Abril: 23 mujeres asesinadas

La cuenta sigue subiendo. Faltan dos días para terminar el mes y ya van 23 mujeres asesinadas. Tres eran venezolanas y una chilena. Tres, dos menores, fueron asesinadas junto a sus madres. A tres las mataron como venganza a sus familiares. Una era defensora de derechos humanos. A la mayoría las mataron sus parejas o exparejas. A una la mató su hijo y a otra la mató su padre.

Natalia Arenas y Estefanía Avella

28.04.2019

Hace dos semanas, la Fiscalía sacó un reporte de los casos de feminicidios ocurridos en los primeros tres meses del año. El conteo oficial va en 48 casos, de los cuales el 85,4 % han sido esclarecidos. La cifra, sin embargo, no concuerda con los datos recogidos por organizaciones como Feminicidios Colombia, que para el 14 de abril —día en que la Fiscalía publicó el informe— contaba 71 feminicidios. Tampoco con el conteo que durante este año ha hecho Cerosetenta. En nuestras cuentas hasta el 31 de marzo iban 65 mujeres asesinadas por ser mujeres.

En abril la cuenta sigue aumentando. Faltan dos días para terminar el mes y ya van 23 mujeres asesinadas. Tres eran venezolanas y una chilena. Tres, dos menores, fueron asesinadas junto a sus madres. A tres las mataron como venganza a sus familiares. Una era defensora de derechos humanos. Entre los agresores están, nuevamente, sus parejas o ex parejas, un padre y un hijo. Tres se suicidaron, otros tres se entregaron y siete fueron capturados.

 

I

La mamá de Luisana Geraldine Polo González, 20 años, venezolana, la encontró degollada y apuñalada sobre la cama. Era la tarde del 1 de abril. La habitación en la que vivía Luisana con su hija y su pareja, José Luis Otálvarez Cáceres de 36 años y los tres hijos de él, estaba al revés. Esa mañana, antes de huir, Otálvarez fue al colegio de sus hijos en Bucaramanga, Santander y se los llevó en un bus. Se veía notablemente nervioso. Aprovechó, además, para enviarle una nota de voz a su suegra en la que le pedía perdón y prometía entregarse. El agresor quedó en poder de la Policía cinco días después en la Gabarra, Cesar. No se sabe bien si se entregó o lo capturaron. En todo caso, fue enviado a la cárcel por feminicidio. Luisana había intentado terminar la relación con él por sus reiterados ataques de celos.

II y III

A las 8 de la noche del 2 de abril, una moto y un taxi llegaron a la casa de Franklin Romero Diago en el barrio Los Olivos de Barranquilla y dispararon tres veces contra su hija, Durley Romero Diago, de 19 años. Una de las balas le atravesó el pecho a Durley que en ese momento tenía alzada en brazos a su hija de un año, que también fue impactada por las balas y murió el 4 de abril. “Mirá cómo pagas”, oyó Nidia, la abuela de Durley, que gritaron los sicarios. Aunque al principio la Policía dijo que el atentado iba dirigido a Franklin, que tiene casa por cárcel por tráfico de drogas y extorsión o contra el exmarido de Durley que también tiene antecedentes, la versión cambió por lo que contó la abuela. La Policía investiga ahora si el asesinato es una venganza contra ellos.

IV

El 3 de abril, los vecinos de Viviana Sánchez Martínez de 19 años entraron a la fuerza a su casa del barrio Bellacruz en el norte de Pereira, en Risaralda. Acaban de oír gritos y disparos. Viviana estaba muerta sobre la cama con un tiro en la cara y otro en el pecho. En el piso estaba el cadáver de Esmailer Montero Santanilla de 22 años con un tiro en la sien. Al parecer se suicidó después de matar a Viviana que ya había intentado terminar la relación con él. Su hija de tres años que había pasado la noche anterior en la casa de sus abuelos quedó huérfana.

V y VI

Tras escuchar varios disparos en la vivienda de Leidy Yamile Sarmiento Cárdenas de 22 años en San José del Guaviare, un vecino llamó a la línea 1,2,3. La Policía la encontró muerta al lado del cadáver de su esposo Deiber Jaidiver Quezada Méndez de 29 años que al parecer se suicidó después de asesinarla a ella y Yoselin Quezada Sarmiento, su hija de cinco años. Era 5 de abril. El agresor usó el arma de dotación que tenía como vigilante de la oficina de la Unidad de Víctimas en Guaviare.  

