Science brunch: ciencia con huevos, tostadas y tocino

Mae y Katie se reúnen semanalmente para comer un brunch y hablar de sus vidas. Pero no es un desayuno-almuerzo normal, es uno que incluye una pizca de ciencia.

354

Sara Cely

03.08.2017

¿Cómo la metamorfosis de una mariposa puede terminar en una conversación sobre la científica pionera en el campo de la radioactividad? ¿Cómo el encuentro fortuito entre una periodista y un grupo de leones marinos de California termina explicando el sistema binomial de nomenclatura biológica? Science Brunch es un podcast, ya en su tercera temporada, que se auto-describe como la mezcla de dos huevos, dos tiras de tocino, una tostada y una adición de ciencia. Conducido por Katie McKissick y Mae Prynce,  cada capítulo es una amena discusión entre las locutoras sobre los descubrimientos, y otros hechos, de científicos famosos.

"Para cualquier niña que escuche este podcast, es definitivamente una motivación a iniciarse en la ciencia"

Para entender la dinámica de Science Brunch, primero es importante entender la estructura de cada uno de los capítulos. Cada dos semanas las locutoras se turnan para investigar sobre un científico famoso para hablar de él. Sin embargo, al principio de cada capítulo la voz que tiene el papel de ‘audiencia’ da una pequeña noticia científica; puede ser sobre algún descubrimiento reciente en el campo, o incluso, por ellas mismas.

Ahora bien, ¿a qué me refiero cuando digo que una de las voces hace el papel de la audiencia? Resulta que este podcast va más allá que un simple resumen biográfico de alguien famoso. Desde el nombre se puede desglosar lo que las locutoras tratan de hacer pues al llamarlo Science Brunch, las voces tratan de transmitir la información a través de un diálogo, de una tertulia, tal como lo harían las conductoras en su día a día (sumándole a esto que en la vida real ellas son muy buenas amigas). Así que, mientras una de ellas se sienta a hablar sobre la vida de un científico, la otra se sienta a escuchar.

Al final, la voz audiencia pareciera actuar como una mediadora entre la periodista y nosotros, las personas detrás de los audífonos, al hacer intervenciones para aclarar o añadir cosas.

Si bien esta es la dinámica que manejan a lo largo de sus temporadas, hubo un capítulo en particular donde por un malentendido entre las locutoras, ambas prepararon la biografía de la misma persona. Aunque ellas lo llaman un experimento, muy acorde con el tema científico, el capítulo de Gregor Mendel, el padre de la genética,  es muy diferente a los demás. Cuando alguna de ellas habla y le “enseña” a la otra sobre un personaje, tratan de que la dinámica sea para aprender algo nuevo, más allá de lo que uno sabe desde el colegio. Sin embargo, en este capítulo, por haber preparado la misma biografía, comienzan a hablar y descuidan un poco el propósito de enseñar.  El lenguaje es más coloquial que de costumbre y termina siendo una conversación entre dos mejores amigas.

Algo más que cabe resaltar es cómo son grabados estos episodios. Incluso en la página ellas admiten que son grabados en un sótano cubierto de cobijas frente a una audiencia en vivo compuesta en su mayoría por arañas. La sola forma de describirlo es muy amena pero lo que hace todo mejor es que no es el podcast más sonoramente perfecto; no es grabado en un estudio, no tiene la mejor edición. Esto influye en que la personas detrás de los audífonos se sienta más cerca de las locutoras, casi que en un brunch con ellas. Incluso hay capítulos donde se escucha alguno que otro ruido, puede ser un error en la grabación, o incluso la presencia de un bebé o un perro.

Algo muy especial sobre Science Brunch es la participación que tienen las mujeres. Al ser conducido por dos amigas, y viendo que Katie es bióloga de profesión, buscan resaltar el aporte de las mujeres en la ciencia, empoderando y celebrando el lado femenino de este campo y desmintiendo el mito de superioridad de los hombres. Para cualquier niña que escuche este podcast, es definitivamente una motivación a iniciarse en la ciencia.

Al finalizar cada episodio, las locutoras comienzan a decidir si el científico famoso de ese capítulo sería una buena persona para invitar a un brunch o no. Básicamente, tratan de decidir esto después de dar la biografía de la persona. Sin embargo, la información que transmiten no es puramente académica, es más interesante pues dan a conocer peculiaridades de los personajes que posiblemente no serían expuestos en un documental. Más aún, cuando ellas hablan de los científicos, lo hacen casi como si fuera un chisme de oficina pues  les ponen apodos y hablan de ellos como si los conocieran en persona, lo que hace que uno como audiencia se haga una idea de los científicos como personas más que académicos y pueda entrar un poco en la discusión de invitarlos o no a comer algún día.

Science Brunch es un podcast que vale la pena por completo escuchar. Aún si no se es una persona muy interesada en la ciencia, la dinámica que manejan Mae y Katie hace que la vida de científicos famosos se vuelva aún más interesante y, sobretodo, más accesible. Sin embargo, si uno es alguien que se desenvuelve en la ciencia o es muy afín con los personajes, el podcast se vuelve mil veces mejor pues uno siente la pasión de ellas cuando hablan sobre ciertas personas que influenciaron sus campos y sus vidas.

 

*Sara Cely es estudiante de matemáticas con Opción en Medios. Futura periodista matemática, curiosa por contar el mundo, que busca unir sus pasiones para entender el universo y llegar a la luna. Esta nota se hizo en el marco de la clase Taller sonoro de la opción en medios del Ceper. 

Esto me produce

  • Qué hueso
    0
  • Mmmm
    0
  • Ojalá lo lean
    1
  • Para grabárselo
    2
  • Qué viaje
    0
  • Uy, qué jevi
    0
  • Que la fuerza nos acompañe
    0
  • KK
    0

Relacionados