Columnas

El puente está quebrado

Abre sus puertas el Salón Nacional de Arte Universitario – SNAU. Con el Bicentenario como excusa, estudiantes del país buscan en la historia perdida de Colombia, bajo las enaguas, dentro de los pantalones y en las cajas de dientes del período de independencia y guerras patrióticas. Exposición en la sala Julio Abril de la Secretaría de Cultura de Tunja, en Boyacá.

416

Felipe Quintero y María José Dávila

22.07.2019

¿Alguien ha pensado si el Libertador tenía un pony en vez de un brioso caballo blanco? ¿Acaso alguien ha pensado en las naguas de Bolívar? Sólo hay un segundo, tal vez nos den medio más, para pensar en lo oculto dentro de los pantalones, de las alforjas, de la chicha pasada y los dientes podridos. Sin contar en ese cuento los secretos más ocultos, las cartas escondidas y las mujeres travestidas de hombre y los hombres de mujeres. Esa es la historia perdida de este territorio que hemos formado y del que hemos hecho parte durante 200 años.

Desde hoy, 22 de julio, estará abierta la exposición del Salón Nacional de Arte Universitario – SNAU, un espacio para pensar en la historia, en la de los abuelos y en la de toda la gente que ni siquiera se sabe que existe y existió. Una iniciativa de estudiantes para estudiantes para sacar los calzones al patio que hoy hace sol. Con la excusa del Bicentenario, era preciso que el lugar designado como primera sede del evento fuera la sala de exposiciones Julio Abril de la Secretaría de Cultura en Tunja, para honrar lo que significa el departamento de Boyacá dentro del período de la búsqueda de la independencia y las guerras patrióticas en Colombia.

No sólo los hechos no tienen un final en un relato escrito. Están las pinturas ‘feas’, las cerámicas chuecas, los papeles sucios de una entrega fallida o el florero que al final no era un florero. Qué hacer para deshacerse de eso antes de que la mamá le pegue con la chancleta en el culo por desorden; no sabe dónde poner las botas al revés. Esa es la historia universitaria y colombiana, porque para qué muestro mis entregas y lo incómodo si no sirven. Es hora de sacar a la luz las naguas de Bolívar.

De esto parte el concepto del SNAU, una iniciativa de estudiantes cansados de esconder tras bambalinas esos papeles sucios de los que nadie quiere saber. Es el salón un puente quebrado que se curará con cáscaras de huevo, “porque usted tiene huevo y lo tiene bien merecido” (Pardo, 2009). “¿Pero para qué hablar de eso si ya pasó?”. A ese cuento que “ya pasó” le hace falta un pedazo y es hora de hacerlo valer. “¿Por qué universitario?” Porque sí. Porque quién dice que los estudiantes no son artistas, que no son capaces y que no tienen algo qué decir más allá de lo que se queda bajo la cama o en Instagram.

Estudiantes de todo el país sacan sus trapitos artísticos, sus mañas teóricas y, siendo más serios, las problemáticas sociales, políticas e históricas que cada quién vislumbra en su contexto. Es tiempo de descentralizar el arte, y con ello, el arte universitario.

Al principio, el trabajo para sacar el SNAU de las ideas y llevarlo a la realidad fue con las uñas. En el camino han aparecido personas e instituciones que han creído en el proyecto y en los estudiantes. Se ha logrado con trabajo duro, paciencia y mucho cariño por lo que se hace. Desde este triunfo existe la esperanza de que surjan nuevas iniciativas del mismo talante y que este mismo proyecto continúe por los años que sean necesarios, tenga nuevos miembros y quién sabe si alcance para hacer la versión del tricentenario.

¡Basta ya de carreta!

Además del apoyo de instituciones como la UPTC, la Universidad de los Andes, el Festival Internacional de la Cultura (FIC) y la Gobernación de Boyacá, fue vital la difusión del proyecto por parte de otras universidades del país así como la asesoría y apoyo de investigadores docentes. La convocatoria, lanzada desde el 1 de mayo hasta el 24 de junio de 2019, fue un proceso que terminó satisfactoriamente con 72 propuestas de estudiantes de todo el país.

El proceso de selección de las 19 obras que hacen parte del SNAU fue llevado a cabo del 26 de junio hasta el 30 de junio de 2019, cuyo comité de selección estuvo conformado por dos estudiantes de la Universidad de los Andes miembros del Consejo Estudiantil del Departamento de Arte, una profesora del Departamento de Arte de la Universidad de los Andes, un profesor de la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia (UPTC), un estudiante de la UPTC y un miembro del Festival Internacional de la Cultura (FIC).

Los y las artistas seleccionadas para la primera versión del SNAU son: Juliana Suescún Pérez, Tatiana Puerto, Eblin Joban Grueso, Valeria Montoya, Mario Rodríguez, Juliana Hernández, Manuela Montoya, Aldair Díaz, Pierina Di Donato Aguilar, Ana Carolina Torres, Cristian Camilo Arias, Luis Fernando Bautista, Sebastián Guzmán, Álvaro Enrique Cabrejo, Keiko Tominaga, Daniela Umbacía, Geraldine Romero, Cristian Leonardo Rodríguez y Paulina Castro. Todos estos artistas se las ingeniaron para hablar de esos secretos ocultos, de las frutas, de las naguas de Bolívar, de lo que usted y todos callamos y desconocemos de nuestra historia. Buscaron partes la historia perdida desde hace 200 años. Buscaron hasta las medias de Bolivar.

Esto me produce

  • Qué hueso
    1
  • Ojalá lo lean
    1
  • Para grabárselo
    0
  • AMO
    19
  • Uy, qué jevi
    0
  • Que la fuerza nos acompañe
    0
  • KK
    0