Sea un buen ciudadano, joda a su gobierno

Las cifras demuestran que los colombianos salimos cada vez más a protestar en las calles. No sólo eso: internet ha marcado la llegada de nuevos espacios y nuevos actores para que podamos ejercer como ciudadanos.

2171

María Paula Martínez

08.09.2018

Duque se posesionó hace un mes. Ese siete de agosto  maestros y sindicatos marchaban en su contra. Un mes después, los estudiantes llenaron la Plaza de Bolívar mientras en el Senado se discutía sobre el asesinato de líderes. También decenas de familias embera se enfrentaron al Esmad frente a las oficinas de la Unidad de Víctimas. En Manizales también se movilizaron los sindicatos de trabajadores en lo que llamaron la Marcha de los Cascos. La petición virtual en Change.org que rechaza el nombramiento de Ordoñez en la OEA ya tiene 244mil firmas y para hoy sábado está prevista una marcha en contra de Hidroituango.

"Las protestas no son signo de un país en crisis sino de una democracia sana que permite que sus individuos se expresen."

Según cifras del Cinep, en los últimos años en Colombia se ha evidenciado un aumento en la movilización social. Hay más actores visibles, mayores actos de resistencia y mayor creatividad. El aumento muestra que hay menos miedo a marchar y desde 2010 las protestas ascienden en número cada año. Es casi paradójico, desde que se acabó el gobierno de Uribe hay más protestas sociales pero el asesinato a líderes no disminuye.

Las protestas no son signo de un país en crisis sino de una democracia sana que permite que sus individuos se expresen. La resistencia y la oposición se manifiestan en la calle—poniendo el cuerpo— y dan cuenta de una una sociedad civil activa y con cultura política. Y están protegidos (y también regulados) por el articulo 37 de la Constitución Política que dice: “toda parte del pueblo puede reunirse y manifestarse pública y pacíficamente. Sólo la ley podrá establecer de manera expresa los casos en los cuales se podrá limitar el ejercicio de este derecho”.

"Además de la esfera pública de la calle y la plaza, está también la esfera virtual: Internet. En donde se ejerce la libertad de expresión sin tener que pedir permiso para manifestarse."

La versión más mediática y al tiempo más reduccionista y vacía es la de los marchantes encapuchados librando una guerra contra la policía antimotines. Las papas y los bolillos, las nubes de gas lacrimógeno, la trifulca.  Ese es el indeseado desenlace de lo que el Estado llama la “desobediencia civil” pero también una forma en que se sabotea manifestación en la calle. La protesta social es un mecanismo de la democracia, es un derecho de los ciudadanos, una forma de control político que además sufre de estar muy mal relatada en los medios.

Además de la esfera pública de la calle y la plaza, está también la esfera virtual: Internet. En donde se ejerce la libertad de expresión sin tener que pedir permiso para manifestarse. Donde tienen cabida más narrativas y más actores. Es el repositorio de joyas creativas recientes como el reggeaton ton ton de la corrupción ción ción, de la canción de Duque Ciao, Ivan y sus Bang Bang y del grupo de Facebook que en 2008 gestionó la marcha contra las Farc y llevo a 12 millones a las calles. De la vez que los jóvenes en las ciudades mostraron por primera vez solidaridad con el campesinado con #mepongolaruana. En el mundo es la cuna de #NiUnaMenos de Argentina, de #RenunciaYa en Guatemala, de #SiMeMatan en México, de Occupy Wall Streeten EE.UU. y de la primera árabe.

Este gobierno tendrá (ojalá) presión desde ambas esferas. Mucha resistencia en calle y mucha en redes. Que vengan más reggeatones y que la calle sea un espacio seguro para disentir. Que los 18 millones de personas que votaron en la segunda vuelta electoral —tanto los que votaron en contra de Duque como los que lo eligieron— se activen y se expresen públicamente. Que lo hagan bailando, con pancartas, con videos, siendo youtubers,  haciendo un podcast, montando una coreografía en la calle, haciendo marionetas gigantes, o memes en la web. Que se expresen y que el gobierno sienta el poder de la sociedad civil en Colombia.

 

Esto me produce

  • Qué hueso
    0
  • Ojalá lo lean
    2
  • Para grabárselo
    0
  • AMO
    1
  • Uy, qué jevi
    0
  • Que la fuerza nos acompañe
    2
  • KK
    0

Relacionados