son inmensamente superiores en esos países que en los países latinoamericanos. Y es todo por la desigualdad, porque el nivel de ingreso es el mismo. Esos países cuentan con una herencia de buenos sistemas universales de educación y salud y buena distribución del ingreso, y eso se siente. Latinoamérica tiene exactamente lo contrario: una alta desigualdad. Y todavía se siente.

¿Le cree usted al presidente Santos cuando dice que las razones para no apoyar su candidatura a la dirección del Banco Mundial fueron que su candidatura debilitaría la campaña de Angelino a la OIT y que usted además de eso no tenía posibilidades reales de ganar?

Yo siempre consideré que esos argumentos eran muy débiles por muchos motivos. En primer lugar, porque no creo que mi candidatura haya tenido nada que ver con la de Angelino. Son dos temas totalmente diferentes. Segundo porque Angelino tenía muy pocas posibilidades, como se demostró además en la práctica. Y en tercer lugar, porque nunca se entendió que el proceso del Banco Mundial era un proceso simbólico. Era la primera vez que podía haber candidatos de países en desarrollo, lo que significaba que independientemente del resultado de la elección se estaba invirtiendo en un cambio en la institucionalidad mundial.

Hay algunos que dicen que el “no apoyo” se debió a diferencias ideológicas con el gabinete del presidente Santos. ¿Le cree usted a los que dicen esto?

Yo me he resistido a creer eso y ojalá no haya sido cierto, pero no lo puedo saber.

¿Cómo definiría usted al presidente Santos?

Una persona muy pragmática capaz de buscar formas de hacer las cosas. Así en mi caso no lo haya demostrado.

 

*Camilo Umaña es estudiante de economía de Los Andes. Esta entrevista fue originalmente publicada en el periódico EnD(e)uda.

Esto me produce

  • Qué hueso
    0
  • Ojalá lo lean
    1
  • Para grabárselo
    0
  • AMO
    0
  • Uy, qué jevi
    0
  • Que la fuerza nos acompañe
    0
  • KK
    0

Relacionados