¿Por qué es tan importante hablar de feminismo en tiempos de COVID-19?

“Es muy importante hacer saber a todas las mujeres que no están solas, que el movimiento y la lucha permanece y prevalece en tiempos de coronavirus y que sea donde sea que estén, están siendo escuchadas.”

No es NoЯmal

23.04.2020

Esta entrada al blog de No es Normal hace parte de nuestra convocatoria “Reflexiones de cuarentena”*

Por: Laura Piñeros Bueno 

Segundo Semestre de Antropología, opción en Biología 

El feminismo es un movimiento que, por lo general, se suele identificar más con los gobiernos de izquierda que con los de derecha. Encontramos en este lado del espectro político más conciencia y preocupación por la inequidad de género y por la desigualdad que genera el sistema capitalista y patriarcal. Es por esta razón que nos han sorprendido tanto muchas de las medidas y decisiones políticas sin un enfoque de género o de derechos humanos que han tomado muchos gobiernos durante esta pandemia. Muchos países han tomado medidas de aislamiento preventivo y confinamiento obligatorio, de suspensión de empleo y de disminución de acceso a recursos, ignorando el enfoque de género. Esto, si permanece, tendrá consecuencias económicas y sociales, y agravará las desigualdades preexistentes. Es por esta razón que es tan importante hablar de feminismo en tiempos de Coronavirus, porque entre más rápido se saquen a la luz estos problemas, se tengan estas conversaciones y se busquen medidas que permitan defender una política feminista y cambiar la dinámica social, más rápido estaremos atacando dos virus: COVID-19 y desigualdad de género. 

Como ha sucedido en anteriores pandemias, el impacto de género está siendo, con excepciones, ignorado en la respuesta a la crisis del COVID-19. Esta crisis afecta a las mujeres de manera muy relevante en varias dimensiones. En primer lugar, se han tomado medidas de aislamiento preventivo y confinamiento obligatorio que han hecho que la responsabilidad del cuidado recaiga mayoritariamente en las mujeres, quienes asumen una mayor carga de trabajo doméstico y cuidado de niños y adultos mayores. Esto lleva a que se refuercen los roles de género tradicionales y estereotipados y que incremente la violencia intrafamiliar. Colombia, por ejemplo, es un país donde casi el 76% de los casos de violencia sexual ocurren dentro de la vivienda, y en tan solo tres días de cuarentena se reportaron 43 casos de violencia contra la mujer en Bogotá. 43 mujeres que están en peligro y cuya seguridad no está garantizada en sus hogares. Aunque el confinamiento sea la forma más eficaz para reducir el número de contagios de Covid-19, también está dejando en evidencia otra realidad, la de las mujeres que sufren de violencia de género y que durante estos días tienen que permanecer encerradas con su agresor. Muchos gobiernos, a pesar de esto, no han tomado medidas al respecto, no han reforzado sus líneas de ayuda telefónicas para mujeres en esta situación. Muchas mujeres no pueden salir ni comunicarse para alertar a las autoridades sobre su situación. Por esta razón, es muy importante que se hable de feminismo durante esta cuarentena. 

Es muy importante hacer saber a todas las mujeres que no están solas, que el movimiento y la lucha permanecen y prevalecen en tiempos de coronavirus y que sea donde sea que estén, están siendo escuchadas. 

Además, uno de los efectos colaterales de esta pandemia podría ser el debilitamiento de la agenda de la igualdad de género a nivel global, lo que hará más difícil reducir las brechas y avanzar en la lucha por nuestros derechos. A escala global, la pandemia ha provocado la suspensión de miles de empleos. Las mujeres abarcan el mayor porcentaje de trabajadores a tiempo parcial y del trabajo informal en todo el mundo (precario y de peor paga). En el contexto de la crisis económica causada por el Covid-19, el porcentaje de mujeres que perderán su empleo será mucho mayor que el de los hombres. De igual manera, a las mujeres les resultará más difícil y les tomará mucho más tiempo reincorporarse en el mercado laboral, lo que afectará su independencia económica, su vulnerabilidad social y su falta de participación política, por citar algunos efectos. Por esta razón, es muy importante hablar de feminismo porque, teniendo en cuenta los datos de otras crisis y la situación desigual de partida de las mujeres, los impactos negativos caerán en mayor proporción sobre ellas. 

De igual forma, muchas mujeres han visto disminuido su acceso a la anticoncepción y a la atención pre y posnatal debido a la saturación de los servicios de salud, sobretodo en países en vías de desarrollo. Esto aumentará los embarazos adolescentes y no deseados, entre otras cosas, incrementando la vulnerabilidad y precariedad económica de estas mujeres. Es muy importante que se siga hablando de feminismo durante esta pandemia, durante esta escasez de recursos, para que las mujeres puedan decidir libremente sobre su salud sexual y reproductiva. Es muy importante que se siga hablando de sexualidad, de educación sexual, de aborto, de anticonceptivos, de decisiones. De esta forma, la voz del feminismo sobre este tema será oída y podremos garantizar nuestros derechos. 

En conclusión, en nuestras sociedades todo se ve afectado por el género, y, en estos tiempos, por la pandemia. Esta crisis global, cuyos efectos serán duraderos en el tiempo con impactos económicos y sociales profundos, debe ser una oportunidad para que las feministas nos hagamos escuchar hoy más que nunca. Podría ser una oportunidad para reevaluar los roles de género en nuestros hogares, para buscar formas alternativas de vincularnos con estrategias activistas que actúen sobre la violencia de género y que intervengan sobre las desigualdades económicas para las mujeres. Es tiempo de hacer a un lado las medidas machistas que han tomado muchos gobiernos y tomar un liderazgo comprometido con la igualdad de género para mantener esta agenda. Es muy importante hablar de feminismo en tiempos de coronavirus para que, de esta manera, en próximas emergencias mundiales sea fundamental el enfoque de género, para que estas sean más efectivas y destinadas a una población diversa. 

*Nota de No es NoRmal: 

Abrimos este espacio para escucharnos. Hace unas semanas, lanzamos una convocatoria de libre participación, temática y formato en redes sociales que tiene como propósito crear un espacio seguro y diverso en el que podamos compartir las reflexiones y los sentimientos que ha suscitado la pandemia y el confinamiento en el que nos encontramos. 

Como colectiva feminista, reconocemos que son tiempos difíciles que han hecho visibles tipos de desigualdad, violencia y opresión que estaban presentes desde antes. Consideramos, por tanto, indispensable preguntarnos por nuestra labor comunitaria y por las formas de cuidado y acompañamiento que vienen con esta. Leer y ver los pensamientos y procesos de creación de otrxs nos puede recordar que no estamos solxs. Así, este espacio se plantea como una posibilidad tejer redes mediante la escucha y el cuidado colectivo. 

Esperamos sus reflexiones.

Esto me produce

  • Qué hueso
    0
  • Ojalá lo lean
    0
  • Para grabárselo
    2
  • AMO
    3
  • Uy, qué jevi
    1
  • Que la fuerza nos acompañe
    1
  • KK
    3

Relacionados