Ser escritora en Colombia es no existir

La reciente polémica, que se ha despertado por causa de la selección de diez escritores para representar a Colombia en Francia, es nueva evidencia de la existente brecha que existe entre hombres y mujeres en la literatura colombiana.

7006

María Fernanda Fitzgerald

08.11.2017

Todo parece un deja-vu.

La Embajada de Francia ha anunciado que en el marco de su festival literario más importante, Les Belles Etrangères 2010, un grupo de escritores colombianos viajará al país europeo para representar la diversidad de la literatura colombiana. Jean Michael Marlaud, embajador de Francia en Colombia, aseguró que es momento de que los franceses conozcan más la literatura de nuestro país y por ello, los doce escritores seleccionados, Héctor Abad Faciolince, Antonio Caballero, Jorge Franco, Santiago Gamboa, Tomás González, William Ospina, Juan Manuel Roca, Evelio Rosero, Gonzalo Sánchez Gómez, Antonio Ungar, Fernando Vallejo y Juan Gabriel Vásquez, recorrerán diferentes ciudades de Francia y Bélgica para presentar su trabajo.

"Las excusas pueden ser muchas, pero las acciones deben determinar lo que será la realidad de un país que, por mucho, continúa promoviendo las brechas culturales entre los diferentes actores culturales."

Pero, un momento, eso fue Francia 2010, ahora estamos en Francia 2017. ¿Esto ya había pasado? Pues sí. La reciente polémica que ha sacudido al mundo cultural y literario, se ha presentado con una oleada de indignación pues, una vez más, los delegados seleccionados para representar la literatura colombiana son todos hombres. Yolanda Reyes, escritora colombiana, denunció en 2010 las implicaciones culturales de lo que esto representa. En una columna publicada en El Tiempo, Yolanda señaló: “No digo que los criterios literarios deban plegarse a consideraciones políticamente correctas, ni que hubiéramos debido llevar una de esas delegaciones folclóricas que otras veces nos han representado. Pero resulta sintomático que, justamente, la literatura desconozca la polifonía de un país o, mejor, de un mundo habitado por hombres y mujeres.”

Efectivamente, los criterios culturales jamás deben plegarse a lo que sea políticamente correcto; pero entonces no sigamos fomentando una falsa idea de polifonía e inclusión cultural porque la realidad, como se demuestra una vez más con la selección de representantes de este año, es que la literatura colombiana ha ignorado sistemáticamente a las escritoras.

Yolanda, en su columna más reciente publicada también en El Tiempo, resume claramente el problema: “Al ver que los diez autores invitados son hombres, ¿usted qué piensa? ¿Que en ese país se publican pocos libros de mujeres? ¿Que a las mujeres no las dejaron ir, que se les presentó un problema, que no las invitaron? ¿Que las autoras de ese país no tienen el nivel de sus colegas masculinos? ¿Que, como ocurre en otros campos, en ese país hay brechas educativas y culturales relacionadas con el género?”

¿Cuántas veces será necesario repetir lo mismo?, ¿cuántas veces ocurrirá que se desconocerá la labor de las mujeres dentro del campo cultural? El Ministerio de Cultura, en cabeza de Mariana Garcés Córdoba, se sostiene en que la selección se basó, una vez más, en aquellos autores que ya habían sido traducidos al francés desde antes. Cabe entonces recordar las palabras del comunicado que las escritoras enviaron a El Espectador: “Estamos urgidos de que se creen políticas públicas que democraticen el acceso de escritores y escritoras en general a postularse para participar en las delegaciones que representan a Colombia con recursos públicos.”

Es muy importante que no sólo para la actualidad, sino también para el futuro de los escritores en el país, las voces de todos los grupos empiecen a ser oídas. Las excusas pueden ser muchas, pero las acciones deben determinar lo que será la realidad de un país que, por mucho, continúa promoviendo las brechas culturales entre los diferentes actores culturales. Existe una deuda histórica con las escritoras colombianas y ya es hora de que empecemos a saldarla.

Esto me produce

  • Qué hueso
    1
  • Ojalá lo lean
    10
  • Para grabárselo
    4
  • AMO
    0
  • Uy, qué jevi
    5
  • Que la fuerza nos acompañe
    2
  • KK
    5
  • Óscar Enrique Alfonso

    Varias cosas: 1. Aunque sospecho que estoy de acuerdo con la frase “los criterios culturales jamás deben plegarse a lo que sea políticamente correcto”, el uso determinante y universal de la palabra “jamás” me lle va a sospechar que por ahí se vislumbra un dogma… Para que no lo sea, supongo que convendría desarrollar en detalle lo que quiere decir esa frase. 2. ¿Será que el planteamiento del problema (“que se creen políticas públicas que democraticen el acceso de escritores y escritoras en general a postularse para participar en las delegaciones que representan a Colombia con recursos públicos”) logra definirlo de una manera que permita desarrollar una solución? ¿Es ese el problema de fondo? ¿No se estará dejando de pensar la enfermedad por limitarse a observar solo un síntoma?

  • Jalule

    Varias cosas…
    desde que recuerdo como hombre en el colegio me enseñan sobre escritores varones, sobre artistas varones y grandes inventores varones. Si pueden tomarse superficialmente como heterosexuales, clase media alta y blancoides, mejor.
    Y así, la educación colombiana me quiso robar de cómics hechos por mujeres, películas hechas por mujeres, CORRIENTES LITERARIAS ENTERAS que iniciaron mujeres.

    En la universidad el afán es graduarse, así que se traga uno fotocopias y gasta los próximos 10 años de su vida -a la edad que se gradúe, da igual- eructando autores de ese perfil que mencioné, sin contexto ni gloria. Uno repite y ya.
    Y en Colombia, le guste al que sea, la gente si no es estudiando universidad o diplomados NO LEE. Entonces así llegan a sus 30-40, perdiéndose esta arista del mundo.

    ¿Qué podemos hacer para cambiar esto?

    Pienso que es muy diciente que en las librerías independientes se vea como algo menor esto que dice el txt y que sea UN sólo mes de autoras, amarrado al Día de la Madre o Mes de la Mujer. Que no exista UN podcast lo suficientementr popular hablando del tema que todos, artistas o no, podamos conocer como fuente. ¡Es 2017 y no existe ni UNA serie web sobre ser escritora en producción!. ¿Cuántas autoras AfroColombianas que escriban en patois, creole e inglés leemos en el país… o San Andrés no tiene escritoras? Porque es como si lo hubiera melanina en nuestras letras locales.
    ¿Y autoras AsiatiColombianas, qué onda con eso en las editoriales?

    Siento que la salida es hacer menos foros pedorros sobre el tema y hacer alianzas para vender/promocionar estos txts, usando la web y apuntándole a turistas+extranjeros. Siento que hay que dejar de buscar ser amables con todo el mundo y si hay un Harvey Weinstein en el mundo editorial o de librerías bloqueando a escritoras, **toca ponerlo en altavoz y con las luces encima**. Siento que hay que exigirle calidad a la gente que da talleres en el FCE o en librerías y que nos introduzcan estas autoras en lugar de hablarnos de una escritura universal que… es básica.

    Sorry, se me fue largo esto, pero es que quiero ver un cambio serio y no otros 15 años de frustradxs. Buen artículo!

Relacionados