ALERTA: crisis en ingeniería

Ingenieros que no saben para qué la ingeniería. Una crisis de identidad de una disciplina en auge.

1230

Ma. Alejandra Victorino

26.05.2016

Al final de este semestre me pidieron que hablara con algunos estudian- tes de primer semestre de ingeniería acerca de nuestra carrera y de la vida en la universidad. Lo primero que les pregunté fue: “¿Qué viene a su mente cuando escuchan la palabra ingeniería?”. En unísono todos respondieron: ¡Máquina! Sí, la etimología dice que la palabra viene de engine, pero ante todo viene de la palabra ingenium (les queda de tarea). Luego, pregunté: ¿Qué es ingeniería industrial? La respuesta se centró en una palabra: optimizar. Debo admitir que esperaba las respuestas que ellos dieron a mis preguntas, pero a la vez fue decepcionan- te pensar que la mayoría de la gente llega a la ingeniería sin saber qué es, convencidos de que todo se trata de matemáticas y que, si es bueno en ella, entonces debe ser ingeniero. ¿No deberían mejor estudiar matemáticas? ¿Cuál es, entonces, el sentido de estudiar una carrera que no sé para qué sirve? Bueno, y si no sabía y quería salir de las dudas, ¿no deberían las clases introductorias responder a esas preguntas? Algo quedó claro luego de esa experiencia: los ingenieros estamos sufriendo de una grave crisis de identidad.

En parte es verdad que hacer ingeniería es hacer máquinas, si pensamos en ellas como artefactos que solucionan problemas. Pero lo que no está bien es que pensemos que ser ingeniero es solamente eso. Para esta edición decidimos hacer una encues- ta a estudiantes que fundamentalmente buscaba revelar en qué debemos mejorar para ser ingenie- ros integrales, preguntando por la importancia y el desempeño de unas habilidades específicas. Una de las opciones era “Conocimiento de la realidad del país y el mundo (económico, político, social)”. Para nuestra sorpresa, está opción fue considera- da como una de las menos importantes a la hora de ser ingeniero y por esto mismo la mayoría no se interesa por informarse de lo que sucede a su alrededor. Después de ver esto pensé: ¡Apague y vámonos! Si nosotros los ingenieros no sabemos a qué problemas debemos enfrentarnos, de qué forma podemos contribuir a la sociedad y cuáles son los retos más importantes que nos esperan al graduarnos, entonces , ¿quién lo sabe? Me pregunto:

¿Será que como ingenieros tenemos un papel en el postconflicto que enfrenta nuestro país? ¿Será que tenemos tareas pendientes por resolver en nuestra ciudad? La respuesta es: ¡Sí! Es lamentable que no sepamos que para ser ingenieros es necesario tener un contexto sobre el cual trabajar, que ese contexto arroja todo el tiempo problemas de ingeniería y que este puede mejorar con nuestra ayuda.

Esa creencia de que los ingenieros no nos metemos en esos “asuntos”, “que eso no es para ingenieros” es la que nos ha llevado a esta crisis de identidad, donde ser ingeniero es más importante que hacer ingeniería. Y no sé ustedes, pero pienso que uno no es lo que hace. Los invito a considerar esta afirmación y quedarse con una pregunta: ¿deberían estos “asuntos” de la actualidad reflejarse en nuestra educación o somos los estudiantes quienes debemos introducirlos a las aulas?

Esto me produce

  • Qué hueso
    2
  • Ojalá lo lean
    2
  • Para grabárselo
    5
  • AMO
    0
  • Uy, qué jevi
    2
  • Que la fuerza nos acompañe
    0
  • KK
    1

Relacionados