Del amor y otros periodismos

El periodismo y el amor necesitan terapia de pareja. Rebuscamos entre las noticias de actualidad, los reportajes de denuncia y las entrevistas a políticos y encontramos cinco historias de amor que todos deberían leer. #070Romanticón

1220

Cerosetenta

14.02.2015

1. Amor de palabras

Ya no será ya no

Leila Guerreiro  

¿Qué tanto hay que sentir por una persona para escribir un perfil? Leila Guerreriro, periodista argentina, respondió la pregunta en la edición No 11 de la revista El Malpensante con el texto “Ya no será ya no”, un trabajo maravilloso que basado en la obra de la escritora, ensayista, crítica y docente uruguaya, se convierte en radiografía de la vida de una de las más importantes poetas del Siglo XX en lengua española.

De los amores tempranos, pasando por los pasionales y los sexuales hasta llegar a los más sinceros y entregados, Guerreiro traza la vida de una mujer que sintió como pocas uno de los conceptos más complejos del mundo, convirtiendo el texto en un apasionante relato de relaciones fugaces y traiciones, imprescindible para los seguidores de la obra de la enamorada de Claps, la amante de Onetti y la esposa de Liberatti.

 

2. Amores vallenatos

Matilde Lina

Alberto Salcedo Ramos

Dentro del vallenato, un género que le ha cantado a todas las versiones existentes del amor, sería atrevido tratar de escoger cuál es su mejor canción de amor. Sin embargo Matilde Lina, del maestro Leandro Díaz, podría ser finalista.

Y es justo sobre esta historia turbulenta de amor entre el compositor ciego y su amada platónica que Alberto Salcedo Ramos escribió una de las mejores crónicas que se ha dedicado al vallenato. La nota es un detrás de cámaras de una de las canciones más hermosas del folclor colombiano, de la que se desprende aquella estrofa de “Cuando Matilde camina hasta sonríe la sabana” y de una relación que, sin embargo, nunca fue real. “¡Yo con Leandro no me casaría ni loca!”, le dice Matilde Lina a Salcedo.

“—¿No dijo que lo adora?

—Solo como amigo. Lo adoro tanto que si él se muere primero que yo, me voy a pie desde mi casa hasta el cementerio.

—Bueno, ahí sí lo mejor es que se vaya caminando, para que sonría la sabana.”

 

3. El amor que se compra

Cromwell, el cajero generoso

Juan Manuel Robles

El amor no solo es entre dos personas. Eso lo sabe bien Cromwell Galvéz, un cajero de banco peruano que descubrió una cinematográfica estrategia para robar millones –MILLONES–  y que en su romance con el dinero se convirtió en una de las personas más ricas y cuestionadas de Perú. Su historia la cuenta Juan Manuel Robles en una crónica sobre el amor adictivo a lo material, la sexualidad que se compra con algunos pesos y la caída de un hombre que quería ser otra persona.

 

4. Amor a varias manos

Dame el tuyo, toma el mío

Gabriela Wiener

Durante la primera década de este siglo la crónica latinoamericana estuvo en todos lados. Fue una época en la que aparecieron revistas como SoHo, Gatopardo y Etiqueta Negra, en la que los cronistas se volvieron autores, en los que las notas en primera persona empezaron a aparecer hasta debajo de las piedras y en las que algo que vino a llamarse “periodismo de inmersión” aparecía en las páginas de todas las revista.

Una de las periodistas que más trabajó en ese “periodismo de inmersión” fue la peruana Gabriela Wiener y Dame el tuyo, toma el mío, una crónica en la que Wiener vivió en carne propia una experiencia swinger, es un buen ejemplo. Una historia de los amores que se vuelven plurales y en las que las manos y los cuerpos abundan por doquier.

 

5. El amor que es herida

Lo que no tiene nombre

Piedad Bonnet

Este libro, en el que la escritora y poeta colombiana Piedad Bonnet cuenta –con el corazón en la mano– la enfermedad mental que llevó al suicidio a su hijo es mucho más que un testimonial del dolor. Lo que no tiene nombre, publicado en el 2013, es además un reportaje maravilloso sobre la esquizofrenia, sobre la muerte y el duelo.

Este es un libro que obliga al lector a leérselo en una sentada, a recorrer párrafos conmovedores y frases desgarradoras que lo acompañarán el resto de su vida. Pero también es un libro cargado de información sobre la manera en la que entendemos hoy las enfermedades mentales y el duelo. Y es, sobre todo, una de las muestras más maravillosas del amor de una madre por su hijo.

Esto me produce

  • Qué hueso
    1
  • Ojalá lo lean
    2
  • Para grabárselo
    1
  • AMO
    0
  • Uy, qué jevi
    0
  • Que la fuerza nos acompañe
    0
  • KK
    0

Relacionados