Diciembre 2020: 27 mujeres asesinadas

Veintisiete mujeres fueron asesinadas en diciembre, veinte a manos de sus parejas o exparejas. Todas ellas se suman a las más de 292 mujeres asesinadas en el 2020

por

Valeria Díaz y Natalia Arenas

En la primera semana que llegó a trabajar como editora de esta revista, Natalia llenó las paredes de la redacción con letreros que rezan "No llore, llame!", "Al escribir —por caridad—, quítese la corbata" y "Reportería, reportería, reportería". Es politóloga de la Universidad de los Andes, donde también terminó una Maestría en Periodismo. Trabajó en la Silla Vacía y fue editora la Silla Pacífico. Toma más café del que debería.


13.03.2021

Veintisiete mujeres fueron asesinadas en diciembre, veinte a manos de sus parejas o exparejas. Cuatro eran menores de edad, cuatro eran venezolanas, tres eran lideresas, dos eran mujeres trans. Las violaron, las golpearon, las asfixiaron, las mataron a tiros, las apuñalaron. Al menos 12 ya eran constantemente maltratadas antes de su asesinato y dos de ellas habían hecho una denuncia formal ante la Fiscalía en contra de sus agresores. Nadie las protegió. Y solo 13 agresores fueron capturados. Todas ellas se suman a las más de 292 mujeres asesinadas en el 2020 según el reporte que llevamos en Cerosetenta. 

Sabemos que las cifras sobre feminicidios cambian según las fuentes, y que en todos los casos hay un subregistro. Aún así, seguimos armando la lista de mujeres asesinadas por su condición de ser mujeres teniendo en cuenta no sólo el dictamen de la Fiscalía –que es la que tipifica el delito– sino también las condiciones en las que las mataron: por la sevicia con las que las atacaron, porque la mayoría conocía a sus agresores, o porque ocurrieron en zonas donde los cuerpos de las mujeres entran también en las disputas entre los actores armados.  

Este es el doloroso conteo de las mujeres que fueron asesinadas en el mes de diciembre, y que esta revista construye mes a mes rescatando los casos registrados por la prensa —en su inmensa mayoría regional y popular— y por organizaciones que defienden los derechos de las mujeres. Sabemos que se trata de un subregistro, que además de estos hay muchos casos más.  Este listado, sin embargo, es también una postal de esta forma de violencia en Colombia.

I.

El 1 de diciembre, Jhoana Ariza Romero fue asesinada por su pareja con dos tiros –uno en la cabeza y otro en el pecho– dentro de su casa en Sucre, Santander. “Mi papá mató a mi mamá y él tiene que pagar”, dijo a los medios Karen, la hija mayor de Jhoana que contó que su papá llevaba dos meses amenazando a Jhoana con que se suicidaría si ella lo dejaba y la seguía sometiendo a golpizas. Jhoana tenía 41 años, dos hijos mayores de edad y atendía un local de belleza en Sucre. El agresor huyó pero días después se entregó a las autoridades. La Fiscalía lo envió a prisión por delito de feminicidio. 

II.

Johana Morena Mayor estaba al frente de su casa en Cali cuando un sicario en una bicicleta se le acercó y la mató de un tiro. Era el 1 de diciembre. Tenía 49 años y era una reconocida lideresa trans, microempresaria y prestamista. No hay pistas sobre su agresor. 

III.

Aracelly Pareja Jiménez le reclamó a su pareja por una infidelidad y, tras una discusión, él le asestó un golpe con un martillo en la cabeza. Aracelly murió en el hospital 10 horas después. Sucedió en Medellín, el 7 de diciembre. Aracelly tenía 44 años y era la que mantenía la casa donde vivía con su pareja que la maltrataba constantemente e, incluso, le prohibía comunicarse con sus hijas. El agresor intentó suicidarse con un veneno que estaba vencido y después se entregó a las autoridades. La Fiscalía le imputó el delito de feminicidio agravado. 

IV.

La pareja de Kely Jhojana Ovalle ya había intentado matarla. El 7 de noviembre del 2020 le pegó con un machete y aunque la Policía lo capturó y lo judicializó por lesiones personales, un mes después no falló: primero la asfixió con una agarradera plástica y luego la golpeó varias veces con un martillo en la cabeza. Estaban en su casa en Agua de Dios, Cundinamarca. Esta vez el agresor huyó. Kelly tenía 39 años y trabajaba como manicurista. 

