Septiembre: 30 días, 30 mujeres asesinadas

Terminó oficialmente la cuarentena y, como era de esperarse, los asesinatos de mujeres aumentaron. Este mes intentaron desaparecer a tres mujeres, profanaron la tumba de una niña y hubo tres dobles feminicidios.

Natalia Arenas

05.11.2020

El 1 de septiembre terminó oficialmente la cuarentena y, como era de esperarse, los asesinatos de mujeres –por su condición de ser mujeres– aumentaron. Este mes fueron 30 mujeres asesinadas: mamás, lideresas, mujeres trans, tías, hijas, sobrinas, venezolanas, comerciantes, amas de casa, abogadas, modelos, empleadas. Las mataron como casi siempre lo hacen: a puñaladas, a tiros, asfixiadas, a golpes, quemadas, violadas, torturadas. Este mes intentaron desaparecer a tres mujeres, le profanaron la tumba a una niña de 14 años y hubo tres dobles feminicidios. 

Los asesinos también son los usuales: la mayoría fueron cometidos por parejas y exparejas, pero también conocidos, familiares, grupos armados y cuatro casos donde no hay pistas. Cuatro de ellos, además, se suicidaron luego de cometer los feminicidios, cinco ya tenían antecedentes violentos y al menos a tres las mataron porque ellas querían separarse de ellos.

Sabemos que las cifras sobre feminicidios cambian según las fuentes, y que en todos los casos hay un subregistro. Aún así, seguimos armando la lista de mujeres asesinadas por su condición de ser mujeres teniendo en cuenta no sólo el dictamen de la Fiscalía –que es la que tipifica el delito– sino también las condiciones en las que las mataron: por la sevicia con las que las atacaron, porque la mayoría conocía a sus agresores, o porque ocurrieron en zonas donde los cuerpos de las mujeres entran también en las disputas entre los actores armados.  

Este es el doloroso conteo de las mujeres que fueron asesinadas en el país en el mes de septiembre, y que esta revista construye mes a mes rescatando los casos registrados por la prensa —en su inmensa mayoría regional y popular— y por organizaciones que defienden los derechos de las mujeres. Sabemos que se trata de un subregistro, que además de estos hay muchos casos más.  Este listado, sin embargo, es también una postal de esta forma de violencia en Colombia.

I.

Durante más de dos horas, la pareja de Emilce Congo Bernal la encerró en una habitación de la casa de sus suegros, en Chiquinquirá, Boyacá, para discutir su separación. Era 4 de septiembre. Hacia las 9:45 de la mañana, Emilce empezó a gritar. Cuando sus familiares abrieron la puerta la encontraron muerta con heridas de cuchillo y a su pareja, Leonardo Ruiz, con un cuchillo en la mano con el que se suicidó segundos después. La pareja deja tres hijos menores de edad.

II.

A Claudia Lorena Mosquera, de 31 años, la mató su papá con 21 puñaladas dentro de su casa en Cali porque ella ‘lo insultó’. Su mamá y su hermanito de seis años fueron testigos. El hombre, que se había mudado a la casa hacía poco tiempo, fue capturado antes de que los vecinos lo lincharan. La fiscalía le imputó el delito de feminicidio agravado, que él no aceptó. 

III. 

Milena Saavedra Melgarejo tenía 28 años, era madre de dos niños de 2 y 11 años y trabajaba como vendedora en un almacén de ropa en Villa del Rosario, Norte de Santander. El 4 de septiembre su familia se despidió de ella porque dijo que tenía una cita. La vieron subirse a un carro negro y saludar al hombre que conducía. Esa noche, la policía encontró su cuerpo con un disparo en la cabeza. No hay capturados. 

IV.

No son claras las circunstancias en las que murió Samara Pérez Ruiz, una estudiante de 18 años de la Escuela Normal Superior de Pereira. El 6 de septiembre, su cuerpo apareció en un costado de una cancha, debajo del viaducto de la ciudad. La Policía dice que ella se suicidó. Sin embargo, la Casa de la Mujer pidió que el caso se investigue como feminicidio porque no se explican por qué el cuerpo de Samara no tenía ropa interior ni pantalones y tienen testimonios de personas cercanas a ella que dicen que tenía problemas con su pareja.

V.

