La censura de los cristianos

En nuestra madre patria hay un grupillo de ‘cristianos’ de grandes audiencias que son bastante intolerantes a la crítica. Sus pecados son la censura y el acoso judicial de sus contradictores. Estos son algunos casos que lo evidencian.

10279

Luisa Fernanda Isaza

@luisaza

Coordinadora de Defensa y Atención de Periodistas de la FLIP

12.12.2018

El 11 de diciembre el músico santandereano Edson Velandia se encontró un mensaje de Facebook que le decía que se había desactivado el acceso al video de su último lanzamiento musical, Su madre patria, por un reporte de supuesta violación a derechos de autor. No, el artista no plagió la canción de nadie. Le pusieron problema fue por incluir en su video esta foto:

En nuestra madre patria hay un grupillo de ‘cristianos’ de grandes audiencias que son bastante intolerantes a la crítica y que realizan acciones non sanctas. Sus pecados son la censura y el acoso judicial de sus contradictores. Desprecian la libertad de expresión, olvidando que su máximo líder espiritual fue asesinado por ejercerla. A continuación, algunos casos.

Aquí una aclaración: soy protestante (o lo que aquí en Colombia impropiamente llamamos ‘cristiana’). Lo aclaro para que no quede duda de que esto no es un ataque a las creencias religiosas de ninguno de estos santos patrones de la censura.

María Luisa Piraquive y la Iglesia de Dios Ministerial de Jesucristo Internacional

La Iglesia de Dios Ministerial de Jesucristo Internacional es la gente detrás del partido político MIRA. Su fundadora y más conocida dirigente es la señora María Luisa Piraquive, muy conocida por el video que se hizo público en 2014 en el que ésta decía que las personas a las que les hiciera falta un ojo, un brazo o una pierna no podían ser nombradas como predicadores en su iglesia. Esta es la misma gente que fue criticada por el propio hijo de Piraquive por haberlo expulsado por ser gay. Esta es la gente que censuró a Edson Velandia y a Adriana Lizcano, porque no les gustó que estos cantaran que había que echar a liberales, godos, perros, curas, lepras, banqueros, reinas, pastores y narcos en un barco a España para que allá los mantenga su madre patria.

"Sus pecados son la censura y el acoso judicial de sus contradictores. Desprecian la libertad de expresión"

¿Cómo se logró la censura automática del video musical? Presentando ante Facebook el argumento mañoso y engañoso de una supuesta violación a derechos de autor. A Facebook no le importa: recibida la queja retira inmediatamente el contenido e invita al censurado a pedirle el favor a los intolerantes de que le envíen a Facebook una mensajito autorizándolo para hacer público su video musical.

Con esta misma triquiñuela, la pastorcita mentirosa también logró que se bajaran temporalmente de YouTube el video donde se le ve diciendo que las personas en condición de discapacidad no pueden ser nombradas como predicadores, un video parodia en el que la criticaban por discriminación y un reporte de Noticias Uno sobre la supuesta orgía más grande del mundo que iba a suceder al pie de una sede de la iglesia en Cali. Esta también fue la misma artimaña del pastor Pablo Pórtela, líder de la Iglesia Cristiana Misión de Restauración de Avivamiento y de las Naciones, quien intentó censurar al medio de comunicación Tras la Cola de la Rata.

Sin embargo, éste no es el único truco para callar a quienes hablan sobre ella. El otro es intimidar a los periodistas a punta de tutelas y denuncias por supuestas injurias y calumnias. Si usted es un periodista que critica a la señora Piraquive más le vale alistar abogado y mentalizarse para años de papeleos y audiencias. En un periodo de un año, la Fundación para la Libertad de Prensa documentó procesos judiciales de María Luisa Piraquive contra cinco periodistas por reportar u opinar sobre ella o su iglesia.

Kika Nieto

A Érika ‘Kika’ Nieto, la conocida youtuber cristiana, no le gustó que Las Igualadas la criticaran y la llamaran homofóbica luego de que aquella dijera que las relaciones homosexuales no estaban bien pero que las toleraba. La crítica está más que justificada: de manera similar, alguien que dijera ‘no me gustan los venezolanos, pero los respeto’ tendría bien merecido que le dijeran xenófobo.

"Sus pecados son la censura y el acoso judicial de sus contradictores. Desprecian la libertad de expresión"

Nieto corrió a entutelar a Las Igualadas cuando publicaron opiniones que no les gustaron, desconociendo que (de acuerdo con la jurisprudencia de Corte Constitucional) las opiniones no son susceptibles de ser rectificadas, que en Colombia se aceptan también las expresiones chocantes e incómodas (y no sólo las inofensivas o políticamente correctos) y que su notoriedad pública le exige ser más tolerante a la crítica que el resto de los mortales. De nuevo, la triquiñuela del acoso judicial.

