En la Unipamplona llaman a lista para hacer política

Trabajadores de la Universidad de Pamplona, en Norte de Santander, denuncian presiones, manipulación, irregularidades y censura para apoyar la campaña de Andrea Araque Chacón, aspirante a la Alcaldía del municipio por el Partido Liberal y prima del expresidente de la Cámara de Representantes Alejandro Carlos Chacón.

4559

La Liga Contra el Silencio

08.10.2019

El poder político del congresista Alejandro Chacón en el nororiente de Colombia se siente en la Universidad de Pamplona, en donde se quiere imponer una candidatura a la Alcaldía de ese municipio. Miembros de la comunidad universitaria afirman que están siendo constreñidos electoralmente. Según ellos, nunca antes habían vivido de una manera tan “descarada” un proceso electoral.

La Universidad es atractiva. Su presupuesto, que supera los 115 mil millones de pesos en 2019, es apetitoso para cualquier fuerza política, pues casi cuadruplica el de la Alcaldía de Pamplona que es de 31 mil millones. Además, cuenta con un alto prestigio entre la comunidad académica y está ubicada en el puesto número 32 de 74 universidades, según el Ranking U-Sapiens.

Ocho testimonios de trabajadores y contratistas de la Unipamplona, que conoció La Liga Contra el Silencio, dan cuenta de que desde allí se ha ejercido el poder y la censura. Las evidencias son varias y una está relacionada con un hecho que ocurrió el 2 de julio en el medio de comunicación de la Universidad.

Esa mañana de martes los oyentes de la Radio Universidad de Pamplona dejaron de escuchar las voces que por más de 15 años los han acompañado desde las 7:00 a.m. a través de la frecuencia 94.9FM. El programa “Ahora en la Mañana”, un espacio noticioso que marcaba la agenda local; el magacín de las 9 de la mañana y el boletín informativo del mediodía, tenían nuevos reporteros.

Los periodistas que salieron ese día de la emisora fueron reubicados en otras dependencias de la Universidad: Carlos Hugo Arteaga pasó a la biblioteca; Franky Niño, a la oficina de Atención al Ciudadano y Transparencia; y Manuel Neira, a la biblioteca de la sede Villa del Rosario. Entre tanto, Félix Parada, que a diferencia de los demás tenía un contrato de prestación de servicios, salió de la institución.

Un contratista de la Universidad, cercano a la emisora y quien pidió reservar su identidad, le relató a La Liga que “se había creado una oferta interesante que terminó siendo la única propuesta informativa que hay en Pamplona, por ser la única emisora de radio que había”. Sin embargo, esa alternativa periodística no continuó de la misma manera.

Cuando los reporteros llegaron esa mañana encontraron sobre sus escritorios un memorando en el que se les notificó que dejarían de hacer parte del equipo de la emisora. La Oficina de Gestión de Talento Humano de la entidad argumentó que “por necesidad del servicio” se les trasladaba a otras dependencias.

De acuerdo con un trabajador del área administrativa de la Universidad, a los periodistas se les habría solicitado —por recomendación expresa del rector del claustro, Ivaldo Torres Chávez— acercarse a la campaña de Andrea Araque y a ella personalmente. Sugerencia que aprovecharon para explicarle que el equipo respetaba que el espacio periodístico no debía mezclarse con proselitismo político en favor de nadie.

"El grupo de reporteros, aún así, asumió que ella había quedado tranquila después de lo que le manifestaron; pero luego fueron reemplazados por personas que estarían participando en la campaña de la aspirante a la Alcaldía."

La misma fuente asegura que desde esa campaña estaban incómodos con el trabajo realizado en los programas radiales. El grupo de reporteros, aún así, asumió que ella había quedado tranquila después de lo que le manifestaron; pero luego fueron reemplazados por personas que estarían participando en la campaña de la aspirante a la Alcaldía. Una de ellas es Gladys Gélvez Suárez, quien ha oficiado como presentadora de algunos de los eventos políticos de Araque.