 

VII

A Rosa Helena Otavo su esposo la mató con 17 puñaladas delante de sus dos hijas de 9 y 11 años. Tres al cuello, dos al tórax, una le quitó un dedo. Ese 5 de abril, con descaro, algunos medios reportaron que el ataque se dio por “inconvenientes de convivencia entre la pareja”. Según conocidos y familiares de Rosa, de 30 años, ella había ido varias veces a denunciar ante las autoridades de Duitama, en Boyacá, los maltratos a los que la sometía su esposo, Diego Armando Lizarazo Panqueva. Las autoridades, sin embargo “jamás hicieron nada”. Lizarazo se entregó a la Policía y será acusado de feminicidio, aunque su abogado pidió que se le hiciera una valoración psiquiátrica.

VIII

El 7 de abril Lucero Jaramillo Álvarez recibió seis disparos en el municipio de Curillo, en Caquetá. Era secretaria de la Junta de Acción Comunal (JAC) de la vereda Puerto Valdivia y una lideresa activa del programa de sustitución de cultivos en el departamento donde hay presencia de disidencias de las Farc. No tenía amenazas. Como a Lucero, a las defensoras de derechos sociales del país las están matando por ser mujeres y líderes.

IX

El 10 de abril el cuerpo de Diana Yesenia Ríos Velázquez de 24 años quedó destrozado tras el ataque con machete que le propinó José Albeiro Acevedo de 53 años, su pareja y padre de sus dos hijos. Los vecinos del corregimiento de Santa Elena, en Medellín, oyeron gritos de lo que parecía una fuerte pelea, y vieron salir al agresor sin camisa y con los pantalones impregnados de sangre mientras huía por un barranco. Medicina Legal encontró el cuerpo de Diana semidesnudo, con varias fracturas, 20 heridas con arma cortopunzante en la cara y el cuello y otras 46 en el tórax, abdomen y extremidades, lo que podría indicar que ella intentó defenderse. El 15 de abril, Acevedo se entregó a la Policía en Puerto Nare, un municipio del Magdalena Medio antioqueño. Él reconoció el delito de feminicidio agravado que le imputó la Fiscalía y el juez lo envió a la cárcel.

X

Arletys María Vargas Bovea de 46 años recibió en su casa de Barranquilla a su hijo de 17 años que había recaído en el consumo de drogas tras haber estado siete meses en un centro de rehabilitación. La noche del 13 de abril, el esposo de Arletys llegó de trabajar y cuando prendió la luz del cuarto la encontró bañada de sangre, apuñalada y golpeada con una botella y un palo. La Policía dice que madre e hijo tuvieron una fuerte discusión al parecer porque Arletys no quería que su hijo saliera de la casa porque temía que fuera a consumir drogas. Arletys nunca le dijo a su esposo que el adolescente constantemente la maltrataba verbalmente. Fueron los vecinos los que le entregaron al joven a la Policía.

XI

El 13 de abril, Anlly Paola Albornoz Zuluaga de 22 años fue atacada a cuchillo por su novio después de una pelea en su casa en el municipio de Segovia, Antioquia. Tenía heridas en el tórax, en los brazos y piernas. Aunque fue capturado en flagrancia, el agresor, de 24 años, negó haber atacado a Anlly Paola.

XII

El 19 de abril unos pescadores de Caucasia, Antioquia encontraron el cuerpo en descomposición de una mujer en el río Cauca. El cuerpo está en Medicina Legal, pero aún no hay ninguna información de las autoridades.

XIII

El cuerpo de Yudi Magali González apareció en un caño de agua residuales en el oriente de Cali el 22 de abril. Horas antes Yudi había discutido con su pareja. Según el agresor, se trató de un accidente pues cuando pasaban el puente sobre el caño, ambos cayeron al agua y ella no logró salir. Sin embargo, de acuerdo con el hermano de Yudi, su esposo la golpeaba y la amenazaba frecuentemente porque ella no quería vivir más con él.  El agresor no ha sido capturado.

XIV

A Jenny Jiménez de 39 años la mató su expareja en Santa Rosa de Cabal. El agresor llegó a su casa, la apuñaló y degolló. Según los familiares, desde hace varios días Jenny había manifestado su preocupación porque su expareja no aceptaba la separación. Luego de asesinarla, él se entregó a las autoridades y la Fiscalía le imputó cargos por el delito de feminicidio. Sin embargo, el juez de control de garantías le otorgó detención domiciliaria. Jenny tenía dos hijos y era profesora del ICBF.

XV

La Policía encontró el cuerpo de Kimberly García dentro de una maleta de viaje. El presunto agresor es su expareja, Irving Fabián Chiguango, un hombre ecuatoriano con quien ella vivía en Ecuador. Según los familiares, ella se había separado y devuelto a Colombia por las constantes agresiones físicas a las que Chiguango la sometía. El reporte de la Policía dice que el cuerpo tenía hematomas en los ojos y múltiples heridas de arma blanca. Este hecho ocurrió en Campoalegre, Huila el 20 de abril. El agresor sigue libre.