La tutela fue negada por el juez de primera instancia, tras lo cual Nieto publicó un video en el que sacó la carta de la religión: con el hashtag #MiFeSinCensura (la censura era sólo para Las Igualadas) declaró engañosa pero hábilmente que Las Igualadas se estaban metiendo con su fe (ojo, Kika, con usar el nombre de Dios en vano; eso debe ser un pecado), afligida porque su aerolínea favorita le canceló el patrocinio para su luna de miel por homofóbica.

La estrategia dio resultado: ahora, la tutela fue seleccionada para ser revisada por la Corte Constitucional tras la insistencia del magistrado Carlos Bernal Pulido – también cristiano -, quien sostuvo que  “los hechos que dieron lugar a este litigio constitucional podrían implicar la afectación del derecho a la libertad de conciencia y la libertad de culto”.

¿Mantendrá la Corte su sólida jurisprudencia o reculará en favor del control ‘cristiano’ de las opiniones?

Esto me produce

  • Qué hueso
    9
  • Ojalá lo lean
    28
  • Para grabárselo
    13
  • AMO
    42
  • Uy, qué jevi
    6
  • Que la fuerza nos acompañe
    46
  • KK
    74
  • Brayan Silva

    Entre la libertad de expresión, la censura y el derecho a la defensa y el buen nombre.

    No se trata de la acción de un grupillo de cristianos, ni de una persecución o acoso judicial a los diferentes medios de comunicación. Hoy en día donde la equidad sólo existe en la utopía y la justicia existe de un sólo bando, es muy fácil tirar la piedra y esconder la mano, el síndrome de responsabilidad adolescente como yo lo llamo.

    Es decir, se adolece o se es falto de responsabilidad cuando algo parece afectarnos. Por ejemplo, como producto de éste mismo artículo; donde se acude al derecho de libre expresión al haber recibido una sanción judicial. Lo que se debe aclarar es la raíz de la sanción y cuya responsabilidad se evade, y es sobre la violación al derecho humano que protege o acoge el derecho a la defensa y al buen nombre. Entonces no se puede llamar censura o acoso a aquellas medias que pretenden la defensa de los derechos de un individuo o de una colectividad.

    Aún cuando tenemos libertad de expresión, no podemos hacer uso de la imagen afectando un derecho y no esperar una acción que lo corrija.

    Al momento de ser comunicador social, periodista o simplemente expresar nuestra opinión, no nos exonera de las leyes, de nuestro de deber social y de velar por el respeto de los derechos humanos.

    El llamado entonces no es a la censura, sino al periodismo con responsabilidad, a la expresión consciente y objetiva, y en estos casos profesional.

  • Edinson Zúñiga

    Como comunicador social, puedo decir que lo que realmente sucede es que hay personas que se hacen llamar “periodistas” y se olvidan de la ética y de la responsabilidad que tienen en sus manos, y utilizan sus herramientas para dañar, hablar mentiras y hacer todo escudados en la “libertad de expresión” pero violan las libertades y derechos de las demás personas. Reprochable.

  • Oscar Leonardo Osorio Serrato

    Los periodistas en este país tienen derecho a la libertad de expresión, pero ¿tienen el derecho a ofender a los demás y hacer acusaciones y señalamientos a desdén? Hay que revisar ese filo. Cuando hay acciones judiciales a periodistas, es porque han sido vulnerados los derechos de las personas mencionadas en los artículos, así que si al periodismo responsable, si a la libertad de expresión, si a la libertad religiosa y no al acoso mediático.

  • Stefany Quitiaquez

    Entre el querer comunicar y ser oportunistas siempre hay una línea muy delgada, con frecuencia este tipo de artículos hechos por la emoción y el querer posicionarse como un contenido de opinión crítica y de verdad de cara al país, solo demuestra más de lo mismo: Más desinformación, más si tu me agredes agredo, más no me importa en lo más mínimo si es la mamá, hermana, amiga o hasta hija del que sea… la intención siempre es figurar, está claro por los comentarios que acabo de leer que nosotros como homólogos no compartimos datos ni cifras infladas y supuestos creados del realismo mágico que atrapa al colombiano, que no sean uno de esos medios, blogs que les toca rectificar lo que comentan por llamar la atención y creer que defienden algo. Busquen el periodismo responsable!

Relacionados