“Por ejemplo, el que era director, Carlos Hugo Arteaga, fue una persona que estuvo desde el primer día que se fundó la emisora, es la voz que identifica a la Universidad y por muchos años siempre estuvo todas las mañanas hablándole a los oyentes, y que lo cambien a un cargo que no va con su perfil profesional y académico es algo absurdo”, dijo César Tarazona, líder estudiantil de la Unipamplona.

“Hay personas que participan de la campaña de Andrea Araque que ahora están trabajando casualmente en prensa (de la Universidad), especialmente en la parte de la emisora”, dijo a este medio un estudiante de Comunicación Social. “Necesitan que la gente que la está apoyando a ella esté en algún cargo en la Universidad”, afirmó.

Una universidad amordazada

Este caso en la Radio Universidad de Pamplona es apenas uno del uso político que se le ha dado a la institución, sobre lo cual nadie habla abiertamente, porque las paredes tienen oídos. Así lo reconoce la presidenta de la Asociación Sindical de Profesores Universitarios de la Unipamplona, Claudia Parra: “En la Universidad como no hay libertad de expresión, cada vez que uno habla, que hace un reclamo o que presenta una petición, entonces ya es tachado de enemigo y lo ponen en la mira”.

Como lo reportó La Silla Vacía, en la última elección de rector los políticos de la región impusieron sus candidatos. A inicios de 2017 fue elegido Ivaldo Torres, ingeniero electrónico de esa Universidad que llegó al cargo con el apoyo del congresista Alejandro Carlos Chacón.

Desde comienzos de año y en pleno ambiente preelectoral, comenzaron las movidas políticas dentro de la Universidad en favor de Andrea Araque —avalada por el Partido Liberal y el Centro Democrático—, quien además trabajó allí durante varios años. Fue docente de la Facultad de Derecho y ejecutó seis contratos de prestación de servicios entre el 2014 y el 2017 en los que se desempeñó como abogada y asesora jurídica de la Vicerrectoría Académica y Financiera y de la Oficina de Contratación.

Durante 2016 firmó cuatro contratos más por concepto de “apoyo jurídico” con la Administración del exalcalde Ronald Contreras Flórez, del Centro Democrático. Contreras fue suspendido del cargo y desde noviembre de 2017 se encuentra en prisión domiciliaria, investigado por los delitos de peculado por apropiación y celebración de contratos sin cumplimiento de requisitos legales. El contrato en cuestión fue firmado en octubre de 2016 y tenía como objeto fomentar entre las víctimas del conflicto armado la creación de proyectos productivos sostenibles.

Las fuentes que oficial y extraoficialmente se refirieron a la aspirante, afirman que su campaña ha presionado a los contratistas de la Unipamplona a asistir a sus actos políticos y a pedirle, además, listas con veinte o treinta nombres de futuros votantes en la elección. Fotos, videos, audios y chats de Whatsapp aportados para esta investigación, son las evidencias.

“La gente está con miedo porque les piden para la contratación esos listados y les solicitan que tienen que tener un número determinado de reuniones”, declaró a La Liga un político de la región. “Es una candidatura en la que ha sido evidente el nivel de respaldo y de coacción que se establece desde la institución”, aseguró.

¿Una candidatura ilegal?

La aspiración de Andrea Araque no fue fortuita y llevaba al menos un año cocinándose. Así lo reconoció ella durante una entrevista el 8 de agosto para el portal Noticias RTP Pamplona. El entrevistador Jorge Monroy, conocido en el municipio como “El Profe”, le preguntó:

-¿A qué horas se le ocurre a usted semejante idea de decir: “Bueno, yo quiero aspirar a la Alcaldía de Pamplona”? ¿Con quién lo consulta, quién le manifiesta o quién le dice: “Oiga, usted puede ser una gran candidata”?

A lo que ella respondió: “Pues este proceso inició, pienso yo, hace más de un año, donde quisimos y tuvimos ese anhelo como pamploneses que creemos que podemos aportarle a Pamplona”.