V.

Angie Tatiana Idárraga no quería volver con su expareja, un hombre mucho mayor que ella. De hecho, había puesto una denuncia en su contra en la Fiscalía porque él la amenazó de muerte en septiembre. Aún así, el 8 de diciembre, mientras ella visitaba a sus papás en el barrio San Carlos en Bogotá, su expareja llegó a buscarla. Al parecer, Angie vio un mensaje en el celular del hombre donde decía que pagaría un millón de pesos para matarla. Ella le reclamó y el hombre tomó un cuchillo y la apuñaló hasta matarla. Angie tenía 22 años y trabajaba como asesora comercial de una empresa de telefonía celular. El agresor fue capturado y la Fiscalía le imputó el delito de feminicidio agravado y lo mandó a la cárcel. 

VI.

Campesinos encontraron el cuerpo de Jesica Alejandra Elles Méndez, de 25 años, en una zona alejada y enmontada del municipio de Barranco de Loba, en el Sur de Bolívar, el 8 de diciembre. Ella estaba desaparecida hacía varios días y tenía señales de violencia. Al parecer, las autoridades también encontraron un panfleto donde sus agresores decían que faltaban más mujeres por asesinar en esa zona. No hay capturados. 

VII.

El 8 de diciembre, Yeleidis Isabel Borja López, de 20 años, tuvo una discusión con su pareja, Miguel de Jesús Barros Álvarez, que la golpeó y la estranguló hasta matarla. El hombre luego simuló un suicidio y la Policía encontró el cuerpo de Yeleidis colgado de una puerta dentro de su casa en Valledupar, Cesar. El CTI de la Fiscalía pudo demostrar que se había tratado de un asesinato y el 23 de diciembre capturaron al agresor y le imputaron el delito de feminicidio agravado. 

VIII.

Clara Elisa Arenas Henao tenía 16 años. El 10 de diciembre, su familia encontró su cuerpo con señales de asfixia debajo de su cama en la casa donde vivían en Andes, Antioquia. La investigación apunta a su expareja, un joven de 20 años que la amenazó porque “no podía vivir sin ella”, y tras asesinarla se lanzó de un puente y al parecer se mató cuando cayó al río. El alcalde del municipio contó que las autoridades encontraron evidencia en el celular del joven sobre cómo iba a cometer el crimen. 

IX.

Karol Tatiana Cifuentes tenía 16 años. El 10 de diciembre, su pareja la asesinó con un tiro en la cabeza dentro de su casa en Tuluá, Valle, después de una discusión. El agresor fue capturado por el delito de feminicidio agravado y enviado a prisión.  Según la Fiscalía, no era la primera vez que agredía a sus parejas. 

X.

Un mes antes de su asesinato, Lina Marcela Caballero, de 20 años, había terminado con su expareja, ambos vivían en el mismo barrio de Barranquilla. Él se negaba a aceptarlo y la acosó y la amenazó por Whatsapp: “si no eres para mi, no eres para nadie”. Luego, le envió una carta pidiéndole perdón, una estrategia típica de manipulación hacia mujeres víctimas de violencia de género. El 11 de diciembre el agresor la llamó ‘para arreglar las cosas” pero la apuñaló cinco veces en la cabeza y en la cara. Luego intentó suicidarse con el mismo cuchillo. El agresor fue capturado. 

XI.

Ana María Parra Gil tenía 30 años y vivía en la vereda Yarumal de Andes, Antioquia. El 11 de diciembre, su pareja la asesinó a machetazos. Luego huyó. No hay capturados. 

XII.

El 11 de diciembre, la lideresa social Elizabeth Betancur García, de 25 años, fue asesinada a tiros en Yolombó, Antioquia. Era la coordinadora de la Capacitación Comunal del Capítulo Yolombó de la Red Nacional de Mujeres Comunales de Colombia. Su crimen fue rechazado por la CIDH pero todavía no hay pistas sobre sus asesinos. 

XIII.

