Columnas

Harold and Maude (1971)

Textos del curso de Arte y Cine (2016-I) sobre, Harold and Maude, película del director estadounidense Hal Ashby. If you want to be free, be free Harold and Maude, estrenada en 1971, es una película de contrastes. Harold es un joven de no más de 20 años que representa la muerte. Él piensa que la […]

1626

Curso Arte y Cine

01.08.2016

Textos del curso de Arte y Cine (2016-I) sobre, Harold and Maude, película del director estadounidense Hal Ashby.

Harold and Maude2

If you want to be free, be free

Harold and Maude, estrenada en 1971, es una película de contrastes. Harold es un joven de no más de 20 años que representa la muerte. Él piensa que la vida no vale la pena, por lo cual finge suicidios regularmente. En el lado opuesto está Maude, una mujer de 79 años que representa la vida. Ella se ve a sí misma como un alma libre, pasó un tiempo como prisionera en Auschwitz y valora la libertad por encima de todo. Para ella la vida tiene sentido.

Con unas escaleras de madera, una figura de ropas finas, una puerta que se cierra con llave y un reloj que parsimoniosamente marca las tres, Hal Ashby da inicio a su película. La imagen es lúgubre, mientras, esta figura camina hacia un cajón y pone un disco. La guitarra de Cat Stevens empieza a sonar, la melodía es nostálgica e inspiradora pero no lóbrega. Vemos así, cómo esta música bastante cálida acompaña una historia poco alegre y de una estética fría.

La música adquiere entonces un papel protagónico en el filme, porque en ella también están presentes los contrastes que caracterizan a Harold y Maude. Sin las esperanzadoras letras de Cat Stevens acompañadas de una melodía un poco nostálgica pienso que no se podría entender a Maude. Creo que así quería Maude que Harold viera la vida: como algo esperanzador, que vale la pena, donde no se olvidan los buenos momentos, donde es posible disfrutar sin dañar a ningún ser viviente, independiente de cualquier sistema moral.

Concluyo señalando que Harold and Maude es, de alguna forma, una comedia negra. El espectador puede estar viendo un suicidio fríamente elaborado, para luego reírse a carcajadas por las reacciones frente a ese suicidio. El mensaje de la película en ningún momento es oscuro. Todas las decisiones, especialmente las de Maude, son coherentes con su espíritu libre. Finalmente Maude logra liberar a Harold de su temor a vivir. En una película protagonizada por contrastes, la vida termina imponiéndose sobre la muerte.

— Javier Alejandro Acevedo

 

Spin off de Harold and Maude: madre de Harold

Escuela para señoritas Miss Audren, lugar del cual se gradúo la mamá de Harold, la señora Hassen. Criada en una familia de clase alta y conservadora. A sus 15 años ya sabía cómo arreglar la mesa para sus invitados y cómo entretener a su futuro marido con su encanto femenino. A los 19 años se comprometió con un buen partido, también de buena familia y, por supuesto, con la capacidad de costear un gran y brillante anillo. Apenas el cura pronunció las palabras “yo los declaro marido y mujer”, su madre, tías y amigas prepararon los bultos de arroz, para arrojar sobre la pareja y desearles buenos resultados en la luna de miel. Tener hijos, para la señora Hassen, no era una opción; ella debía tener una familia perfecta y feliz.

Harold and Maude3

Nueve meses después de su luna de miel nació Harold, un niño de peso normal, completamente saludable y perfecto. A pesar del deseo de la señora Hassen de ser la madre ideal, no toleraba el llanto del bebé ni el olor de los pañales sucios; contrató entonces a una nana. Harold era el trofeo de la señora Hassen, organizaba reuniones con sus amigas para enseñarles lo hermoso que era ser madre. Sin embargo, inmediatamente después de que el tema de conversación cambiaba de foco o Harold comenzaba a llorar, la señora Hassen entregaba a Harold a su niñera y continuaba la charla con sus amigas. Harold entró a la escuela, la señora Hassen se encargaba de comprarle los mejores zapatos y de corregirle la postura. Las tareas de enseñanza eran muy tediosas para ella, así que contrató a un tutor. Harold fue creciendo y la señora Hassen siempre encontró a alguien que le facilitara las tareas de madre. Poco a poco la señora Hassen, sin notarlo, dejó que desconocidos criaran a un desconocido, el cual no escuchaba sus consejos, no sabía cómo comportarse ante invitados y fingía suicidios “sin razón alguna”.

— Valentina Carmona

 

 Amuse-Bouche

El almuerzo, a lo largo de los años, se ha tornado en un espacio bastante particular. En especial cuando está mi padre. Mi madre y yo no tenemos un tema recurrente, mas solemos hablar de lo que hicimos durante el día, de mis tías y mi abuela (a quienes no les ha devuelto la llamada todavía), o de aquella prenda que olvidé comprar la semana pasada. Cuando estamos los tres, la charla se torna más y más oscura entre platos. “¿No es terrible que el levantamiento de cadáver haya sido seis horas después? ¿A quién se le ocurrió pagarles más de tres salarios mínimos a unos asesinos? ¿No es terrible que muera un niño por negligencia del hospital?” En algún momento pensé que tal vez la vida de médico lo había familiarizado tanto con la muerte, que hasta podría hablar de ella mientras comía. Sin embargo, más tarde descubrí que no estaba solo.

Harold and Maude4

Todos estamos completamente saturados del tema por la insaciable fascinación que nos causa. Más de una hora sobre accidentes en el noticiero de Caracol o RCN diariamente, tres temporadas de Hannibal, Game of Thrones, una que otra canción de Rock. Luego de pensar en ello, ya no me parecía tan extraño el éxtasis de Harold cuando se “suicidaba” durante sus citas, o que su chica Maude encontrara excitante manejar un carro fúnebre. Dos personas y toda una relación en torno al final de la vida. A diferencia de nosotros, y lo que fue como un golpe en la cara, es que ellos tenían las agallas de presentarse a un funeral, fingir múltiples suicidios y decidir sobre su propia muerte.

—Gabriela Villar M.

Esto me produce

  • Qué hueso
    1
  • Ojalá lo lean
    0
  • Para grabárselo
    0
  • AMO
    1
  • Uy, qué jevi
    1
  • Que la fuerza nos acompañe
    1
  • KK
    0