-A ver, doctora -reaccionó sorprendido el entrevistador-, la verdad yo no sabía que le había madrugado tanto a la campaña. Ya más de un año…

-No -reculó la candidata-, pues fue una iniciativa que se pensó, pero yo realmente estoy haciendo campaña política pues a partir del 27 del mes pasado (julio), que se permite la política públicamente (sic)

Araque se inscribió el 27 de julio ante la Registraduría como candidata a la Alcaldía de Pamplona. La Ley 617 de 2000 en su artículo 37 se refiere a las inhabilidades para ser alcalde y una de ellas es que todo candidato debe renunciar a cualquier cargo público un año antes de la elección: “quien dentro de los doce (12) meses anteriores a la fecha de la elección haya ejercido como empleado público, jurisdicción o autoridad política, civil, administrativa o militar, en el respectivo municipio”.

Araque podría estar incurriendo en esta causal de inhabilidad, dado que La Liga conoció que para el 20 de noviembre de 2018, once meses antes de las elecciones regionales, la abogada estaba vinculada con la Universidad de Pamplona.

Una de las fuentes que habló para esta historia, le dio a conocer a este medio un documento oficial en el que Araque firma como Secretaria General Encargada. Se trata de un comunicado fechado el 20 de noviembre de 2018, del Consejo Académico de la Universidad, el cual fue aprobado por distintas autoridades, como el Rector y los representantes de decanos, profesores y estudiantes. El documento en el que consta su condición de empleada pública para ese entonces, y que fue compartido a través de la página oficial de Facebook de la Unipamplona, evidenciaría un impedimento para las aspiraciones políticas de Araque Chacón.

Así lo explicó el decano de Derecho de la Universidad Manuela Beltrán, Jhon Jairo Morales Alzate: “así haya tenido el cargo de Secretaria General en calidad de encargada, dicha función representa una autoridad administrativa que fue ejercida en el municipio para el cual está aspirando”.

Contratistas de la Unipamplona en campaña

Otro hecho que toca a la candidatura de Araque es que algunos contratistas de la Universidad estarían siendo convocados para hacer proselitismo político en favor de ella.

“Hay un audio de una funcionaria de la Universidad en el que invita a las mujeres a votar por ella por ser mujer. Si eso no es un manejo político que se le está dando a la Universidad, pues entonces los que estamos mal somos nosotros”, señaló Claudia Parra aludiendo a unas notas de voz que habrían sido grabadas por Ruby Jaimes Ramírez, directora del Centro de Promoción Social Villa-Marina de la Unipamplona.

En los audios, Jaimes da las gracias por “seguir compartiendo y apoyando este gran sueño de Andrea Araque a la Alcaldía” y en otro arenga: “mañana es el momento de decir que las mujeres somos más (…), que somos más transparentes y capaces de liderar grandes cosas”.  

El mensaje contenido en el primer audio llevó a la Procuraduría a abrir una investigación disciplinaria contra Ruby Jaimes por presunta participación indebida en política. Al Ministerio Público le llegó una denuncia anónima que conoció La Liga.

El pasado 15 de junio, Alejandro Carlos Chacón estuvo en Pamplona durante un mitin político para entregar los avales que su partido dio a los candidatos a Alcaldía y Concejo de esa ciudad. Desde el perfil oficial en Twitter del Partido Liberal se hizo una transmisión del evento, en el cual participaron contratistas de la Universidad de Pamplona. 

En orden de aparición en el video, se ve a Sergio Alexander Hoyos, miembro de la Vicerrectoría de Investigaciones; y después, sosteniendo una cámara fotográfica, a Jhon Édison Martínez, contratista de los laboratorios. Enseguida, la persona que hizo la transmisión a través de Periscope, hizo un recorrido entre los asistentes al evento, quienes manifestaron su apoyo a la candidatura de Araque. Entre ellos estaban: Yuly Jáuregui, de Recursos Físicos; y luego, Gendler Jaimes Gauta, de la División de Ciencias Económicas.

