Dibujar para no victimizar

Una desafortunada tripleta de caricaturas del dibujante Matador ha generado un aluvión de críticas sobre su representación de las mujeres. En una alianza con Entreviñetas, le pedimos a algunas de las mujeres más relevantes de la escena del cómic, la caricatura y las artes gráficas del país que le contestaran con una imagen a Matador. Incluye introducción de la escritora Gloria Susana Esquivel.

20679

cerosetenta

24.10.2019

La rebeldía de las mujeres sí se ha pagado en la hoguera

Por Gloria Susana Esquivel

El 22 de octubre el caricaturista Matador, que publica en El Tiempo y en sus redes sociales, compartió una caricatura bajo el título “Inquisición 2.0”. En ella, se dibujó a él mismo atado a una hoguera con los ojos vendados, haciendo alusión a la iconografía culturalmente reconocida para representar las cacerías de brujas. A su lado, una mujer verdugo le grita “¡¡¡Arrepiéntete hereje!!!”. Sabemos que el verdugo es una mujer porque el dibujante le ha puesto tetas grandes y pestañas con rímel. Además, la verdugo viste una túnica sobre la que se lee FEMINISMO RADICAL Y CORRECCIÓN POLÍTICA. La mujer lleva una capucha del Ku Klux Klan, un tatuaje en el brazo del signo de Venus —utilizado como ícono de muchas luchas de género— y piernas sin afeitar. 

El dibujo suscita muchos interrogantes. ¿Al dibujar a una verduga peluda el dibujante implica que así se ven —necesariamente— todas las feministas radicales? ¿Una mujer que critica abiertamente el humor sexista es una feminista radical y eso la hace verduga? ¿Por qué no existe un sustantivo femenino para llamar a esa figura que está quemando públicamente al dibujante?  

Para responder esa última pregunta, valdría la pena citar un trino compartido por los comentaristas culturales queer Tom and Lorenzo: “Cuando hombres blancos y poderosos usan palabras como caza de brujas para describir la manera en la que perciben que son perseguidos, es porque no hay palabras análogas para hablar de una persecución de hombres blancos. Y no hay palabras porque históricamente eso jamás sucedió”. Para responder las otras preguntas habría que ver las maneras en las que un hombre público que es llamado a revisar sus categorías discursivas se siente como un hombre perseguido. Porque hasta hace muy poco una mujer no podía tener un rol público. “Mujer pública”, sin ir más lejos, era un eufemismo para prostituta. Y solo basta ver la manera en la que los usuarios de redes sociales responden a las mujeres públicas que ejercen la crítica. No son solo putas. Son también herejes. Desubicadas. Inquisidoras. Radicales. 

La caricatura de la que hablamos fue la segunda respuesta que publicó el dibujante ante las críticas que desató otra que publicó días atrás y que tituló “Primera caminata espacial de mujeres”, en donde dibujaba a dos astronautas mujeres (sabemos que son mujeres porque les pinta tetas gigantes) muy emocionadas por encontrar rebajas de ropa en la luna. Después del aluvión de críticas en donde se le hacía evidente su crónico sexismo y su desconocimiento total por el rol de las mujeres en la ciencia, Matador respondió. “En Gravedad…cero”, su segunda entrega en esta desafortunada tripleta, aparecen las dos astronautas con sus bolsas de shopping reclamándole a los lectores por haberse ofendido con una caricatura cuando en Colombia han matado a 796 mujeres en lo que va del año. 

El dibujante no solo ha asumido que el comportamiento de dos mujeres profesionales de la ciencia que caminan sobre la luna es frívolo, sino que ahora llama frívolos a quienes le reclamaron públicamente por caer en categorías sexistas. Para el dibujante las jerarquías son claras: los hombres astronautas son serios, las mujeres astronautas van de compras. Los hombres como él que son conscientes de los femicidios son serios, quienes reparan en la violencia simbólica de una caricatura son unos ofendidos y lo único que merecen es un guiño condescendiente. 