El 12 de diciembre, Viviana Chará Flor estaba en su casa en Santander de Quilichao, Cauca con su hijo y su sobrino de 8 y 10 años cuando un hombre se metió por el techo y al parecer intentó violarla. El agresor encerró a los niños en el cuarto pero los vecinos oyeron sus gritos y llamaron a la policía. El agresor apuñaló a Viviana, de 40 años, hasta matarla y luego intentó huir pero fue capturado. La Fiscalía le imputó el delito de feminicidio agravado. 

XIV.

La hermana y una amiga de Verónica María Pernía Patiño encontraron su cuerpo desnudo con señales de haber sido estrangulada por las marcas violentas que tenía en el cuello, en su casa en Pamplona, Norte de Santander. Era 13 de diciembre. Tenía 28 años, era del estado venezolano de Barinas y tenía dos niños chiquitos. La policía busca a su pareja. 

XV.

Daniela Pérez Gil tenía 17 años. El 15 de diciembre estaba reunida con sus amigos y con su pareja en el centro de Medellín cuando se inició una discusión porque se le cayó un celular. En medio de la pelea, su pareja le pegó tres puñaladas. Cuando llegó la Policía, Daniela alcanzó a decirles que la había atacado su pareja y luego murió en el hospital. El agresor no ha sido capturado. 

XVI.

La pareja de Jasbleidy Julieth Arboleda le pegó un tiro en la cabeza y huyó después de que ella le dijera que quería terminar la relación. Sucedió en la casa de Jasbleidy, en Betulia, Antioquia, el 15 de diciembre. Jasbleidy tenía 21 años. Su agresor no ha sido capturado. 

XVII.

El 15 de diciembre, Yibely Centrum se registró en un hotel de Maicao, La Guajira con un hombre que, al parecer, sería su pareja. El hombre salió solo al cabo de unas horas. Según El Diario del Norte, el agresor le habría avisado a la familia de Yibely que la había asesinado y ellos, tras buscarla, la hallaron muerta dentro de la habitación del hotel. Yibely era colombo-venezolana. No hay capturas. 

XVIII.

A Sofía Cadavid, una bebé de 18 meses, la mató su papá a golpes al parecer para vengarse de su mamá, Luisa Fernanda Henao, ex pareja del agresor. Él se la llevó el día anterior para estar un rato con ella pero como no volvió a aparecer la mamá de la niña la reportó como desaparecida. La encontraron la mañana del 18 de diciembre en una zona rural del municipio de Rionegro, Antioquia, con señales de violencia. Cuando el agresor fue capturado confesó haberla matado y le encontraron su ropa manchada de sangre. La Fiscalía le imputó cargos por feminicidio agravado que él no aceptó. 

XIX.

Eli Jacqueline Colmenares fue asesinada el 18 de diciembre por un hombre  que compartía habitación con ella en un motel a las afueras de Ocaña, Norte de Santander. La mató a golpes después de una discusión. Ella era venezolana, tenía 47 años y era madre tres hijos. El agresor fue capturado. 

XX.

Diez días antes de su asesinato, Yesica Yurley Gómez terminó la relación con su expareja. Él la pretendía desde hacía tiempo pero ella accedió a salir por unos meses con él y luego, le terminó para retomar la relación que tenía con el papá de su bebé de 2 años. El 20 de diciembre, el hombre llegó a la casa de Yesica en Piedecuesta, Santander, vestido con su uniforme de vigilante y su arma de dotación, entró al cuarto de Yesica que estaba descansando en la cama y le disparó dos veces, en la cabeza y el pecho, delante de la bebé. Luego, se disparó a sí mismo y se suicidó. Yesica tenía 23 años. 

XXI.

El 24 de diciembre en plena celebración de navidad, Elvira Patiño, de 25 años, fue asesinada por su pareja con dos puñaladas, una en el pecho y la otra en el estómago, dentro de su casa en Landazuri, Santander. No era la primera vez que la agredía. El hombre huyó pero la Policía lo capturó a los pocos días y le encontraron el cuchillo con el que mató a Elvira. La Fiscalía le imputó el delito de feminicidio agravado y lo envió a prisión aunque él no aceptó los cargos.  

XXII.