XVI

Un hombre llegó con un ramo de flores a la casa de Doris Ochoa y su hija María Carolina Lariccia. A ambas las apuñaló y luego intentó ocultar el crimen incendiando el apartamento. Sucedió en el barrio Laureles de Medellín el 21 de abril. De acuerdo con la Policía, el agresor ya fue identificado, pero aún no ha sido capturado.

XVII

A Milena Del Alba la apuñaló 10 veces su esposo el 2 de abril. Estuvo en cuidados intensivos durante 22 días, hasta que el 23 de abril  falleció. Un día antes de que la agresión, Milena había regresado a vivir con su pareja a quien había dejado por maltratos constantes. El agresor está capturado desde el 2 de abril por tentativa de feminicidio. Ahora, será acusado por el delito de feminicidio.  

XVIII

Naidú Sánchez tenía 52 años y era profesora. La mató su expareja en la vereda La Paz del corregimiento Alto Naya en el Cauca. Ella estaba con su actual pareja, cuando su exmarido le disparó en la cabeza. El agresor fue capturado por la Guardia Indígena del Cauca y será procesado por la Justicia Especial Indígena. El cuerpo de la víctima tuvo que ser trasladado 10 horas en mula a la morgue de Santander de Quilichao.

XIX

Dos sicarios persiguieron a Karen Dayana Regino hasta un local comercial de Caucasia, Antioquia y le dispararon. Tenía 16 años y cuatro meses de embarazo. La Policía capturó a alias ‘El Indio’ y alias ‘El Arcángel’, integrantes del Clan del Golfo, por el homicidio e investigan si se trató de una venganza entre integrantes del Clan del Golfo y los ‘Caparrapos’ porque al parecer Karen Dayana tenía una relación amorosa con algún miembro de estas bandas.

XX

Tres hombres entraron violentamente a la casa de Erica María Restrepo Villa de 37 años la noche del 24 de abril. Le dispararon a ella que murió ahí y a su hermana que resultó herida. Según el secretario de seguridad de Medellín, Andrés Tobón, los sicarios, integrantes del combo los Juanquinillos que opera en el corregimiento de Altavista en el suroccidente de la ciudad, querían reclutar a un familiar de Érica pero él se negó. Ella había denunciado ante la Policía que los mismos hombres habían estado en su casa en días pasados y le apuntaron con un arma a ella y a su bebé de un año. Aunque los capturaron, un juez los dejó en libertad por falta de pruebas. Ahora, el municipio ofrece una recompensa de 10 millones de pesos por los asesinos.

XXI

El 26 de abril la Policía de Santander encontró unos restos que al parecer pertenecen a Ilse Amory Ojeda, la ex sargento chilena de 52 años que estaba desaparecida desde el 29 de marzo. Un ciudadano que se enteró de la búsqueda por los titulares de prensa informó a la Policía que él había sido contactado por el novio de Ilse, Juan Guillermo Valderrama, de 28 años, para que lo ayudara a enterrar e incinerar el supuesto cadáver de una vaca en zona rural del municipio de Rionegro de ese departamento. El cuerpo había sido repartido en tres fosas donde las autoridades encontraron platinas en los brazos, un anillo y un zapato que al parecer pertenecen a Ilse. El 27 de abril, la Policía capturó a Valderrama que está acusado de desaparición forzada y feminicidio. Se supo además que Ilse había comprado un seguro de vida por 100 millones de pesos que estaba a nombre de Valderrama. Durante la búsqueda, el agresor confesó que Ilse había descubierto que él le era infiel y por eso discutieron. La hermana de Ilse, quien había denunciado que Valderrama no le daba confianza a la familia y que la maltrataba, llegó a Colombia para colaborar con las pruebas de ADN que permitirían confirmar que los restos encontrados son de Ilse.

XXII

A María Claudia de la Rosa de 28 años la mató su pareja el 28 de abril en Valledupar. Ayrton Martínez Ardila, de 35 años, la apuñaló dos veces en el tórax y luego él intentó suicidarse. A ambos los trasladaron a la clínica donde ella murió y él está bajo custodia policial.

XXIII

El 7 de abril en Santa Elena del Opón, la expareja de Mercedes Palomino la llamó para que se encontraran en la cantina donde él estaba. Cuando ella llegó, él le disparó seis veces. Se habían separado a principios de año y ella se negaba a volver con él. Querubín Leal, el agresor, se suicidó con un disparo en la boca.

Esto me produce

  • Qué hueso
    0
  • Ojalá lo lean
    1
  • Para grabárselo
    0
  • AMO
    0
  • Uy, qué jevi
    1
  • Que la fuerza nos acompañe
    0
  • KK
    2

Relacionados