Día #39

“La historia se mueve en el movimiento circular de la maratón de baile, con todo el drama de la vida dentro y fuera del piso, lo que permite descansos de diez minutos para un sueño agradecido o terroríficos despertares de agua helada..”

Varios

02.05.2020

They shoot horses, don’t they? (Danzad, danzad, malditos o Baile de ilusiones), (1969, 2h 9m), Sidney Pollack

Véala aquí con subtítulos en español > https://zoowoman.website/wp/movies/danzad-danzad-malditos/

o aquí en inglés > https://ok.ru/video/1414049696398

“La historia se mueve en el movimiento circular de la maratón de baile, con todo el drama de la vida dentro y fuera del piso, lo que permite descansos de diez minutos para un sueño agradecido o terroríficos despertares de agua helada. La película a menudo se siente surrealista, pero es una representación históricamente precisa de esas competencias insoportables. Los maratones de baile comenzaron como concursos en la década de 1920, y rápidamente se transformaron en explotación, espectáculos dementes de abatidos y grotescos de desgaste físico. En la década de 1930, en la era de la Depresión, se habían convertido en representaciones emblemáticas de las vidas desesperadas que muchos en el país estaban soportando. Un precursor de los reality shows y los concursos de resistencia de Survivor, los maratones a veces corrían durante más de un mes, y los concursantes caían en estados cercanos a la psicosis. Eran personas pobres, vagabundos, bailarines que luchaban y, en Los Ángeles, a menudo actores que buscaban su gran oportunidad. Las estrellas de cine, los directores y los productores, que a veces estuvieron presentes en los espectáculos, podrían notar a estos bailarines angustiados y ver algo en ellos. Este podría ser su única oportunidad, pensaron algunos concursantes.

https://www.loa.org/news-and-views/1227-dance-of-the-damned-they-shoot-horses-dont-they

 ―Kim Morgan

“—Escúchenme, chicos —dijo Socks—, que ninguno de vosotros se desanime si no acude demasiado público al concurso. Estas cosas requieren un poco de tiempo para que se hagan populares, y por tanto hemos decidido atraer al público introduciendo alguna novedad. Escuchen ahora lo que vamos a hacer. Todas las noches ofreceremos una
carrera. Pintaremos un óvalo sobre la pista y cada noche todos los concursantes correrán por ella durante quince minutos. La última pareja de cada sesión quedará
eliminada. Garantizo que esto atraerá al público.
—Atraerá también a la funeraria —dijo alguien.”

— Extractos de la novela They shoot horses, don’t they? (¿Acaso no matan a los caballos?) de Horace McCoy

“La primera vez que vi Danzad, danzad, malditos (They Shoot Horses, Don’t They?, 1969) me impresionó vivamente la mirada pesimista y lúcida de Sidney Pollack. Ambientada en la Gran Depresión, la película evoca un inhumano maratón de baile en el que los concursantes tienen que seguir bailando hasta el límite de su resistencia, con la esperanza de obtener un premio de mil quinientos dólares en plata. A cambio de tres comidas diarias, durante varias semanas un ejército de perdedores sirve de entretenimiento a un público acomodado que se divierte morbosamente con la degradación física y moral de los participantes. Pollack utiliza un brillante lenguaje figurativo para interrogarse por las razones que llevan al ser humano a aceptar las leyes del mercado y a sufrir resignadamente sus consecuencias: precariedad laboral, exclusión social y desempleo generalizado. A lo largo del metraje, los protagonistas miran reiteradamente hacia la puerta, pero algún motivo oculto y poderoso los retiene en la pista de baile. Incapaz de imaginar una salida, Gloria Beatty (Jane Fonda) apela a una rebeldía individual y aislada que la conduce a la desesperación […]. La metáfora de Pollack constituye un magnífico punto de partida para analizar las causas que determinan el consentimiento colectivo a la implantación de una sociedad de mercado configurada con arreglo a los parámetros del neoliberalismo…”

―Héctor Illueca en https://blogs.publico.es/dominiopublico/12603/danzad-danzad-malditos/

 

39A.

Esto me produce

  • Qué hueso
    0
  • Ojalá lo lean
    0
  • Para grabárselo
    1
  • AMO
    1
  • Uy, qué jevi
    0
  • Que la fuerza nos acompañe
    0
  • KK
    0

Relacionados