Ana Milena Bolívar Escalante, de 49 años, fue asesinada por su expareja en zona rural de Pereira, Risaralda la madrugada del 24 de diciembre. El agresor, que ya la había amenazado antes y la había golpeado, la apuñaló cuatro veces porque ella habló con otro hombre. Aunque intentó huir fue capturado y la Fiscalía le imputó el delito de feminicidio. Le dieron casa por cárcel. 

XXIII.

Durante seis días la familia de Daniela Patiño Pérez la buscó desesperadamente. Ella salió el 25 de diciembre a una fiesta y esa noche le contó a una familiar que había peleado con su pareja y que ya iba a devolverse a la casa pero nunca llegó. El hombre la mató el 26 de diciembre y botó su cuerpo desde un puente hacia el río Medellín. Aunque confesó, se suicidó al cabo de un par de días. Los rescatistas hallaron su cuerpo 80 kilómetros más lejos del punto que había dado el agresor. Daniela tenía 25 años y acababa de terminar sus estudios de cosmetología. 

XXIV.

Carmen Cecilia Cometa tenía 32 años, era lideresa indígena y había ocupado el cargo de coordinadora de Mujeres en el municipio de Toribío, Cauca. Hace unos meses Carmen decidió separarse de su expareja que la maltrataba constantemente a ella y a su hija. El agresor estaba capturado por las autoridades indígenas pero la noche del 26 de diciembre se escapó y fue a buscar a Carmen y la asesinó a golpes y puñaladas. Luego se entregó al Ejército y la Fiscalía lo envió a la cárcel por el delito de feminicidio. 

XXV.

Naydelín del Carmen Marín Quintero fue asesinada con cinco puñaladas por su pareja, un hombre conocido con el alias de ‘el coreano’, tras una fuerte discusión. Ocurrió el 28 de diciembre en la casa de Naydelín en Santa Marta. Ella tenía 38 años, era madre de cuatro hijos, trabajaba vendiendo agua en El Rodadero y había llegado al país desde su natal Venezuela hace dos años. La Policía busca a su agresor. 

XXVI.

El 30 de diciembre Ericka fue asesinada con golpes y puñaladas en el cuello. Su cuerpo, además, tenía rastros de violencia sexual, según denunció la Red Comunitaria Trans. Sucedió en Ipiales, Nariño. Fue la mujer trans número 32 en ser asesinada en el 2020. 

XXVII.

El 30 de diciembre, Arelis Nuñez Sarah estaba haciéndose un manicure en la casa de su vecina, en Santa Marta, cuando llegó su expareja, le dijo dos o tres palabras y le disparó tres veces en la cabeza. El agresor luego se metió en el baño y se pegó un tiro en la cabeza, intentando suicidarse. Al parecer, ella le había dicho que no quería regresar con él. Ella, de 45 años, murió. La manicurista resultó herida. 

COMPARTIR ARTÍCULO
Compartir en Facebook Compartir en LinkedIn Tweet Enviar por WhatsApp Enviar por WhatsApp Enviar por email

Valeria Díaz y Natalia Arenas

En la primera semana que llegó a trabajar como editora de esta revista, Natalia llenó las paredes de la redacción con letreros que rezan "No llore, llame!", "Al escribir —por caridad—, quítese la corbata" y "Reportería, reportería, reportería". Es politóloga de la Universidad de los Andes, donde también terminó una Maestría en Periodismo. Trabajó en la Silla Vacía y fue editora la Silla Pacífico. Toma más café del que debería.


BIO

Valeria Díaz y Natalia Arenas

En la primera semana que llegó a trabajar como editora de esta revista, Natalia llenó las paredes de la redacción con letreros que rezan "No llore, llame!", "Al escribir —por caridad—, quítese la corbata" y "Reportería, reportería, reportería". Es politóloga de la Universidad de los Andes, donde también terminó una Maestría en Periodismo. Trabajó en la Silla Vacía y fue editora la Silla Pacífico. Toma más café del que debería.


  • Ojalá lo lean
    (1)
  • Maravilloso
    (0)
  • KK
    (0)
  • Revelador
    (0)
  • Ni fú ni fá
    (0)
  • Merece MEME
    (0)

Relacionados

#ElNiusléterDe070 📬