Los indígenas del Cauca marcharán con los estudiantes

Hoy los indígenas del Cauca marcharán hacia Cali y Popayán en contra de los proyectos de ley de la reforma tributaria, de la regulación de la consulta previa y de la represión a la protesta. Pero además se movilizaran con los estudiantes en defensa de la educación pública.

873

Estefanía Avella Bermúdez

27.11.2018

El viernes pasado, la Minga del Arte en Popayán, un evento cultural del Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC) que reunió 13 pueblos indígenas de la región, comenzó con un mensaje claro: la Minga y los indígenas están con los estudiantes y la defensa a la educación pública. Los estudiantes, dice Axel Rojas, profesor de la Universidad del Cauca, han sido muy exitosos en convocar a otros sectores sociales en su movilización: “Desde sindicatos de maestros, hasta organizaciones indígenas”.

Horas antes de la apertura de la Minga el Esmad, con una orden del Ministerio del Interior, ingresó a la Facultad de Artes de la Universidad del Cauca. Tiraron gases al interior del claustro, balines, gomas y chorros de agua desde la tanqueta para desalojar el campamento que hace dos meses, una semana después de iniciado el paro, instalaron los estudiantes.

"No queremos que los estudiantes bajen la guardia, pero hay un tiempo para todo. Cuando hay que pelear, peleamos, cuando hay que hablar, hablamos"

La razón del desalojo: que en días anteriores se habían apropiado del espacio público para la realización de actividades pedagógicas y que los estudiantes se negaron a desmontar el árbol de navidad hecho con pupitres colgados y amontonados unos encima de las otros en la fachada de la facultad; al estilo de las sillas vacías de Doris Salcedo colgadas en el Palacio de Justicia.

“Las sillas no estaban estorbando el espacio público, y eran la manifestación de que comenzó la navidad y nosotros seguimos en paro”, explica Natalia Urbano Narváez, vocera estudiantil de la Universidad del Cauca.

 

Foto: Cortesía de Natalia Urbano

Ante los disturbios, los estudiantes pidieron apoyos de organizaciones de derechos humanos para que intercedieran, cuenta Urbano. La Guardia Indígena atendió el llamado. “Lo primero que hicimos fue buscar con quién dialogar de ambos bandos”, explica Fabio Avirama, indígena miembro de la Guardia. “El Esmad estaba reprimiendo, les dijimos ‘bajemosle aquí’. No queremos que los estudiantes bajen la guardia, pero hay un tiempo para todo. Cuando hay que pelear, peleamos, cuando hay que hablar, hablamos”, dice Avirama. Entonces, las represiones terminaron.

Desde hace algunos meses los estudiantes de la Universidad del Cauca vienen coordinando sus acciones y movilizaciones con organizaciones sociales incluyendo el Consejo regional indígena del Cauca (CRIC), que sólo hasta la movilización del 15 de noviembre salió a marchar con los estudiantes: “Fue la primera vez que la Guardia Indígena del Cauca acompañó una movilización estudiantil”, dice Natalia Urbano.

El mismo viernes, cuatro horas después de los disturbios, las actividades de la Minga no habían comenzado y los estudiantes llevaban varias horas reunidos en una mesa de diálogo con representantes de la ONU, de la Defensoría, con la Alcaldía y el Comandante de la Policía. No había acuerdo aún entre los estudiantes y las autoridades y en el marco de esta reunión el CRIC le anunció a los estudiantes que harían una movilización para abrir la Minga en la que querían manifestarles su apoyo.

Y así fue: terminando el recorrido la movilización se detuvo en frente a una de las sedes la Universidad y ahí el consejero mayor del CRIC, Neis Olivero Lame, dijo: “Los estamos acompañando en esta lucha digna. No estamos de acuerdo con el trato que se le ha dado a los estudiantes. Como Consejo Regional estamos en movilización hasta que el gobierno les responda”. Algunos líderes estudiantiles, unos de ellos con sus caras tapadas y tablas de madera como escudos pintados con frases de defensa a la educación pública, se pusieron en frente de la movilización y la Guardia Indígena les hizo una calle de honor. Ese fue el acto que cerró el desfile con el que se inauguró la Minga.

La decisión de apoyo del movimiento indígena ha tenido varios incentivos: además del llamado de los estudiantes, está también todo el contexto político actual del país que, dice Giovani Yulezape, coordinador del programa político del CRIC, afecta a todos los pueblos indígenas: está la Reforma tributaria que promueve la inequidad en el país, el proyecto de ley que pretende regular la consulta previa,  el estancamiento de la implementación del Acuerdo de paz con las Farc y de los diálogos con el ELN, la represión por parte del gobierno de todos los movimientos sociales y su intención de regular las protestas.

"cuando se manifiestan pacíficamente, los rechazan. Pero Cuando se manifiestan contundentemente, entonces ahí sí viene el Gobierno, no para escucharlos sino para catalogarlos como vándalos"

Pero además de estas razones, es claro que fue después de arremetidas violentas contra los estudiantes que el movimiento indígena decide manifestarles total apoyo. “Les hemos garantizado a los estudiantes que los vamos a acompañar en en todo el proceso de movilización: en lo que tiene que ver con derechos humanos, en términos de salud (como fue necesario hacerlo el viernes ante los estudiantes que quedaron heridos) y con poner nuestra fuerza y nuestra gente en las calles, dice Jefferson González, comunero indígena del pueblo Coconuco y delegado de derechos humanos del CRIC para el diálogo con el movimiento estudiantil.

El movimiento estudiantil lleva dos meses en Popayán desarrollando sus protestas de manera pacífica y pidiendo, como en todo el país, que el gobierno los escuche. Pero desde que el campamento estudiantil se instaló en el parque principal de la ciudad hubo problemas. En Popayán existe una tradición colonialista de que las paredes de la ‘ciudad blanca de Colombia’ deben mantenerse blancas y de que el sector histórico es intocable. Para González, “Un grafitis es un insulto para la clase política que siempre ha gobernado la ciudad”.

Por eso, el ministro de Defensa, Guillermo Botero, llegó el lunes a Popayán para analizar los daños causados en el sector histórico de la capital del Cauca, tras las últimas movilizaciones y enfrentamientos entre el Esmad y los estudiantes. “Si el estudiante siente la necesidad de expresar su inconformismo en una pared, que lo haga”, sostiene Gonzalez y agrega que el problema está en que cuando se manifiestan pacíficamente, los rechazan. Pero cuando se manifiestan contundentemente, entonces ahí sí viene el Gobierno, no para escucharlos sino para catalogarlos como vándalos. “Es paradójico, es la manera de intimidar al movimiento estudiantil”.

La Minga Indígena del Arte comenzó y terminó con mensajes de apoyo a los estudiantes y de incentivo a los pueblos indígenas para que hoy salgan a movilizarse por la defensa de la educación pública: “Nos alentamos en esta defensa por la educación porque nos compete a todos. Muchos indígenas hemos pasado y seguiremos pasando por la universidad para aportar a nuestra comunidades. Si no la defendemos pública, no estamos haciendo nada”, añade González.

Esto me produce

  • Qué hueso
    0
  • Ojalá lo lean
    0
  • Para grabárselo
    0
  • AMO
    1
  • Uy, qué jevi
    0
  • Que la fuerza nos acompañe
    0
  • KK
    0

Relacionados