Columnas

In the Mood for Love (2001)

Textos del curso de Arte y Cine (2016-I) sobre In the Mood for Love (2001) de Wong Kar-wai. El secreto en Camboya Ya habían transcurrido varios años y sin embargo no había un día en el que él no pensara en ella. Tanto había sido el tiempo transcurrido que ya no recordaba bien cómo lucían […]

1924

Curso Arte y Cine

01.08.2016

Textos del curso de Arte y Cine (2016-I) sobre In the Mood for Love (2001) de Wong Kar-wai.

El secreto en Camboya

Ya habían transcurrido varios años y sin embargo no había un día en el que él no pensara en ella. Tanto había sido el tiempo transcurrido que ya no recordaba bien cómo lucían sus labios, ni podía tener certeza de cómo era el sonido de su voz, pero aún se acordaba a la perfección del brillo de sus ojos. En cambio, aún estaba grabada en su memoria la silueta de su cuerpo y el olor de su cabello. Caminando por Camboya encontró un agujero en una de las antiguas estructuras y decidió contar por fin su secreto. Esa arquitectura antigua era para él lo suficientemente honorable para confiarle la mejor historia de su vida. En esas paredes ancestrales su relato duraría por siempre, al igual que permanecía constante y latente en el lado derecho de su pecho.

In the Mood for Love

Lo dijo todo, tal vez transcurrieron quince minutos, quizá fueron horas, él no lo supo. Habló sobre la primera vez que la vio, incluso antes de que fueran vecinos, también de la primera cena que compartieron juntos, de la primera vez que ella lloró en su pecho, de la manera en que la consolaba, de la noche en que simularon un adiós y de qué habría sido de ellos si hubiese habido otro pasaje de avión. Había buscado durante años el lugar perfecto para contar su secreto, el secreto de su corta e intensa historia de amor provocada por una doble traición. Estando bajo ese atardecer caluroso que le recordaba su amor imposible, supo que no encontraría un mejor lugar que aquellas ruinas.

Al final cubrió el agujero con tierra fresca y un poco de hierba. Fue curioso que al hacerlo recordara cómo ella había llenado el hoyo que dejó en su corazón la traición de su exesposa: ella había curado sus heridas y le había dado la oportunidad de volver amar. Él le estaría eternamente agradecido y solo pedía al universo que lo recordara con el mismo cariño con el que se recuerdan a los más sinceros amores.

—Laurenth Fernanda Alba

 

Relatividad

El reloj es un detalle difícil de evitar en In the Mood for Love, ya que aparece en varias escenas y esto nos quiere decir algo. Por un lado tenemos el reloj en la oficina de Su; ese fastidioso reloj sin segundero, aquel que da la sensación de estar atrapado en el tiempo, no se percibe su paso como muchas veces lo percibimos a diario. Este reloj también sugiere cómo es la película al inicio, pues se siente que el tiempo no transcurre debido a que los personajes tienen una vida monótona. Los vestidos de Su, por ejemplo, todos con el mismo diseño, nos dicen que se vive igual todos los días, pero los diferentes colores dejan ver que los eventos ocurren en días diferentes.

In the Mood for Love3

Luego está el reloj con segundero en la oficina de Chow. A veces queremos que este avance más rápido, queremos salir de forma apresurada de ciertas situaciones que nos incomodan o son desagradables. Este reloj muestra la vida de Chow: siempre que termina su tiempo en la oficina se encuentra con alguien, llama a alguien o escribe. Para Chow el tiempo transcurre rápidamente.

Cuando los dos personajes se encuentran, parece que quisieran intercambiar sus relojes. Chow quiere tener un reloj sin segundero para sentir que tiene más tiempo con Su. Su quiere ese reloj con segundero para sentir que el tiempo en la oficina sí transcurre y encontrarse al final del día con Chow. En ciertas ocasiones logran cambiar los relojes; pero luego ocurre lo más increíble, se permiten viajar en el tiempo para corregir errores, evitar sentir dolor, prepararse para un futuro que no pueden cambiar y tienen que aceptar.

La relatividad no es solo la percepción de un evento desde diversos puntos de vista, la relatividad también busca algo que no cambie en el espacio y tiempo respecto a los observadores, en física es la velocidad de la luz. En la película cada personaje conserva algo que no cambiará; para Chow no cambiará a través del tiempo lo que siente por Su y Su olvidará lo que siente por Chow pero permanecerá en un espacio específico, el apartamento donde lo conoció. Creo que la película nos contó un secreto, la avidez nos marcará y nos remitirá a los espacios y al tiempo donde tuvo lugar el amor.

— Diego Zambrano

 

Promenade del rombo, hexágono, triángulo amoroso

Con In the Mood for Love de Won Kar-Wai, lo primero que se me vino a la mente fue Mussorgsky, y su suite de piezas titulada “Pictures at an Exhibition” o en español, “Cuadros de una exposición”. En esta obra maestra musical, el compositor, inspirado por la exposición de diez pinturas de su amigo –el fallecido artista Víktor Hartmann– intenta contar la historia de cada una de las pinturas “dibujando en música”. Al igual que ocurre en la película, entre cada cambio de tema, pintura o historias, en este caso, suena un promenade o pieza intermedia para hacer notoria la separación de las partes importantes del relato.

Siento que en la película este promenade consiste en el juego de escenas y melodías que incitan a la sensualidad y lo prohibido, a pesar de las acciones inocentes de los dos protagonistas. El promenade separa entonces los fragmentos que cuentan relaciones e infidelidades amorosas.

El triángulo amoroso en el que vive el jefe de Su, la protagonista, y cómo ella encubre la mentira.

In the Mood for Love4

Promenade

Su se acostumbra a una vida solitaria, ya que su esposo está constantemente en viajes de “negocios”. Conoce a su vecino el Sr. Chow, el coprotagonista, con quien entabla una buena amistad y que, al igual que ella, no cuenta con la compañía constante de su mujer.

Promenade

Su descubre la infidelidad de su esposo, quien tristemente la engaña con la esposa del vecino con quien ya simpatizaba.

Promenade

¿Iniciará la historia de amor con su vecino y amigo? No todavía. Son claras para ellos las señales del engaño, la sutileza de la idea del bolso y la corbata, el falso regalo para el falso amor de los triángulos y cuadrados amorosos.

Promenade

Escritura juntos, encuentran complemento uno en el otro. Ya no sienten soledad.

Promenade

Separación de los corazones, pero no de los esposos, sino de los amigos que jamás encontraron el coraje para decir lo que sentían el uno por el otro. Infelicidad.

Promenade

—Diana Carolina Vergara F.

Referencias

García, J. (2015). Ciclo de miércoles: “Reciclar, reutilizar, recomponer”. Introducción y notas a programa. Madrid: Fundación Juan March.

Maes, F. (2002). The clash of Ideas. The Quest for the Essence of the New Russian Music. A History of Russian music: from Kamarinskaya to Babi Yar. California: University of California Press. pp. 49-62.

Taruskin, R. (2009). On Russian Music. California: University of California Press. pp. 198-199.

Esto me produce

  • Qué hueso
    0
  • Ojalá lo lean
    0
  • Para grabárselo
    0
  • AMO
    0
  • Uy, qué jevi
    2
  • Que la fuerza nos acompañe
    0
  • KK
    0