El 8 de septiembre, unos operarios del Acueducto de Bogotá encontraron en una alcantarilla de Engativá el cuerpo de Lizbeth Katiuska Araque Maldonado envuelto en un plástico y amarrado de pies y manos. Había desaparecido desde el 18 de agosto, cuando fue a encontrarse con Rubén Darío Guzmán, un reciclador que la contrataba tres veces a la semana para separar el material.  Ese día, Guzmán la citó en su casa, le pagó el taxi y luego abandonó a su pequeña hija que siempre la acompañaba en una casa en Suba. El agresor fue capturado y la Fiscalía le imputó el delito de desaparición forzada. Lizbeth tenía 21 años y era madre de otro niño de 5 años. Vivía en Bogotá con su pareja y su niña desde hacía 3 años, cuando llegó desde Venezuela.  

VI.

El 8 de septiembre, el cuerpo de una mujer trans entre los 25 y 30 años fue encontrado en la autopista Medellín-Bogotá, a la altura de Copacabana, Antioquia. Tenía varias heridas de bala en la espalda, hombro y en la cara. Aún no se conoce su identidad. No hay capturados. 

VII.

Que “no fuera morronga”. Eso le gritó la pareja de Geraldine Ramírez Mejía minutos antes de dispararle un tiro en la cabeza el 9 de septiembre. El cuerpo de Geraldine, de 30 años, quedó en el baño de su casa en Cali. Segundos después, Elvis Andrés Escobar se pegó un tiro. 

VIII.

Katherine Nova tenía 21 años, era madre de dos niñas pequeñas y trabajaba administrando una tienda contigua a la habitación en la que vivía bajo arriendo en Villavicencio, Meta. El 13 de septiembre, su pareja la violó, la golpeó brutalmente y la estranguló hasta matarla. Su agresor no ha sido capturado. 

IX.

El 14 de septiembre, Biviana Cardona Marín de 33 años, su pareja y su hermana estaban compartiendo en su casa en Barbosa, Antioquia cuando la expareja de la hermana de Biviana llegó a reclamarle. La discusión escaló y Biviana y su pareja intervinieron para proteger a su hermana. En ese momento el hombre desenfundó un arma y les disparó a los dos que murieron en el lugar. El agresor ya está identificado. 

X. y XI.

El 14 de septiembre, Melisa María Romero, de 27 años, y su sobrina, Taniusca Romero Cibaja, de 12 años, montaban bicicleta en Montelibano, Córdoba, cuando dos sicarios las abordaron y las asesinaron a tiros. Sobre sus cuerpos dejaron un papel que decía ‘por zorras’ y las siglas BVPA que corresponden a una facción de los Caparros. El grupo armado, sin embargo, negó ser autor del hecho. Su familia, además, negó que Melisa hubiera recibido amenazas. No hay capturados. 

XII.

La pareja de Bibiana Teresa Roa Arteta la llevó moribunda a un hospital de Barranquilla el 16 de septiembre. Dijo que habían discutido y que ella se encerró en una habitación y se pegó un tiro. Esa versión no convenció a la familia de ella primero porque tenía un tiro en el pecho y segundo porque dijeron que la relación era tormentosa. Bibiana, abogada, madre de tres hijos y de 45 años, murió en el hospital. El hombre está siendo investigado. 

XIII.

Los vecinos de Sol María Porras Salcedo y su pareja, Julio César López Posada, los escucharon discutir. Las peleas por los celos de él eran constantes, contaron, e incluso vieron cuando él la golpeó. El 16 de septiembre, tras no ver movimientos en la casa de Cartagena pero percibir un olor fétido, encontraron a Sol María apuñalada en la cama y a él colgado de una cuerda cerca al patio. Sol María tenía 40 años, era madre de una quinceañera y ama de casa. 

XIV.

Jhoelly Cuesta Córdoba fue asesinada por el exesposo de su mamá cuando ella intentó defenderla de sus agresiones. El 17 de septiembre, el hombre, guarda de seguridad, la atacó con un cuchillo hasta matarla. Su mamá resultó herida. Jhoelly tenía 18 años y aspiraba a ser modelo. Vivía en Medellín, junto con su mamá y su hermana de 10 años que fue testigo del asesinato. El agresor fue capturado por el delito de feminicidio agravado y tentativa de feminicidio. 