Quien grababa se subió al escenario y en cámara se observa a Diego Villamizar, de la oficina de administración del Sistema Integrado de Gestión, saludando a Jorge Luis Ortiz, de la Vicerrectoría de Investigaciones; luego a Ricardo Osorio, miembro de la Oficina de Recursos Físicos; y a Borman Urrego Carrillo, de la oficina de Infraestructura Tecnológica.

De fondo, se oye la voz de la mujer que ofició como presentadora de la reunión. Se trata de Gladys Gélvez Suárez, la persona que acompaña a la candidata en sus actos de campaña y miembro de la Oficina de Comunicación y Prensa que hace parte de los espacios periodísticos de la Radio Universidad de Pamplona.

Más de un mes después, la campaña “El futuro nos une” de Araque Chacón hizo una movilización por las calles del centro de Pamplona para la inscripción oficial de su candidatura ante la Registraduría Nacional del Estado Civil.

Entre la multitud que asistió, también se aprecian a más trabajadores de la Unipamplona: Danilo Rojas Calderón, contratista del gimnasio multifuerzas; Darwin Pérez Rojas, orientador de la Facultad de Ciencias de la Educación; y Johan Ferrebús Silva, promotor del Centro de Bienestar Universitario. En esa manifestación también estuvo presente José Antonio Wilches, miembro de la Vicerrectoría de Investigaciones (Ver foto).

La situación se repite en esta fotografía en la que se pueden ver, vistiendo chaquetas de esa campaña, a tres docentes de la institución junto a un vehículo cuyo vidrio trasero tiene pegado un afiche alusivo a la candidata. Los docentes son, de izquierda a derecha: Johan Ferrebus, Jorge Luis Ortiz y Darwin Pérez.

Votos a cambio de contratos

Otro hecho tiene que ver con que algunos contratistas de la Unipamplona son obligados a presentar planillas con 20 o 30 nombres de posibles votantes en favor de la mencionada aspirante, en las que deben ir datos como la dirección, número de cédula, número de celular y puesto de votación.

A un extrabajador del área de seguridad del claustro no le renovaron contrato, según lo manifestó en entrevista con este medio, tras no asistir a un reunión de campaña en la que participaron la candidata Araque y el aspirante al Concejo de ese municipio, Luis Ortiz, conocido como “Copitas”.

“Él (Luis Ortiz) supuestamente era mi padrino político en la Universidad, y por yo no ir a una reunión, la semana siguiente me llama y me dice que yo era un desagradecido, que era un muerto de hambre y que iba a hacer lo posible para sacarme de allá. Pasaron los días, llegó agosto y me sacaron”, contó este trabajador que pidió reservar su nombre. No obstante, después Ortiz le pidió vía WhatsApp colocar las direcciones de las personas de la lista que le había enviado. Esta es una de las listas:

“Para estar con él, (Ortiz) nos pidió una lista de 25 personas que era para su aspiración al Concejo y para la de la señora Andrea (Araque) a la Alcaldía”, puntualizó el exvigilante.

Hablamos con un vigilante que ha sido testigo de esa situación y contó: “a mí me entregaron 20 boletas para la reunión que hubo el domingo (29 de octubre). Todo el personal de vigilancia tenía que llevar ese número de personas ese día. Si no llegan con esas personas, lo más probable es que después no tengamos contrato”.

Entrevistado por La Liga Contra el Silencio, el candidato a concejal Luis Ortiz negó haber pedido estas listas. “Yo soy independiente, constructor y electricista, así que no necesito nada de eso. No lo he hecho y no tengo nada qué hacer en la Universidad”, contó.

El político de la región que habló para este reportaje dijo: “Me causa bastante sorpresa la forma como están coaccionando a la gente de servicios generales, del área de vigilancia, del área de docencia y la administrativa para favorecer a cierta candidata”.

El abogado Morales Alzate aclaró que legalmente los prestadores de servicios de las entidades públicas no tienen las mismas limitaciones que los funcionarios para participar en política, pero que ante estos escenarios se configuraría constreñimiento electoral.