Lo que Matador no entiende es que hay una relación entre una violencia y otra. El patrón cultural que presenta lo masculino como lo correcto y lo femenino como lo desviado es el mismo que alimenta ideas homofóbicas y es también la lumbre que enciende la violencia física y psicológica contra la mujer. En los dibujos de Matador,  aquello que pertenece al ámbito de lo femenino vale poco, es un asunto menor y debe ser corregido, disciplinado, desradicalizado, depilado y extirpado. Tal vez por esta razón, a lo largo de sus caricaturas el dibujante sólo ha sido capaz de construir mujeres chatas: o tetonas o peludas. Y ni hablar de la manera en la que el dibujante concibe al otro, pues solo basta ver la manera en la que representa a los afro, a los indígenas, a personan trans y a las personas en situaciones de precariedad económica. Cada vez que el dibujante ha violentado simbólicamente a estas comunidades, se le ha criticado. Y en ninguna oportunidad ha considerado prestarles oído a esas críticas que el rápidamente descalifica como faltas de humor. Porque para él, cada reclamo es un dardo que se le lanza en nombre de la corrección política. Y para nosotros, los receptores de esa violencia simbólica, cada dibujo violento es solo muestra de su terquedad. Porque para lo que él es una inquisición, para nosotros es solo la necesidad de ser reconocidos en todos los matices y complejidades que conlleva encarnar  cuerpos que han debido mantenerse subordinados. Nuestra rebeldía sí que se ha pagado con la hoguera.

[N. del E.: Puede hacer clic en los nombres de las autoras para conocer —y seguir— su trabajo]

Guarisquín

Amalia Andrade

Sindy Elefante

María Elvira Espinosa

Diana Sarasti

TateéYapi

 

Rowena Neme

Lorena Álvarez

La Ché

Matildetilde

La Desparchada

Laura Valentina Alvarez Peña

Esto me produce

  • Qué hueso
    31
  • Ojalá lo lean
    31
  • Para grabárselo
    17
  • AMO
    283
  • Uy, qué jevi
    11
  • Que la fuerza nos acompañe
    19
  • KK
    32
  • Carlos Martínez

    Que se habrá creido la autora de ése pasquín ? Acaso con quitar unas caricaturas nos convertiremos en la Isla de Lesbos (paraíso mental de algunas enajenas)?

    • Carlos Martínez

      Perdón… Enajenadas mentales..

      • Carlos Martínez.

        Muy seguramente será una Marimacho que justifica su propia aberración atacando a todo lo que le huela a Masculino sin darse cuenta que es ella la que quiere ser un “Macho”…así son las gran putas lesbianas.

        • Rk Barboza

          Que pena, pero nunca había visto a una persona ser tan imbécil e ignorante en lo que llevo de vida. Me da vergüenza que existas, de verdad.

  • renxo

    Me parece bien la reacción de las ilustradoras/historietistas. Matador trabaja un humor gráfico demasiado conservador. El humor gráfico tiene que evolucionar, hay muchos temas del que hablar.

  • Viviana Eraso

    IonSoy mujer ni mas ni menos que un hombre así crecí me siento un ser humano procuro aportar mínimamente con mi existencia, no siento que por tener un género de nacimiento tenga que recibir dádivas, puestos, una silla, un favor si los tengo es porque los necesito y trabajo para eso, que exageración que se centren en Matador por su caricatura a mi me género risa donde está el insulto o la ofensa hacia las mujeres? Cual es la violencia? Que exageración y que ridiculez con todo el respeto de las caricaturistas los gráficos desde mi percepción teniendo en cuenta que la belleza es subjetiva me parecen agradables pero el contenido bastante pobre, no lo digo solo porque no estoy de acuerdo con la condena para matador, sino porque los textos me recuerdan las respuestas de mis compañeras de escuela, escuetas sin sentido. Ya dejen de victimisarse, a lograr metas, a buscar puesto, a lograr objetivos estudiando, trabajando esforzándose dejen de escudarse en el feminismo para condenar sean mejores seres humanos para construir, por cierto en Pereira el cuento es otro y tiene que ver con la prostitución en la región que por cierto es un hecho que tiene evidencia historica y nada tiene que ver con la tenacidad de las mujereses.

Relacionados