XV. y XVI.

Las hermanas Nicol Dayana Orozco Ortiz, de 13 años, y Maribel Carlosama Ortiz, de 21 años, salieron de su casa en Restrepo, Valle con el pretendiente de Maribel a comprar ropa en Buga. Al regreso, el hombre tomó un desvío. La familia se preocupó porque no llegaban y llamó a la Policía que encontró el carro en una carretera y los cuerpos de Maribel y Nicol con tres impactos de bala cada una: Maribel tenía dos en la espalda y uno en la cadera y Nicol, tres disparos a quemarropa en el tórax. Las dos murieron en el hospital el 18 de septiembre. El hombre y su padrastro, quien según la investigación inicial de la Fiscalía al parecer fue el determinador del crimen, fueron capturados en Cali. 

XVII.

Angeli Alejandra Úsuga Rúa, de 14 años, fue asesinada el 18 de septiembre por sicarios en un balneario de Remedios, Antioquia. Según el Gobernador del departamento, Angeli había sido reclutada por actores armados ilegales. Su familia recogió dinero con sus allegados y pudo enterrarla en un cementerio de Segovia pero al día siguiente, el cuerpo de Angeli apareció desnudo, fuera de la bóveda. La policía investiga si hubo necrofilia o si fue un hecho de sevicia cometido por los mismos responsables de asesinar a la menor. No hay capturados. 

XVIII.

El 19 de septiembre, Katiuska Rágel Ceñas, de 29 años, fue atacada a cuchillo ocho veces por su expareja en plena plaza de mercado del centro de Barranquilla. Aldair Carreño Carreño emprendió la huida pero fue capturado minutos después y le imputaron el delito de feminicidio agravado. Katiuska había decidido separarse de él tras siete años de relación por los constantes maltratos y agresiones a la que la sometía. Incluso, la amenazó de muerte por mensajes de audio. Katiuska era venezolana, trabajaba en un puesto de reparación de celulares y era mamá de una niña de 2 años. 

XIX.

A Claudia Patricia Arias, de 29 años, su pareja volvió a agredirla pero esta vez ella no sobrevivió. Sucedió en Támesis, Antioquia. El hombre ya había estado detenido, según la Policía, por violencia intrafamiliar pero quedó libre y el 19 de septiembre, tras una discusión, comenzó a golpearla. Ella intentó escapar pero el hombre se fue tras de ella y la apuñaló 36 veces. Claudia Patricia tenía tres hijos, la menor de 20 meses con su agresor que fue capturado e imputado por el delito de feminicidio agravado. 

XX.

La lideresa indígena, Alba Alexandra Pizanda Cuestas, fue asesinada a tiros en la vía que conduce de Tumaco a Pasto. El 20 de septiembre, sicarios  en moto alcanzaron el bus en el que ella iba rumbo a su casa, la obligaron a bajar y le dispararon en la carretera. Alba Alexandra tenía 37 años y era vocera del cabildo indígena el Gran Mallama, perteneciente al gran territorio de Los Pastos. No hay capturados. 

XXI.

El 20 de septiembre, Elizabeth Hernández Camen, de 35 años, celebraba el día del amor y amistad con un amigo en su apartamento en Kennedy, en Bogotá. Su vecino que la pretendía  bajó a buscarlos. “Les dijo algo así como si lo dejaban unirse a la celebración”, contó un familiar. Elizabeth no le prestó atención y el hombre sacó un cuchillo y la apuñaló en repetidas ocasiones. Luego, con la misma arma, apuñaló a su amigo que quedó gravemente herido. Familiares de Elizabeth relataron que el hombre botó las llaves de la casa y cerró la puerta para que no pudiera entrar la atención médica. También que ya había amenazado de muerte a Elizabeth. Ella murió allí. Tenía 35 años, era comerciante en un local del sector y tenía 5 hijos, cuatro menores de edad. Su agresor fue capturado. 

XXII.

Dila Roa, de 42 años, denunció a su pareja por violencia intrafamiliar el 27 de julio y le dieron medidas de protección en la comisaría de familia de Umbita, Boyacá, donde vivía. Aún así, el 21 de septiembre él volvió a atacarla, esta vez con un cuchillo. La policía encontró su cuerpo dentro de una habitación, desnudo y con una herida profunda en su cuello. El agresor que estaba herido en otra habitación, fue capturado. La policía encontró botellas rotas, palos de escoba rotos y un cuchillo. 