Según el directorio regional de la Misión de Observación Electoral (MOE) en Norte de Santander, a esta organización han llegado tres quejas de manera anónima sobre la forma como desde la Universidad se estaría favoreciendo a Andrea Araque, por medio de constreñimiento al elector y de funcionarios participando en política.

El ratón cuidando el queso en Pamplona

Alexander Castro Martínez -abogado, exconcejal de Pamplona y exrepresentante estudiantil al Consejo Superior de la Unipamplona- fue designado el pasado 2 de julio por el Consejo Nacional Electoral (CNE) como miembro del Tribunal de Garantías y Vigilancia Electoral en Norte de Santander, con un salario de más de 8 millones de pesos. Curiosamente, antes de esa fecha Castro estuvo vinculado en la campaña de Andrea Araque.

Cinco fuentes distintas que hablaron para esta historia señalaron a Castro de ser la mano derecha del rector Ivaldo Torres y de seguir participando en la aludida candidatura.

“Actualmente no sé si trabaja en la institución, pero hace unos meses que yo fui a pedir un certificado laboral, él estaba en Talento Humano”, contó una persona que salió del claustro fruto de lo que consideró una persecución laboral en su contra. “Alex Castro fue quien le dijo a un amigo mío que por estar caminando conmigo en la Universidad, iban a tomar represalias contra él”, relató.

“Uno se da cuenta cómo personas que han trabajado allá durante mucho tiempo fueron sacados para ser reemplazados por personas que puso él”, afirmó Claudia Parra del sindicato de docentes, quien desde marzo pasado cuenta con un esquema de seguridad del Estado debido a las amenazas contra su vida por el trabajo desempeñado como sindicalista.

Entrevistado por La Liga, el ahora integrante del CNE, Alexander Castro, afirmó: “Nunca he sido jefe de ninguna oficina y nunca he tenido al mando ningún personal. Lo que he tenido son prestaciones de servicio (con la Universidad)”.

Castro también es cercano a Alejandro Carlos Chacón, quien lo acompañó en su grado como abogado. Sobre esta relación dijo: “Cuando fui Concejal, lo conocí como Representante a la Cámara. Y no solo con Chacón, me conozco con los de todos los partidos”.

Sobre sus nexos actuales con Andrea Araque dijo: “claro que sé quién es y la distingo, así como distingo a todos los candidatos, porque fui político y como es un municipio pequeño, naturalmente tengo todas esas relaciones”. Reconoció que hizo proselitismo político a favor de esa campaña: “yo creería que sí, porque es conocida. Veníamos trabajando desde una misma administración y es natural que las personas que hacemos política, en su momento, tomemos partido”. Y recalcó que cuando le notificaron que si quería ser magistrado del CNE, se desvinculó “totalmente” de todas las líneas políticas.

La Liga intentó entrevistar a Andrea Araque en su sede de campaña en Pamplona, pero declinó esta posibilidad argumentando que no se iba a referir a “chismes”. Y después no atendió las llamadas ni los mensajes que dejamos en su número de celular personal.

Por su parte, el rector de la Universidad, Ivaldo Torres, respondió vía correo electrónico que ni él ni la institución intervienen en procesos electorales e indicó que la Radio Universidad de Pamplona es una emisora cultural utilizada para el desarrollo de las prácticas profesionales de los estudiantes (Ver respuesta completa).

También intentamos obtener un comentario del representante Alejandro Carlos Chacón sobre los hechos aquí narrados, pero al cierre de esta publicación, desde su despacho en el Congreso argumentaron que no se encontraba disponible por “temas de agenda”.

Entre tanto, y a medida que se acercan los comicios locales, los afectados por esta situación solo esperan que las entidades de control pongan la lupa sobre Pamplona, cesen estos hechos y haya una elección transparente el próximo 27 de octubre.

 

Esto me produce

  • Qué hueso
    0
  • Ojalá lo lean
    1
  • Para grabárselo
    0
  • AMO
    0
  • Uy, qué jevi
    0
  • Que la fuerza nos acompañe
    2
  • KK
    1

Relacionados