XXIII.

El 23 de septiembre, una mujer que aún no ha sido identificada fue asesinada a tiros en Suba, al occidente de Bogotá por el sector de Calatrava. La acompañaba otra mujer que resultó herida. Las dos eran ciudadanas venezolanas. No hay pistas sobre sus agresores pero la policía dijo que la hipótesis que tomaba más fuerza es la de un conflicto entre una de las víctimas y su pareja. 

XXIV. y XXV.

El 26 de septiembre, las hermanas Carolina Carmona Sánchez y Yolanda López Sánchez estaban departiendo juntas en su casa en Cali hasta que se quedaron dormidas. La expareja de Carolina, que había salido de la cárcel de permiso y estaba en la casa ese día, le subió el volumen al equipo de sonido y las atacó con un cuchillo en el cuello y el tórax hasta matarlas. Luego huyó. Según un medio local, le mandó una nota de voz a otra hermana de Carolina donde decía: “su hermana me irrespetó oyó. Entonces pa’ que respeten los hombres”. Carolina tenía 40 años y vivía en España con sus dos hijos. Había regresado al país justo antes de la pandemia. Su hermana Yolanda tenía 47 años, era ama de casa y mamá de dos hijos. El agresor fue capturado. 

XXVI.

Yaiseth Martínez Villarroel, de 33 años, fue asesinada el 27 de septiembre por su pareja en una finca en Becerril, Antioquia. El hombre, que tenía una condena por homicidio simple, se suicidó. Los hijos de Yaiseth de 8 y 11 años fueron los únicos testigos. 

XXVII.

Ángela Yurani León, de 37 años, denunció por violencia intrafamiliar a su hermano que vivía en la casa de su mamá, junto con el hijo de Yurani de 13 años, en Anserma, Caldas. En mayo, una juez dictó medida de desalojo para el hombre pero la madre no permitió que se hiciera el procedimiento y dijo que era normal que ellos se insultaran y hasta se agredieran a puños. El 28 de septiembre, sin embargo, el hombre asesinó a Ángela y luego le prendió fuego a la casa. Su hijo fue testigo de todo. El agresor fue capturado y la Fiscalía le imputó el delito de feminicidio agravado e incendio. 

XXVIII.

Anaylet Alexandra Marcano Marcano tenía 23 años y era venezolana. El 28 de septiembre fue brutalmente golpeada y asfixiada con una sábana por su pareja en una casa de Girón, Santander. Conocidos dijeron que era un hombre posesivo y celoso y que ya lo habían visto golpearla. Ambos se rebuscaban la vida en obras de construcción del municipio, él prestando seguridad y ella hacía aseo. El agresor no ha sido capturado. 

XXIX.

El 28 de septiembre, Sandra Milena Saldaña Guerrero tenía una cita en la comisaría de El Rosal, Cundinamarca, para discutir una demanda por alimentos contra su expareja. Sandra se acababa de separar de él hacía 20 días, cansada de sus golpizas y amenazas de muerte. Esa mañana no llegó a la cita. En cambio, fue asesinada con 25 heridas de destornillador la cabeza, el cuello y su torso. La policía busca a su expareja del que no hay rastro. Sandra tenía 25 años y era madre de dos hijos, de seis años y de 18 meses. 

XXX.

Una mujer que no pudimos identificar desapareció de su casa en Curillo, Caquetá el 17 de agosto. Su esposo reportó la desaparición 25 días después. El 30 de septiembre, además, varias personas se acercaron a la Estación de Policía de Curillo e informaron el hallazgo de restos óseos en una parcela en la vereda la Tigra. Eran los restos de la mujer. El agresor, Hermes Salinas Silva, de 34 años y esposo de la mujer fue capturado. La Fiscalía le imputó el delito de feminicidio agravado. 

Esto me produce

  • Qué hueso
    0
  • Ojalá lo lean
    3
  • Para grabárselo
    2
  • AMO
    0
  • Uy, qué jevi
    2
  • Que la fuerza nos acompañe
    1
  • KK
    0

Relacionados